domingo. 28.11.2021

LOS GIGANTES TECNOLÓGICOS APLICARÁN UN RECARGO

La ‘Tasa Google' repercutirá en los negocios que necesitan digitalizarse

tasa-google-autonomos

Google y Amazon aplicarán un recargo a sus clientes por el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD) – más conocido como Tasa Google-. La decisión puede afectar al proceso de digitalización de los negocios.

La ‘Tasa Google' repercutirá en los negocios que necesitan digitalizarse

Todo el mundo habla de la necesidad de que los autónomos estén digitalizados, pero a las dificultades que eso entraña se añaden los costes que lejos de disminuir, es probable que crezcan. Concretamente, y a partir del próximo 1 de mayo, podría suponer entre cientos y miles de euros más vender por internet, como advierten los expertos consultados en marketing digital. Un incremento de la factura de la digitalización que es consecuencia directa del aumento de un 2% de las tarifas del buscador Google por la entrada en vigor del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), comúnmente conocida como ‘Tasa Google’.

La semana pasada el gigante tecnológico comunicó a sus clientes que iba a incrementar un 2% el coste de sus servicios para el próximo mes. En un email, les explicaba que iba a proceder “a incluir un recargo en su próxima factura o extracto por los anuncios servidos correspondientes a los costes operativos regulatorios que se aplican en el país”. De esta forma, Google informó a los autónomos y pymes que iba a proceder a suplir el pago del nuevo tributo impuesto por el Gobierno, haciéndoles abonar un 2% más por la utilización de sus servicios.

Se trata de una acción que va en línea de lo que hizo Amazon hace unas semanas, cuando avisó que iba a incrementar a partir del 1 de abril un 3% la comisión a sus socios, entre los que se encuentran miles de pequeños y medianos negocios. Según el country manager de la empresa especializada en marketing digital y hosting SiteGround, José Ramón Padrón, “la decisión de Google encarece el uso del marketing digital, porque prácticamente todas las empresas que nos dedicamos a esto trabajamos con sus herramientas.  E, inevitablemente, va a afectar directamente a los costes de autónomos y pequeños negocios”.

Así afectará el incremento del 2% de los servicios de Google

Una repercusión del nuevo impuesto sobre los pequeños negocios que se produce justo en el momento en el que más están apostando por la digitalización debido, en buena parte, a la emergencia sanitaria. “Hay negocios que se están gastando más del 20% de su facturación en marketing digital para promocionarse en Google” apuntó Padrón.

En este sentido, explicó que es muy complicado aventurar una cifra exacta de cuánto le va a suponer a un autónomo el nuevo recargo. Ya que el coste varía en función de las palabras escogidas para promocionarse. “Los anuncios de Google (Google Ads) se hacen a través de SEM (Search Engine Marketing). La gente hace una búsqueda y Google muestra un resultado orgánico en función de unos parámetros -es lo que se llama SEO (Search Engine Optimization) -. Sin embargo también existe la posibilidad de que un negocio pague para conseguir estar entre los primeros resultados de la búsqueda. Es decir, para que cuando alguien busque ‘peluquería Madrid’, su negocio salga entre las primeras opciones y tenga más posibilidades de captar un nuevo cliente interesado” explicó Patrón.

Este experto detalló que el coste del anuncio también varía de céntimos a euros en función de las palabras claves escogidas (keywords). “Funciona como una puja. Hay combinaciones de palabras que son muy baratas pues no tienen apenas actividades interesadas en ellas, como puede ser ‘empresa de tornillos’ por ejemplo; mientras que hay otras que están muy cotizadas y son más costosas. Véase las relacionadas con el marketing digital” dijo Padrón.

Una vez escogida la combinación de palabras, Google quitará esos céntimos o euros que cuestan las keywords cada vez que un usuario haga una búsqueda sobre un producto o servicio y pinche en la opción de anuncio que aparezca y no en la que el buscador establece en función de sus parámetros. “Es una herramienta que puede ser muy interesante para darse a conocer, sobre todo, para los nuevos emprendedores” apostilló el experto.

El country manager SiteGround afirmó que los pequeños y medianos negocios pueden llegar a gastarse entre 750 y 1.500 euros en marketing digital para posicionarse el Google. Y su factura podría llegar a incrementarse entre cientos y miles de euros más al mes por la incidencia de este nuevo tributo. Por ejemplo, si una actividad se gasta un mínimo de 750 euros al mes en publicidad en Google, y le suben la tarifa un 2%. Esto significa que al mes terminará abonando 15 euros más: 765 euros/mes. Siendo el coste a final de año de 180 euros. "Aunque hay empresas que se gastan miles de euros al mes y que su factura anual con el incremento podría llegar a ser mucho más alta" apuntó el especialista,

Los negocios van a seguir utilizándolo

A pesar del incremento previsto para el próximo 1 de mayo, Padrón no prevé que se vaya a producir una disminución del uso de la herramienta. “Al final es un 2%, y aunque habrá empresas que atraviesan dificultades que harán ajustes en los gastos, Google Ads se seguirá utilizando” dijo el experto. Que comparó la herramienta con el “agua. Es un producto que todos necesitamos”.

El sobrecoste de utilizar la herramienta de publicidad de Google en las empresas de marketing digital  tiene un comportamiento similar al de la subida del IVA en una actividad económica. Así pues las actividades especializadas en este tipo de servicios deberán decidir qué hacer: si incrementar el coste de sus servicios, pues la herramienta que utilizan va a ser más cara. O, por el contrario, perder beneficio. Aquí, cada empresa actuará de forma distinta y en base a sus preferencias: “nosotros, por ejemplo, tenemos unos paquetes de servicios muy completos y no vamos a subir nuestros precios por una cuestión de ética” señaló el experto.

Ya se intuía que los pequeños negocios pagarían la factura

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), más conocido como Tasa Google, entró en vigor el pasado 16 de enero de 2021. Éste grava las prestaciones de determinados servicios digitales en los que exista intervención de usuarios situados en el territorio de aplicación del impuesto, por parte de los contribuyentes definidos en el artículo 8 de la ley. Sólo afecta a las actividades que ganan más de 750.000.000 euros

Ésta es la forma del Gobierno, que luego imitaría también el Ejecutivo Francés, de conseguir que los grandes gigantes tecnológicos que estuviesen obteniendo grandes beneficios en el país pagasen impuestos. Sin embargo, su puesta en marcha ha supuesto la creación de un nuevo tributo indirecto para los pequeños negocios. De hecho, esto era una circunstancia que ya advirtió la consultora PwC en un estudio, y que este diario recogió.

En el documento titulado el 'Impacto de un impuesto sobre los servicios digitales en la economía española', que fue publicado hace poco menos de un año en febrero de 2021, la consultora explica que la Tasa Google actúa como un impuesto sobre las compañías que usan datos de consumidores y ciudadanos. Por lo que lo más probable es que su aplicación la terminen soportando los que hacen uso de ellos, como los autónomos. Según el documento, los negocios españoles usuarios de los servicios digitales gravados verán reducidos sus beneficios entre 450 y 562 millones de euros. Esto se debe al incremento del coste de uso de plataformas y marketing digital y la disminución de las ventas por el traslado previsible de parte del precio al cliente final.

La ‘Tasa Google' repercutirá en los negocios que necesitan digitalizarse