viernes. 30.10.2020

EL 50% PIERDE DINERO CADA DÍA

El 20% de la hostelería continúa sin abrir porque no hay suficientes clientes

 El 20% de la hostelería continúa sin abrir porque no hay suficientes clientes

A los hosteleros les está costando arrancar a pesar del repunte que tuvieron durante la desescalada. Un 20% permanece cerrado, otro 50% ha abierto aunque con fuertes pérdidas y el resto se mantiene pese a que tienen menos clientes, en parte, por el teletrabajo.

El 20% de la hostelería continúa sin abrir porque no hay suficientes clientes

El bullicio, las colas e, incluso, los enfrentamientos que había hace unos meses en los bares y restaurantes para conseguir una mesa se han ido desvaneciendo poco a poco. Ahora, la realidad que viven los hosteleros es muy diferente. Desde hace unas semanas, la demanda no ha dejado de caer y las previsiones que tiene el sector son cada vez más pesimistas.

La hostelería está todavía lejos de recuperarse de la crisis del COVID-19. Muchos de los hosteleros ni si quiera han podido abrir y, los que sí lo han hecho, prevén una caída en su facturación de hasta un 50% con respecto al año pasado.

Desde el primer momento, los bares y restaurantes tuvieron muy restringida su actividad. Las medidas de distanciamiento social y las limitaciones de aforo impidieron a muchos negocios abrir sus puertas. Denunciaban que para atender, por ejemplo, sólo a dos mesas de las las cuatro que tenían fuera, no les merecía la pena subir la persiana.

No obstante, la situación actual es completamente distinta: sin estado de alarma y con apenas restricciones de movilidad – exceptuando los casos puntuales donde ha habido rebrotes -, el sector debería haber vuelto a funcionar.

El 50% han abierto "a pérdidas"

El 20% de la hostelería española sigue sin poder abrir sus puertas. Según explicaron desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE), la principal razón de que continúen cerrados es “no tener la capacidad para llevar a cabo la apertura”.

Es decir, aún no tienen los ingresos suficientes para hacer frente a todos los pagos de alquiler o proveedores o a la reincorporación de sus trabajadores. Tal es el punto límite en el que se encuentra el sector que, desde la patronal, calculan que la mitad de los establecimientos hosteleros que hay en estos momentos operativos está abriendo a pérdidas.

“Han subido la persiana porque no les queda otro remedio”, aseguró Sara Ramos, gerente de la Asociación de Hostelería de Santiago de Compostela. Ramos explicó que “son negocios regentados por una familia y que, aunque no les salga rentable,  tienen que abrir. Pero si tienen que sacar a trabajadores del ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), la cosa se complicará”.

Para Ramos, el boom que se experimentó durante la desescalada “fue una cosa muy puntual, por las ansias de salir después del confinamiento. Ahora, el sector depende en gran medida de las reservas que se hagan a última hora en las ciudades", es decir, del turismo interno. Y, desgraciadamente, los datos de ocupación hotelera dejan mucho que desear . En este sentido, la gerente puso el ejemplo de Santiago de Compostela, ciudad en la que los alojamientos turísticos tan sólo han reservado un 13% de su capacidad.

La apertura del interior no salvó a los hosteleros

Durante casi un mes, los autónomos de la hostelería tuvieron que aguantar los gastos de tener todo el local abierto mientras sólo podían utilizar una parte de la terraza. Conforme fue avanzando la desescalada, las restricciones de aforo en la terraza desaparecieron y se trasladaron al interior del local. 

La posibilidad de consumir dentro se presentó durante un tiempo como el salvavidas de muchos negocios que tenían pocas mesas fuera y no podían sobrevivir sólo con esos ingresos. Sin embargo, y a pesar de que con el levantamiento del Estado de Alarma se permitió abrir el interior del local, el 93% de los hosteleros reconocen que esto no fue suficiente para salvar sus economías. 

Es más, el 19,2% de ellos considera directamente que fue un error abrir el negocio. Así lo reveló la última encuesta realizada por la Asociación de Hostelería de Madrid a los pequeños hosteleros de la Comunidad.

El auge del teletrabajo afecta a los hosteleros

Según el presidente de esta organización, Juan José Blardony, la actividad hostelera se enfrenta en la capital -y en el resto de España – a un problema serio, que es el cambio en el comportamiento del consumidor. “La crisis ha hecho que el consumo se limite, prácticamente, al fin de semana. Esto, unido al aumento del teletrabajo, va a hacer que la demanda de nuestros servicios caiga durante los días hábiles” comentó.

De hecho, Blardony reveló que el incremento del teletrabajo esta dándole muchos problemas al hostelero, sobre todo al pequeño restaurante, “porque se están dejando de vender muchos desayunos y comidas diarias”, que habitualmente consumían los trabajadores -que ahora están en casa- durante las horas de descanso.

Además, el director de la asociación madrileña denunció que muchos hosteleros se han visto obligados a abrir “al no poder llegar un acuerdo con el arrendador de su local”.

La facturación va a caer un 50%

Ya sea por la falta de turismo, por la incertidumbre que vive el sector o por la incidencia del teletrabajo lo que parece claro es que la hostelería va a sufrir este año una bajada en su facturación. Desde la Confederación Hostelería de España prevén que los ingresos medios de bares y restaurantes caigan un 50% con respecto a años anteriores.

Datos que coinciden con los resultados de la encuesta de Hostelería Madrid que apuntan a que el 59,8% de los empresarios prevén que facturarán menos del 50% que el año pasado y el 32,14% de los empresarios afirman que facturarán entre un 30% y un 50% menos que el año pasado.

El 20% de la hostelería continúa sin abrir porque no hay suficientes clientes