Lunes. 10.12.2018

DEBEN MEJORAR SUS PROTECCIONES

Los autónomos sufren más accidentes graves que los asalariados

Los autónomos sufren más accidentes graves que los asalariados

Los trabajadores por cuenta propia sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. El 2,4% de los autónomos sufrió un accidente grave en 2017, frente al 0,77% de los trabajadores por cuenta ajena. Es importante estar cubierto frente a esta contingencia.

Los autónomos sufren más accidentes graves que los asalariados

Muchos autónomos piensan que sufrir un accidente laboral es algo que nunca les va a pasar a ellos. Sin embargo, las estadísticas revelan que los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. El 97,37% de los accidentes laborales de los autónomos son de grado leve, frente al 99,1% de los que sufren los trabajadores por cuenta ajena.

La distancia entre ambos colectivos es mayor si se estudian los accidentes graves. El 2,4% de los autónomos sufrió un accidente grave en 2017, frente al 0,77% de los trabajadores por cuenta ajena y el 0,1% de los profesionales por cuenta propia tuvo un accidente muy grave, frente al 0,03% de los de los asalariados, según el último informe sobre siniestralidad elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

13 autónomos fallecidos en 2017

En 2017 se ha reducido la cifra de fallecidos casi un 50% respecto a 2016, con un total de 13 autónomos que murieron en accidentes laborales frente a los 25 que fallecieron el año pasado. En 2016, esta cifra representaba el doble de muertes por accidente laboral de las que se habían dado en 2015, cuando fallecieron 17 autónomos. 

No obstante, debemos recordar que los datos se extraen exclusivamente del porcentaje de autónomos que cotizan por contingencias profesionales (Accidente de Trabajo y Enfermedad Profesional), aproximadamente un 20% del total del colectivo. Por lo que si hacemos un cálculo sobre el colectivo en su conjunto podríamos encontrarnos “con una cifra mucho más alta y preocupante”, añadió José Luis Perea, vicepresidente y responsable del área de Formación y Prevención de Riesgos Laborales de ATA. “Hemos avanzado en protección pero un solo fallecido ya es demasiado”, aseguró.

11.820 autónomos sufrieron un accidente laboral

En diciembre de 2017, el número total de autónomos inscritos en contingencias profesionales ascendía a 606. 452 personas, lo que representa una cobertura del 18,9% del total del colectivo. Es decir, únicamente uno de cada cinco autónomos tiene cubiertas las contingencias profesionales. Cabe destacar que es un porcentaje menor que los que cotizaban por este concepto en 2016 (19,1%).

En 2017 se notificaron en el [email protected] (Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados) un total de 583.425 accidentes de trabajo en el Régimen General, de los que 11.820 correspondieron al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Dos de cada cien autónomos (1,9%) que cotizaban por accidente de trabajo sufrieron un accidente laboral el año pasado.

Los mayores de 35 años, los que más accidentes sufren

Seis de cada diez autónomos accidentados tienen una edad comprendida entre los 35 a 54 años. La tasa de siniestralidad de las mujeres es menor que la de los varones, ya que sufrieron 2.107 accidentes de trabajo durante el año pasado, frente a los 9.713 que sufrieron los hombres, lo que representa un 17,8% del total de accidentes.  

Sin embargo, sufren más accidentes que los varones a partir de los 45 años. El 60% de las autónomas que sufren un accidente tiene más de 45 años, frente al casi 50% de los varones de la misma edad.

“Los datos que presenta este informe resaltan una vuelta a cifras de años anteriores tras el enorme bache de 2016 pero seguimos lamentando accidentes mortales. Y más si tenemos en cuenta que no conocemos todos los accidentes que se producen ya que sólo uno de cada cinco autónomos cotiza por contingencias laborales. En la actualidad, prácticamente no existen programas para desarrollar una cultura preventiva dentro del colectivo de autónomos que palien esta sangría por parte de las administraciones, y es algo que llevamos demandando mucho tiempo”, señaló José Luis Perea.

El autónomo debe protegerse

Teniendo en cuenta estos datos y la falta de programas para proteger al colectivo, los autónomos deben acudir a otras fórmulas para protegerse. Perea aconseja cotizar a la Seguridad Social sobre esta contingencia y también acudir a un seguro profesional: “es fundamental contratar un seguro, aunque la primera medida preventiva es cotizar por accidentes de trabajo. En muchas ocasiones las coberturas que te da un seguro no te las da la Seguridad Social”.

“Como el seguro supone un sobrecoste, el 80% de los autónomos no lo contrata. Muchas veces los autónomos contratan seguros para sus trabajadores y no los contratan para ellos”, señala José Luis Perea.

Para ello, existen seguros especiales para proteger a los trabajadores por cuenta propia, como el seguro Zurich Accidentes Autónomos. “En Zurich Seguros sabemos que sufrir un accidente suele ser una de las principales preocupaciones para un autónomo. Porque un día no trabajado es un día de sueldo perdido. Por eso, nos preocupamos por asegurar un nivel de ingresos para usted y su familia”, señala la compañía.

En el día a día de muchos profesionales autónomos, es frecuente sufrir accidentes fruto de su trabajo como fracturas, quemaduras o esguinces. Por eso, “calculamos la indemnización diaria que le corresponde y se la adelantamos inmediatamente en un solo pago, sin seguimiento médico y sin desplazamientos”.

Zurich Seguros garantiza el pago del capital acordado en los casos de muerte por accidente o accidente de circulación, invalidez permanente por accidente o accidente de circulación, incapacidad temporal por accidente, gastos de asistencia sanitaria por accidente y muerte por infarto de miocardio.

Además, la compañía ha destacado que garantiza la libre elección de médico y centro hospitalario, gastos de hospitalización y estancia en centro, traslado urgente del lesionado al centro hospitalario más próximo, desplazamientos durante procesos de curación, cuando deban ser asistidos en otras poblaciones, cobertura de la primera prótesis ortopédica, dental, auditiva u óptica, búsqueda y salvamento del asegurado, adquisición de sillas de ruedas, gastos de asistencia sanitaria (hospitalización y estancia) como consecuencia de infarto de miocardio -aunque el infarto no tenga consideración de accidente cubierto por la póliza- y operaciones de cirugía estética facial reparadora con motivo de un accidente cubierto. 

Además, Zurich Seguros ha concluido recordando que “si eres socio de ATA, infórmate de las ventajas y  de la oferta aseguradora para autónomos en el teléfono 91 327 90 34 o en la web colectivos.zurich.es/ata”. 

Los autónomos sufren más accidentes graves que los asalariados