Domingo. 18.11.2018

BENEFICIOS E INCONVENIENTES

¿Cuándo es conveniente subcontratar un servicio?

¿Cuándo es conveniente subcontratar un servicio?

La subcontratación de un servicio supone delegar una parte de la actividad empresarial de un negocio a una tercera entidad. Esto supone una serie de beneficios e inconvenientes, y es importante que el autónomo los considere.

¿Cuándo es conveniente subcontratar un servicio?

Los autónomos caen en muchas ocasiones en el erróneo pensamiento de que pueden con todo el trabajo que requiere un negocio. Es una situación un tanto recurrente. No obstante, ya no es que pueda ser agotador y peligroso por el hecho de no centrar los esfuerzos en los aspectos más importantes del cargo de dirección, si no que en ocasiones puede ser más rentable subcontratar un servicio que hacerlo uno mismo.

A medida que una pequeña empresa empieza a crecer, una de las formas de lograr una mayor eficiencia para una inversión menor es recurrir a la tercerización, más conocida como la subcontratación u outsourcing.

Decidir cómo autónomo si es conveniente subcontratar un servicio o no, es un ejercicio de análisis financiero y del entorno. Uno de los principales objetivos de las empresas de tamaño reducido es alcanzar el mayor número de clientes posible, obteniendo el mayor beneficio con los menores costes.

Por este motivo, antes de tercerizar un servicio o un proceso el autónomo debe plantearse tres preguntas:

  • ¿Me supone un ahorro de costes?
  • ¿Me permite una mayor flexibilidad en mi proceso productivo?
  • ¿Puedo conseguir una mejora en el servicio de atención al cliente?

¿Qué es la subcontratación?

La subcontratación es un proceso empresarial mediante el que un negocio transfiere la responsabilidad de sus tareas externas a otra empresa especializada en esa tarea.

Por lo que la empresa subcontratada es aquella que mediante un acuerdo con otra empresa cliente lleva a cabo la realización de determinadas actividades y servicios. Esta relación comercial requiere de una vinculación de ambas empresas a través de un contrato.

Es decir, el outsourcing o subcontratación es el proceso de contratar a una compañía externa para completar un servicio o un aspecto del negocio.

¿Qué beneficios trae la subcontratación?

La tercerización de un servicio acarrea una serie de beneficios y supone ciertas ventajas competitivas. No obstante, hay que tener en cuenta que se pretende un cambio de dinámica a largo plazo. No hay que esperar resultados inmediatos. Estos beneficios son:

  • Costes: Una empresa subcontratada tiene la capacidad de ofrecer unos precios menores a los costes que supone realizar una tarea por cuenta propia, ya que al estar especializada en este campo y actuar a gran escala sus gastos son menores, lo que permite ofrecer el servicio al precio más bajo posible.
  • Flexibilidad de volumen: Dado que los mercados son característicos por fluctuar y sufrir cambios constantes, la demanda de un producto o servicio puede aumentar en momentos concretos. En este sentido, el autónomo tiene la posibilidad de afrontar esta exigencia del mercado encargándose de satisfacer este aumento de demanda por si mismo o recurrir a la subcontratación. Esto permite que el negocio se proteja contra la falta de stock.
  • Capacidad técnica o financiera: Un factor importante a tener en cuenta es la capacidad de las empresas de subcontratación de aportar aspectos de los que la empresa cliente carece. Es decir, a menudo las pequeñas empresas no disponen de los suficientes mecanismos o personal, incluso carecen de capacidad financiera, para afrontar una tarea que surge en un momento concreto.
  • Concentrarse en el aspecto principal: Los autónomos son esos trabajadores cuyo horario no acaba nunca, como se suele decir: “Uno es autónomo las 24 horas del días, los 7 días de la semana”. Este es el principal motivo para delegar ciertas responsabilidades en una empresa que se ocupe totalmente de ella y permita centrar todos los esfuerzos en el proceso de dirección del negocio.
  •  Agilizar el comienzo de un proyecto: Este aspecto puede suponer una ventaja competitiva de gran calado. Las empresas de subcontratación de servicios tienen la suficiente capacidad operativa, técnica y financiera para empezar un proyecto de inmediato.

Esto es realmente beneficioso para un negocio que quiere diversificar o iniciar un nuevo proyecto, ya que, a diferencia de la empresa de subcontratación, un autónomo tardaría incluso meses en poner a funcionar el proyecto.

¿Qué desventajas acarrea la subcontratación?

La subcontratación trae consigo muchos beneficios. Sin embargo, también acarrea ciertos riesgos:

  •  Elegir una mala empresa: Uno de los aspectos más importantes a la hora de contratar una empresa que se encargue de uno de los servicios del negocio es el proceso de selección.Si no se elige bien la empresa proveedora de servicios ésta puede desmejorar la imagen del negocio o conllevar consecuencias financieras graves.
  • Que la empresa se vuelva nuestra competidora: Hay que tener cuidado qué servicio subcontratamos. No siempre es conveniente ceder la parte de la demanda que el negocio no es capaz de asumir ya que, al realizar la misma actividad, la empresa subcontratada puede aprovechar el savoir faire de la empresa cliente para convertirse en la competencia.
  • Reducción de costes insuficiente: Cuando la reducción de costes es prácticamente irrelevante y no supone un gran cambio en la salud económica del negocio, es conveniente plantearse si conviene subcontratar un servicio.  
  • Se pierden puestos de trabajo: Siempre hay que tener en cuenta el capital humano. Cuando la reducción de costes o la mejora de la producción no es tan notable, es mejor que el departamento o empleado del negocio que se encarga de la actividad que queremos subcontratar siga haciéndolo.

Es de vital importancia darse cuenta de que si el autónomo dispone de una persona que lleve a cabo una tarea, aunque resulte relativamente más caro, siempre tendrá más fuerza porque se hace en "casa". Es decir, no es lo mismo que la persona encargada de realizar una actividad este bajo nuestras órdenes y gocemos de su fidelidad, a que este bajo el mandato de una tercera persona ajena al negocio.

¿Cuándo es conveniente subcontratar un servicio?