Incrementos de hasta un 50% en algunos gastos

Los economistas esperan que en otoño aumenten los costes y caigan las ventas de los pequeños negocios

La posible subida del SMI o el encarecimiento del gasto energético y las materias primas vaticinan un otoño negro para los autónomos, según el Consejo General de Economistas. Distintos sectores advierten que sus gastos se incrementarán hasta en un 50%.
Los gastos de los autónomos seguirán creciendo en otoño
Los gastos de los autónomos seguirán creciendo en otoño
Los economistas esperan que en otoño aumenten los costes y caigan las ventas de los pequeños negocios

El Consejo General de Economistas advirtió que los autónomos y pequeños negocios se enfrentan a un otoño marcado por la subida general de sus costes fijos y la contracción del consumo. Según los expertos, tanto la subida del Salario Mínimo Interprofesional como la inflación y el aumento de costes energéticos, conllevará a unos meses de “mucha penuria”, con una tendencia alcista que podría prorrogarse hasta el primer semestre de 2023. Distintos sectores también prevén un incremento de entre un 20% y un 50% en algunos de sus costes, incluida la luz, gasolina, costes laborales, materias primas y gas.

“Mientras el conflicto bélico perdure en Ucrania, será imposible que tanto la luz como el gas recuperen un precio estandarizado”, afirmó Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE). “Nos espera mucha penuria, y no sólo en otoño, la bajada del consumo y el alza de costes perdurará también el primer semestre del próximo año”, concretó Pedraza.

Aunque el mayor precio registrado en la factura de la luz de los autónomos fue el pasado marzo (544,98 euros MWh) – justo dos semanas después del inicio de la guerra –, agosto fue de media el mes más caro desde que se tienen registros, alcanzando un promedio de 307,8%. Casi un 20% más caro que en julio, en el último año un 60% más que en 2021.

El precio de la energía seguirá subiendo en otoño lo que aumentará también el coste de la mayoría de productos

Según los datos del operador del mercado eléctrico OMIE y del Mercado Ibérico del Gas (Mibgas), agosto marcó tres meses seguidos de subidas,  y el precio de la energía fue 120 euros más caro que en mayo. Las perspectivas de los expertos son que esta tendencia seguirá incrementándose hasta que Europa no solucione la crisis energética que está afrontando o acabe el conflicto bélico.

“Esta espiral de precios de la luz tan elevados marcará el mes de otoño. Las cosas están cambiando mucho y muy rápidamente. Los autónomos deben tener mucha paciencia, hemos visto casos de empresas a las que les han aumentado un 1.200% los costes por culpa del precio del gas y la luz en Valencia”, explicó Alberto Ara, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de la Comunidad Valenciana (ATA Valencia).

En relación con la subida del precio de la gasolina, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que la bonificación por 20 céntimos se prolongará más allá del 31 de diciembre. “Si el Ejecutivo se está planteando prorrogar esta medida, es que se augura que el coste de la gasolina va a seguir creciendo”, comentó Víctor González, presidente de la Federación Española del Transporte por Carretera (FETRANSA). Actualmente, el precio de la gasolina está 20 céntimos por debajo de los dos euros, pero sigue “muy lejos de recuperar los estándares anteriores a la pandemia”, añadió González.

También subirán los costes laborales

“La conjunción de la subida de los costes energéticos de la luz y la gasolina encarece el transporte y conservación de las materiaslo que supone un aumento generalizado de las materias primas. Si a esto le sumamos la futura subida del SMI que plantea el Gobierno, todo generará más inflación y todo eso afecta al consumo. Nos espera un invierno donde los productos se encarecerán por los costes y los autónomos perderán porque sus clientes no acuden a sus negocios por ahorrar”, concluyó el presidente de ATA Valencia.

Los autónomos se enfrentan a una caída del consumo de hasta el 60% el próximo otoño

Según la última encuesta realizada por la empresa Skeepers, dedicada a la analítica de datos en base a las opiniones de usuarios, de media los españoles recortarán  su consumo entre el 24% y el 60% el próximo otoño por el aumento de las facturas domésticas y la inflación. Los autónomos que más se verán afectados por la bajada del consumo serán los de los sectores del ocio y la restauración, donde los consumidores encuestados reflejaron que recortarán sus gastos en estos negocios entorno al 60%.

Los comercios dedicados a la moda sufrirán una contracción del 58% en sus locales; seguido del turismo (50%); combustible (44%) y construcción (40%). En este contexto, señalan desde la consultoría, los consumidores prestarán mayor atención a las rebajas y a las promociones entre septiembre y diciembre: un 64%.

Los autónomos de distintos sectores alertan de que sus costes aumentaran un 20% o 50 en otoño

El secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Dulsé Díaz, explicó a través de un comunicado que los autónomos del sector del transporte están alertados y que el consumo “podría venirse abajo”.

En la misma tónica se encuentran los hosteleros. Thor Rodríguez, presidente de la Asociación de Hostelería Compostela, señaló que los autónomos del sector inevitablemente seguirán sufriendo una subida de costes “como lo llevan padeciendo desde el inicio de la pandemia”. “Por ahora estamos soportando un incremento de casi el 50 % en el coste de las energías y el gas no tiene previsto bajar de precio, por ejemplo. En cuanto a los productos frescos nos esperamos un incremento de alrededor de un 20%”, concretó Rodríguez.

“Nos preocupa que las familias tengan el mismo sueldo y que con la inflación gasten menos en nuestros bares y restaurantes. Nos preocupa que los productores de leche estén dando por perdidas sus explotaciones y al haber menos producto se encarezca. Como en este caso, sucede en muchas otras materias primas indispensables para la hostelería”, detalló el representante de los hosteleros. “Parece que se junta todo, la crisis por la pandemia; la guerra de Ucrania y sus consecuencias; y una sequía extrema. Todo eso afecta a nuestros pilares: energía para encender los fogones y los productos frescos”, añadió Rodríguez.

Los hosteleros no son los únicos que se verán afectados. También muchos otros como taxistas, transportistas o pequeños comercios. Todos han experimentado un aumento drástico de sus costes por culpa de la inflación, situada a finales de junio en el 10,2%. Ejemplo de este aumento son las peluquerías, salones de estética y barberías. La Alianza Empresarial por la Bajada del IVA a la Imagen Personal aseguró que el coste de los productos empleados por estos autónomos ha sufrido un incremento del 27,2%, sin contar con la electricidad.

“Estas terribles cifras hacen prácticamente inviable la actividad de un sector donde los propietarios y autónomos dueños de los salones apenas pueden aspirar al autoempleo y, en muchos casos, tienen niveles de ingresos por debajo de los propios trabajadores de sus locales”, explicaron.

El Gobierno rebajó el IVA del 21% al 10% en la factura de la luz y otros costes fijos que afectan a los domicilios, pero la medida no llegó a la mayoría de los autónomos y empresas con un local abierto al público, que son también los que más pagan por los suministros. “La factura ha subido entorno al 40% y 50%”, lamentó por otro lado Mariano Castaño, presidente de la Federación de Peluquerías de Castilla y León.

Los economistas esperan que en otoño aumenten los costes y caigan las ventas de los pequeños negocios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad