miércoles. 23.09.2020

CERRARON Y AHORA SE PREPARAN PARA RETOMAR LA ACTIVIDAD

Las medidas de prevención cambiarán el modo de ejercer de los fisioterapeutas

fisioterapeuta-autonomos-covid19
fisioterapeuta-autonomos-covid19

La fisioterapia es una de las actividades consideradas esenciales. Sin embargo, el 90% se vieron obligados a cerrar por falta de clientes y por el riesgo de contraer o contagiar el virus.  Ahora, se preparan para retomar su actividad, aunque las medidas de prevención cambiarán la forma de ejercer la profesión y requerirán inversiones

Las medidas de prevención cambiarán el modo de ejercer de los fisioterapeutas

Los fisioterapeutas son parte de las actividades que fueron consideradas como esenciales durante el Estado de Alarma. Sin embargo, y a pesar de que se les permitía ejercer la profesión, el 90% decidieron cerrar sus clínicas por la falta de demanda  y el riesgo de contraer o contagiar el COVID-19.  “Somos una de las profesiones con mayor exposición al  virus, dado que desarrollamos nuestra actividad de manera muy cercana y mantenida en el tiempo con nuestro paciente”, explicó Miguel Moreno, presidente de la Asociación Española de Fisioterapia del Deporte y la Actividad Física (AEF-DAF).

Al especial riesgo de contagio que tiene esta profesión, se añade la poca protección con la que cuentan para atender a sus pacientes. Estos profesionales se han encontrado con el mismo problema que los odontólogos: en los primeros días del confinamiento muchos de los centros de fisioterapia donaron sus equipos de protección a la sanidad pública, quedándose desabastecidos de material preventivo tan necesario para ejercer su actividad.  “Nos encontramos sin EPIs con los que trabajar, y podríamos convertirnos en un importante vector de propagación de la pandemia”, señaló el presidente de AEF-DAF.

Para no arriesgarse a contagiar y ser contagiados, la mayoría de fisioterapeutas terminaron optando por cerrar su negocio y seguir afrontando los gastos de su actividad. “Ha sido un caos para los autónomos. En mi caso llevo 6 años con mi negocio y tenía ahorros de los que tirar, pero para aquellos que estaban empezando con sus clínicas ha sido una ruina de la que muy difícilmente podrán recuperarse”, comentó el fisioterapeuta Enoc Alonso, propietario de la cínica Fisioenoc. 

Durante el confinamiento, muchos fisioterapeutas han optado por utilizar las plataformas online para estar en contacto con sus pacientes y hacer un seguimiento en sus lesiones o dolencias, “he llegado a hacer vídeos con mi mujer como ejemplo de paciente, dando técnicas un poco sencillas para aliviar a la gente en sus casas. La mayoría de nuestros pacientes tenían miedo y no querían acudir al hospital, así que te llamaban para que les dijeras lo que tenían que hacer”, explicó el propietario de Fisioenoc.

Sin embargo, estas técnicas no son aptas para todos los pacientes, por lo que ha sido una solución parcial y que no ha permitido atender muchos tipos de dolencias graves. En todo caso, estos profesionales podrán ir poco a poco reincorporándose a una nueva normalidad, con atención en las clínicas pero muchas medidas de seguridad. El plan de desescalada recientemente anunciado por el Gobierno ha sido un pequeño alivio para muchos autónomos del sector que podrán, poco a poco, volver a sus centros y atender a pacientes más allá de los casos urgentes que hasta ahora estaban permitidos.

Progresiva vuelta a la normalidad en las clínicas de fisioterapia

Los fisioterapeutas están volviendo a reabrir sus clínicas de forma progresiva . Uno de ellos ha sido el propietario de la clínica Fisioenoc, que“ ha vuelto a trabajar ya que tenía pacientes postquirúrgicos y, después de tantos días en casa, consideré que tenía que empezar a atenderles . Arrancaré poco a poco, trabajando solo en la clínica durante 15 días y, si la agenda se llena, valoraré ir sacando a mis empleados del ERTE para que se reincorporen al trabajo”, añadió.

Además, y al contrario de lo que podría parecer, la falta de movimiento de los ciudadanos por el confinamiento y el teletrabajo no han reducido las dolencias de la población, sino que han empeorado algunos problemas e incluso han dado pie a que se desarrollen nuevas dolencias derivadas del sedentarismo. Por tanto, previsiblemente, la vuelta a la normalidad de los fisioterapeutas va a estar cargada de trabajo. “Hay muchos pacientes que están esperando esta nueva normalidad para poder recuperar las rutinas habituales, entre las que se incluyen las sesiones de fisioterapia periódicas que recibían”, destacó el presidente de la Asociación Española de Fisioterapeutas.

Los profesionales de la fisioterapia coinciden en que su profesión saldrá reforzada de esta crisis, especialmente a medio y largo plazo. “Contamos con la inercia anterior a esta pandemia, de que la gente cada vez tiene más conciencia de cuidarse y tiende a prevenir sus dolencias”, explicó el fisioterapeuta Roberto Simón. Por lo que, “aunque es muy probable que el sector sufra un proceso de normalización lento y con alto nivel de estrés financiero”, confían en que se reconozca la importancia de su actividad y la gente vuelva a acudir a las clínicas.

Medidas preventivas que modificarán el trabajo de los fisioterapeutas

Retomar la actividad en las clínicas de fisioterapia traerá consigo una fuerte inversión económica en sistemas de higienización y desinfección. A esto hay que añadir que la propia implementación de estas medidas para evitar la propagación del virus disminuirá considerablemente el volumen de pacientes que se tratan habitualmente en las consultas. "Las medidas harán muy difícil recuperar los niveles de actividad que tenían los centros antes de esta crisis sanitaria”, explicó Moreno, presidente de AEFI.

Al igual que muchos otros trabajos, el Covid-19 también obliga a los fisioterapeutas a reinventarse y modificar muchos de los procedimientos habituales de trabajo y de gestión en las consultas. "Nunca van a poder coincidir más de dos profesionales en el mismo horario, y no podrán estar más de dos pacientes juntos en la sala de espera, aunque eso dependerá del tamaño del local”, destacó el fisioterapeuta Enoc Alonso. "Las clínicas ahora son minimalistas, hemos quitado toda la decoración y estructuras susceptibles al contagio, únicamente hemos dejado una balda con lo imprescindible”.

Además, también cambiará el trato con los pacientes. Estos profesionales deberán establecer durante un tiempo un primer filtro telefónico a la hora de agendar las citas, para identificar a aquellos que pertenezcan a grupos de riesgo, o quienes tengan síntomas compatibles con la Covid-19. Estos últimos, salvo causa justificada, no podrán acudir a las consultas por el momento. Además, se han extremado las medidas de limpieza y desinfección de los centros. De este modo, el profesional deberá desarrollar su actividad con mascarilla, pantalla, gafas protectoras, gorro y guantes.

De cara a los pacientes se establecerán protocolos de acceso con limpieza del calzado y manos. Además, será obligatorio usar mascarilla mientras se esté en consulta. Las citas tendrán que espaciarse para poder realizar la limpieza y desinfección, tanto de las salas de tratamiento como de las herramientas o sistemas terapéuticos que se hayan utilizado durante la sesión, y colocando mamparas de protección en recepción o en zonas susceptibles donde las barreras físicas fijas permitan su colocación sin alterar la actividad que se realice.

La fisioterapia reduce el tiempo de ingreso en pacientes de Covid-19

En esta crisis sanitaria, los servicios de fisioterapia se han vuelto parte esencial en la recuperación de los pacientes afectados por coronavirus. El presidente de la Asociación Española de Fisioterapia explicó que serán fundamentales dos especialidades de la profesión de cara a la futura calidad de vida de estos pacientes: la fisioterapia respiratoria y la fisioterapia en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). "El papel que los fisioterapeutas hemos estado realizando en las UCIs es esencial. Nuestro trabajo ha permitido reducir los tiempos de ingreso de los pacientes en estas unidades, y disminuir las complicaciones asociadas a las mismas” destacó AEFI. 

Aquellos pacientes que hayan sufrido complicaciones respiratorias o que hayan precisado de ingreso en las UCI “necesitarán una valoración y tratamiento de las secuelas que la Covid-19 les haya dejado, mediante técnicas de fisioterapia respiratoria para recuperar  o mejorar la salud, y para controlar y prevenir futuras complicaciones. Asimismo, será necesario mejorar la capacidad y funcionalidad pulmonar, y reentrenar la musculatura respiratoria”, añadió el presidente, Miguel Moreno.

De hecho, según los expertos, acudir al fisioterapeuta cuando se tienen problemas respiratorios puede mejor la calidad de vida entre un 50% y un 100%, por lo que estos profesionales serán una pieza clave en la crisis sanitaria ya que, en los pacientes que han superado la enfermedad, la afectación pulmonar podría alargarse hasta 6 meses después del contagio.

Las medidas de prevención cambiarán el modo de ejercer de los fisioterapeutas