sábado. 20.07.2019

UN DEPORTE DE MODA

De pequeña escuela de boxeo a cadena de franquicias en tres años

De pequeña escuela de boxeo a cadena de franquicias en tres años

“Un modelo de negocio rentable y atractivo para el autoempleo”. Así definen dos emprendedores la escuela de boxeo que han creado y que en menos de tres años han convertido en una franquicia. 

 

De pequeña escuela de boxeo a cadena de franquicias en tres años

El boxeo, un deporte para todos los públicos, o eso dicen. Y una pequeña escuela, convertida ahora en una cadena de franquicias. Esto es lo que ha conseguido en apenas tres años el emprendedor Cristian Morales,  junto a su socio Rodrigo Hernando, y su escuela de boxeo Morales Box .

Fue en 2016 cuando estos emprendedores abrieron las puertas de su primera escuela en el barrio madrileño de Chamartín y ahora tienen previsto poner en marcha un tercer centro en la capital y expandir su negocio mediante la modalidad de franquicia en el País Vasco y Valencia. Morales ha explicado en una entrevista a Efeemprende el éxito de su modelo de negocio y cómo ha conseguido en menos de tres años convertir una escuela de boxeo en una franquicia. 

- ¿Cuándo y cómo nace Morales Box?

- Morales Box fue un proyecto que nació junto a mi socio y amigo Rodrigo Hernando. Veíamos que era el momento de dar un cambio a este deporte y aprovechar que había mucha gente a nuestro alrededor que no tenía un sitio donde practicarlo de la manera que nosotros queríamos hacerlo: muy familiar y al mismo tiempo técnico. En 2016 abrimos las puertas de nuestra primera escuela, en el barrio madrileño de Chamartín, junto a Plaza Castilla y el éxito fue rotundo. Sólo un año después abrimos el segundo centro en Chamberí.

- ¿Fue fácil poner en marcha este proyecto?

 - No fue nada fácil. El reto de limpiar la imagen del boxeo y llevarlo a todos los públicos ha requerido de muchos años de experiencia visitando gimnasios del sector por todo el mundo. Todas estas experiencias, junto con la mía propia como docente de este deporte, ha dado lugar a un proyecto como Morales Box.

- ¿En qué se inspiraron?

- Nuestra inspiración vino dada de mi propia experiencia en el mundo del boxeo y del feedback de los clientes después de probar el boxeo. Teníamos claro que queríamos hacer algo totalmente diferente al típico gimnasio de boxeo convencional. Nuestra apuesta era tener clases de boxeo durante todo el día, para todos los niveles y públicos.

- ¿Por qué una academia de boxeo? ¿Imparten otras disciplinas?

 - Mezclamos los diferentes ejercicios que hay en el boxeo, que son muchos, y, depende del día, hacemos un trabajo u otro, pero siempre basado en el boxeo y la preparación física.

- ¿Tienen pensado seguir expandiéndose?

- Por supuesto, es un modelo de negocio muy rentable y atractivo tanto para autoempleo como para un perfil de inversión. Por lo que nuestra idea seguir creciendo a nivel nacional. Actualmente tenemos dos academias abiertas en Madrid, una en la calle Rafael Herrera, 3, en el barrio de Chamartín, y otra en Chamberí, concretamente en la calle Miguel Ángel, 1. Estamos preparando nuestra tercera apertura en el Barrio de Salamanca, y varias franquicias, en Madrid, y otras dos en Valencia y Bilbao.

- ¿Cuántas personas componen el proyecto?

- Somos dos socios fundadores, y nos acompaña también en el crecimiento Raquel de la Orden, que actualmente se encarga del trato directo con los franquiciados.

- ¿Está de moda el boxeo?

Sin duda, ya no es sólo una creencia, sino una realidad. El número de socios va aumentando muy rápidamente, y hemos notado que es un deporte que cada vez más lo eligen las mujeres. Vivimos en una sociedad en la cual tenemos poco tiempo y mucho estrés. Con nuestra metodología en sólo una hora trabajas todo el cuerpo de manera dinámica y divertida, y a su vez es un deporte que desestresa muchísimo por su propia esencia de golpear a un saco. En nuestros centros nadie golpea a nadie, lo hacemos a través de los sacos y las manoplas, es muy divertido.

- ¿Cuáles son los beneficios de este deporte?

- Trabajamos todas las partes del cuerpo, la coordinación y la concentración. Sobre todo es muy poco lesivo por lo que nuestros clientes suelen estar muchos años practicándolo. Si a esto le sumamos que se entrena con otras personas, hace que este deporte sea una joya.

- ¿Cuáles son las claves de su éxito?

- Trabajo, innovación y una búsqueda constante de mejora.

- ¿En qué se diferencian de sus competidores?

- Nuestro trato con el socio y las instalaciones. Tenemos clases de boxeo todo el día, lo que hace que cuadrar el entrenamiento con la vida personal y laboral sea muy fácil. Adaptamos los entrenamientos a los niveles que tenemos cada día y hay una evolución en nuestros clientes, de manera que aprenden y se divierten.

- ¿Cómo ve su empresa dentro de 20 años?

- Como una referente a nivel mundial del boxeo para todos los públicos. Con una amplia red de boutiques por todo el mundo, y que nuestro lema sea cuidar a los socios, aunque a mí me gusta más llamarlos jefes, que al fin y al cabo son.

De pequeña escuela de boxeo a cadena de franquicias en tres años