Domingo. 24.03.2019

SE VAN DESVINCULANDO DE LOS MERCADILLOS

Uno de cada tres gitanos es autónomo y muchos apuestan por las nuevas tecnologías

Uno de cada tres gitanos es autónomo y muchos apuestan por las nuevas tecnologías

Uno de cada tres gitanos son trabajadores autónomos. La mayoría recogen el testigo de sus padres o abuelos y trabajan por cuenta propia en la venta ambulante. Pero, en los últimos años, la comunidad ha apostado por la formación, las nuevas tecnologías y negocios más actualizados a la demanda del mercado.

Uno de cada tres gitanos es autónomo y muchos apuestan por las nuevas tecnologías

El 36% de los gitanos son autónomos. Así se desprende del último estudio publicado en 2011 por Secretariado Gitano ‘Población gitana española y del este de Europa’. La comunidad gitana siempre ha sido emprendedora y ha optado por el autoempleo en mayor medida que la población general, donde  el 17% de trabajadores son por cuenta propia según cifras de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Muchos lo son por tradición o porque no tienen más remedio apostando aún por  la venta ambulante centrada en el textil o en la fruta en el entorno de pequeños negocios familiares.

La población gitana lo ha tenido, desde siempre, muy difícil para acceder al mercado laboral. Tan solo un 38,5% de las personas gitanas ocupadas son asalariadas, una cifra muy inferior a la de la población general que se sitúa entorno al 83,6%. “Generalmente, los gitanos optan por el emprendimiento por dos razones. La primera tiene mucho que ver con las barreras que tienen para ser asalariados. En muchos casos, la baja cualificación y los estigmas les impiden ser trabajadores por cuenta ajena. También hay un fuerte componente de tradición. Los gitanos crecen rodeados de autoempleo, desde muy pequeños acumulan un fuerte bagaje que, años después, suele llevarles a emprender” explicó Álvaro Gutierrez, Coordinador Territorial de Empleo de la Fundación Secretariado Gitano.

Más de la mitad de la población gitana vive, directa o indirectamente, de la venta ambulante. “Se calcula que entorno al 60% de los gitanos viven del comercio tradicional. Este modelo de negocio pasa de generación en generación, los hijos reproducen dinámicas parecidas a las de sus padres y abuelos. En realidad, hay poca diferencia entre los mercadillos de hace 30 años y los de ahora. Sin embargo, en los últimos años se está revirtiendo la tendencia. Cada vez hay más gitanos y gitanas con estudios superiores, que emprenden en otro tipo de negocios más actualizados a las demandas del mercado” comentó Gutierrez.

Cada vez más variedad de emprendedores

Los gitanos se están adaptando progresivamente a las demandas del mercado. La apuesta por el sector servicios y la tecnología ha permitido que muchos emprendedores de esta comunidad se alejen del comercio tradicional. Las tiendas a pie de calle, la hostelería o la estética son negocios cada vez más frecuentes en la comunidad gitana.

“Cada vez hay más modelos de emprendimiento desvinculados del comercio tradicional. Los emprendedores gitanos se adaptan poco a poco a las demandas del mercado con ofertas cada vez más diversas e innovadoras. Es el caso de emprendedores que han introducido en el mercadillo las nuevas tecnologías, las redes sociales y que se han adaptado a las nuevas formas de promoción. Además, hay cada vez más negocios que se desvinculan del mercadillo. En los últimos años, han llegado a la fundación propuestas innovadoras y muy viables. Desde una cadena de bellas artes, a la compra y venta de plata o la creación de agencias de guías turísticos que realizan rutas por el sur vinculadas con el flamenco y la cultura gitana” añadió el Coordinador de Empleo e Inserción de la Fundación Secretariado Gitano.

A pesar de los avances, la mayoría de gitanos siguen dedicándose al mercadillo. En este punto, Gutierrez rompe una lanza a favor de la comunidad. Al contrario de lo que suele pensarse “la mayoría de los trabajadores que se dedican a la venta ambulante están dados de alta en el RETA como autónomos o autónomos colaboradores. Tener un puesto en el mercadillo implica tener una licencia y para adquirirla es necesario estar dado de alta como trabajador por cuenta propia.” comentó Gutierrez. Además, la comunidad gitana aporta cada vez más empleo a nuestro país, son muchos los gitanos que contratan a otros trabajadores. “Cada vez es más frecuente que los nuevos emprendedores, más innovadores y adaptados al mercado que los tradicionales, contraten a otras personas” concluyó Gutierrez.

Uno de cada tres gitanos es autónomo y muchos apuestan por las nuevas tecnologías