jueves. 05.08.2021

SEGÚN LOS EXPERTOS DE FUNDACIÓN MAPFRE

Claves para que los autónomos ahorren más y no les coja desprevenidos una nueva crisis

Cotizaciones_Ahorro_Dinero
Claves para ahorrar y evitar nuevos imprevistos
Los autónomos están sufriendo una amarga experiencia con esta crisis. Quizá también hayan reflexionado de cara al futuro. Los expertos de Fundación MAPFRE ofrecen algunas claves para ahorrar y crear un buen colchón ante nuevos imprevistos.
Claves para que los autónomos ahorren más y no les coja desprevenidos una nueva crisis

La crisis del coronavirus ha sido un golpe para la economía de millones de hogares y ha puesto contra las cuerdas a la gran mayoría del colectivo de autónomos y pequeños negocios. Sin embargo, si algo ha venido a recordar esta pandemia, en términos económicos, es la importancia de contar con un buen colchón para hacer frente a cualquier imprevisto que disminuya o paralice los ingresos de la actividad económica.

El negocio es, para muchas familias, la única fuente de ingresos. Y, según venía advirtiendo desde hace años un estudio de la consultora norteamericana JP Morgan Chase, la mitad de las pequeñas empresas no tienen la suficiente capacidad financiera como para aguantar más de un mes sin ingresos. Si bien el análisis se realizó entre negocios norteamericanos, las conclusiones del informe pueden resultar muy familiares a miles de autónomos españoles que se han visto ahogados, sin ingresos, con muchos gastos y dependiendo de prestaciones como el cese de actividad, que apenas les ofrecían 600 euros al mes para subsistir. 

Más allá de la crisis del coronavirus, lo cierto es que los imprevistos forman parte del día a día de todo autónomo y pueden venir de cualquier parte: cuando se pierden clientes, cuando alguno deja de pagar una factura importante o retrasa su abono; o cuando hay que indemnizar a un empleado; cuando se estropea algún elemento esencial del negocio, como puede ser la calefacción o el aire acondicionado en un local o el vehículo con el que se trabaja. También cuando aparece un nuevo competidor en el mercado y caen las ventas del negocio o cuando la Administración impone cualquier sanción. Y por supuesto, cuando sobreviene una crisis como la que España y el Mundo está viviendo por la pandemia y que nadie pudo prever.

El ahorro será especialmente importante de cara a este verano, cuando se prevé que los autónomos tengan mayor actividad en casi todos los sectores. Pero también hará falta en muchos casos que adecuen su negocio a la nueva realidad: inversiones en medidas de seguridad para evitar contagios,  para aumentar la plantilla o para recuperar a sus trabajadores del ERTE y volver a hacer frente a las nóminas y el pago de sus cotizaciones.  

De hecho, algunos autónomos ya han tenido que asumir grandes inversiones como, por ejemplo, la ampliación de sus terrazas -en el caso de hostelería y ocio nocturno- o la compra de cientos de geles hidroalchólicos, mascarillas, pantallas, gafas protectoras, guantes, o filtros de aire, en casi cualquier sector. 

Por ello, los expertos de Fundación MAPFRE recuerdan que si algo nos ha enseñado esta crisis es que "ser precavido es hoy más importante que nunca. Tomar decisiones prudentes en relación a nuestros gastos nos permitirá afrontar con mayor tranquilidad cualquier imprevisto. Adecuar nuestros gastos a nuestros ingresos, analizar cómo cubrir nuestras necesidades y reservar, si es posible, una parte para imprevistos, son acciones que forman parte de la cultura del ahorro y que nos permitirán afrontar el futuro con más tranquilidad y seguridad". 

Algunos consejos de Fundación MAPFRE para ahorrar más si eres autónomo

Los imprevistos forman parte del día a día del autónomo, y ya sea en plena pandemia o después de ella, es importante contar con un colchón para poder sobrevivir cuando aumenten los gastos o disminuyan los ingresos. Habitualmente, los expertos aconsejan acumular un fondo de emergencia equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales. El problema es que "no siempre somos capaces de ahorrar, habitualmente surgen gastos 'extraordinarios' que hacen que nuestra capacidad de ahorro se vea mermada. Para que pongas el ahorro en la primera línea de tus prioridades, te contamos algunos secretos que facilitarán que tu bolsa de ahorros poco a poco se vaya llenando. Puedes empezar por importes pequeños, todo suma". 

  • Antes de empezar a ahorrar, descubre cuánto gastas y cuánto ingresas 

 A diferencia de las empresas, es muy común que los autónomos -persona física- junten su faceta empresarial y personal continuamente. También a la hora de llevar sus cuentas. Por ello, antes de nada, lo que debería hacer cualquier profesional si quiere empezar a ahorrar es separar sus cuentas privadas de las del negocio, ya que eso le permitirá identificar de cuánto dinero dispone y cuánto se puede gastar.   

Si se juntan en la misma cuenta bancaria, por ejemplo, la parte de los ingresos que corresponde al IVA recaudado de los clientes-que más adelante habrá que devolver a Hacienda-; el alquiler de la vivienda; el alquiler del local; la cuota de autónomo, el colegio de los niños y el presupuesto para las vacaciones, será muy difícil saber realmente de cuánto dinero dispone el negocio, cuanto la familia, cuánto se puede gastar y cuánto se puede ahorrar.

Una vez el autónomo disponga de dos cuentas, una para el negocio y otra particular, llega el momento de establecer y controlar con la mayor exactitud posible cuánto se ingresa y cuánto se gasta en cada una. En el caso de algunos autónomos que trabajan por proyectos y con unos pocos clientes, los ingresos serán fáciles de establecer. Sin embargo, para otros autónomos y especialmente para aquellos que tienen negocios de "temporada", puede resultar más complicado porque su actividad depende, por ejemplo, de las diferentes estaciones del año. Un buen método en estos casos sería establecer una media mensual a partir de la facturación anual.

Una vez separados, los gastos se pueden dividir entre los principales o fijos,  aquellos que no se pueden eludir y difícilmente se pueden recortar -como el pago del alquiler de local, el alquiler de casa, o la cuota de devolución de un préstamo, de una hipoteca- y los secundarios, que son prescindibles y que sí se pueden recortar.

  • Ahorra antes de gastar y plantea el ahorro como un gasto fijo 

Cuando ya estén identificados estos gastos, llega el momento de pensar en el ahorro. Lógicamente, no existe una cifra de ahorro recomendable, ya que cada uno debe ahorrar en función de sus ingresos y de sus gastos. Sin embargo, apuntan desde Fundación MAPFRE, más de la mitad de los españoles, independientemente de sus ingresos, no superan los 50 euros de ahorro al mes, "no porque no quieran, sino porque no saben cómo hacerlo".

La razón, según apuntan desde la entidad aseguradora, es que enfocan sus esfuerzos y su ahorro de forma equivocada. "Esta es la historia financiera que repiten mes a mes la mayoría de familias españolas: ingresan su salario y empiezan a pagar gastos. La luz, el alquiler o la hipoteca, el teléfono, la tarjeta de crédito, el préstamo del coche… La mayoría de gastos fijos se concentran en los primeros días del mes y no es casualidad. Es cuando las empresas saben que hay dinero en la cuenta. Antes del día 10 habrá volado una parte importante de su dinero sólo en gastos fijos.  A esto hay que sumar las salidas a cenar con los amigos, alguna compra, el supermercado, gasolina para el coche… Y así hasta llegar a fin de mes con la cuenta prácticamente a cero y sin capacidad de ahorro. Si te ves reflejado no te preocupes, es normal.". 

La clave para evitar, en la medida de lo posible, este problema tan común es bastante sencilla: "se trata de depender menos tu fuerza de voluntad para ahorrar y hacerlo de forma más automática. La herramienta con la que lo lograrás es el preahorro. El truco es muy sencillo, sólo hay que quitar el caramelo de tu vista. La forma de conseguirlo con tu ahorro es dejar de ahorrar a final de mes y hacerlo al principio. Es lo que también se conoce como pagarte a ti mismo el primero".  

Para ello,  el primer paso es hacer un pequeño presupuesto previo para saber cuál es tu situación financiera actual. Suma tus ingresos por un lado y resta tus gastos por otro. Esa sería la cantidad que puedes ahorrar ahora mismo sin tener que cambiar nada tu estilo de vida. Los expertos de Fundación MAPFRE aconsejan " empezar ahorrando un pequeño porcentaje de tus rendimientos netos. Un 5% como punto de partida está más que bien. A partir de ahí, puedes usar una segunda cuenta de ahorro para ese dinero que ahorras todos los meses u otro producto financiero como un PIAS, por ejemplo. Lo único realmente importante es que ese producto cumpla dos requisitos: que no tenga comisiones. y que puedas usar el dinero cuando lo necesitas, ya que tu primer objetivo de ahorro debe ser crear un fondo de imprevistos".  

Los expertos aconsejan acumular un fondo de emergencia equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales, es decir, lo suficiente para pagar la hipoteca o el alquiler y la cuota de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. durante ese periodo. La clave está en preguntarse qué cantidad ahorrada te daría seguridad y fijarla como objetivo.

  • Estudia las diferentes soluciones para ahorrar

En este sentido, también cabe recordar la importancia de conocer a fondo todos los productos de ahorro disponibles en el mercado, ya que, como cualquier trabajador, el autónomo está expuesto a accidentes, enfermedades y otras circunstancias en su vida familiar y profesional. Sin embargo, al estar al frente de un negocio tiene que asumir un riesgo mayor porque, ausentarse, en muchos casos, puede significar o bien tener que cerrar la persiana, o bien buscar un empleado que le sustituya.

Para su protección, además de poder subir su base de cotización y tomar las medidas para prevenir al máximo cualquier accidente, el autónomo dispone de instrumentos aseguradores con los que puede paliar esta situación. Así, es aconsejable disponer de un seguro de indemnización en caso de incapacidad temporal, ya que garantiza una cantidad diaria al autónomo que interrumpe su actividad laboral por baja u hospitalización, por ejemplo.

Además, también hay planes que aseguran el futuro y que pueden ser también una herramienta de ahorro en sí misma. Se puede complementar la futura pensión pública con diferentes instrumentos de previsión social privada, como los planes de previsión asegurados (PPA), o los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), las primas únicas o los planes de horro inversión.

Construye tu propio fondo de emergencia

Una vez identificados los ingresos, los gastos, y las herramientas más adecuadas a tu situación, sólo necesitas ponerte en marcha y empezar a preahorrar todos los meses.

En sólo 2 pasos, explican desde Fundación MAPFRE, puedes ahorrar de forma automática y empezar a crear tu fondo de emergencia:

  • Calcula tus gastos e ingresos. No hace falta que te compliques con un presupuesto detallado si no lo tienes. Simplemente suma los ingresos y resta los gastos. Así sabrás cuánto ahorras ahora cada mes. Si no quieres hacer el cálculo, empieza ahorrando un 5% de tus ingresos, un porcentaje al que la mayoría puede hacer frente.
  • Preahorra o págate a ti mismo el primero. Es tan fácil como ordenar al banco que haga una transferencia automática de la cuenta en la recibes la nómina a tu cuenta de ahorro.

Con esos dos movimientos ya no tendrás que hacer nada más. Estarás ahorrando automáticamente y construyendo tu colchón financiero. El tiempo que tardes en ahorrar ese dinero dependerá de ti y de cuánto ahorres cada mes. Así de sencillo.

Cuanto más ahorres, antes llegarás a tu objetivo. Si ahorras un 5% de tu salario necesitarás 20 meses para sumar un mes de colchón, siempre que lo midas en función del salario y no de tus gastos fijos. 

Claves para que los autónomos ahorren más y no les coja desprevenidos una nueva crisis