Especial atención a los bares y restaurantes con terraza

Hacienda vigilará este verano el uso de dinero en efectivo en los negocios del sector turístico

Todo apunta a que el sector turístico tendrá un repunte este verano. El presidente del sindicato de Inspectores de Hacienda, Julio Ransés, avisa de que existe una campaña para poner la “lupa” sobre estos autónomos.

La Inspección de Hacienda vigilará los negocios con terraza este agosto
La Inspección de Hacienda vigilará los negocios con terraza este agosto.
Hacienda vigilará este verano el uso de dinero en efectivo en los negocios del sector turístico

Mientras todo el sector turístico se prepara para afrontar la última recta de un verano, que todo apunta a que será bueno, la Inspección de Hacienda pone en marcha una campaña de actuación específica para controlar las operaciones comerciales que se producen dentro esta actividad. El presidente de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), Julio Ransés, aseguró que la “popularidad” del uso del dinero en efectivo en el sector turístico hace que sea una actividad “sujeta a un riesgo especial” y, por tanto, “la lupa de la Inspección de Hacienda, entre otros sectores, se pondrá en el turístico, máxime este año que todo hace presagiar que se batirán récords de facturación”. Los negocios más vigilados serán aquellos que dispongan de una terraza. 

Según explicó Ransés, todas las campañas de control y vigilancia que realiza la Inspección de Hacienda se establecen dentro del Plan de Control Tributario para 2022, que es la hoja de ruta de este organismo. Pero, “como los recursos son limitados, se prioriza el control sobre aquellos sectores de actividad en base a la experiencia y datos que la Agencia Tributaria posee” dijo el presidente de IHE a este diario digital.

Entre las actividades afectadas por este control sobre el uso del dinero en metálico, Ransés hizo una mención específica al sector turístico de cara a la campaña de inspección de este verano, por el uso del dinero en efectivo y que suscita la posibilidad de cometer fraude. “El sector turístico está sujeto a un riesgo especial por la peculiaridad que poseen estas operaciones, que se realizan mayoritariamente en efectivo, y con consumidores particulares. Ello determina una gran facilidad para ocultar estas transacciones y que el fraude quede impune” afirmó Ransés.

El verano récord de facturación que moviliza a la Inspección

Las previsiones que desde hace meses se vienen haciendo sobre el buen ritmo del sector turístico para este verano, con el incremento tanto en el número de desplazamientos de turistas nacionales e internacionales, junto con el alza de la tasa de ocupación hotelera, han obligado al cuerpo de inspectores del Ministerio de Hacienda a dirigir sus esfuerzos para controlar aún más esta actividad.

Así lo advirtió el presidente de los Inspectores de Hacienda, Julio Ransés, “este verano la lupa de la Inspección de Hacienda, entre otros sectores, se pondrá en el turístico, máxime cuando este año todo hace presagiar que se batirán récords de facturación”.

Especialmente, los inspectores de Hacienda van a vigilar que no se supere el límite de 1.000 euros establecido en julio de 2021. Desde esa fecha, todos los autónomos tienen limitado el uso del dinero en efectivo a 1.000 euros y todas aquellas operaciones que superen ese importe deberán ser abonadas por medios electrónicos. Además, como ya avisó el Banco de España, no es legal fraccionar la operación y abonar, por ejemplo, 900 euros en efectivo y 200 con tarjeta.

“Las operaciones de efectivo de importe superior a 1.000 euros deben abonarse con medios bancarios, por lo que el control será a través de los movimientos de cuentas bancarias. Para importes inferiores, el control se hace a través de los TPV y cajas registradoras de los empresarios” explicó Ransés.

Asimismo, los Inspectores de Hacienda también están pidiendo la colaboración de los operadores internacionales de turismo y empresas organizadoras de tours turísticos para recabar información sobre las actividades turísticas. “Están colaborando con la Agencia Tributaria y cediendo información sobre las transacciones que realizan con empresarios españoles, muy valiosa para controlar el sector” señaló Ransés.

Especial vigilancia a los bares y restaurantes con terraza

De entre todos los negocios turísticos que pueden sufrir este verano una inspección de Hacienda, el presidente de IHE, Julio Ransés, destacó uno: los bares y restaurantes con terraza. Éstas se han convertido en un atractivo aún mayor tras la pandemia y en una importante fuente de ingresos para los negocios de la restauración.

“Las terrazas, tanto las veraniegas de temporada como las que se han generalizado tras la pandemia, han supuesto un plus de actividad para muchos hosteleros, que deberían determinar un mayor beneficio” dijo Ránses. Sin embargo, esos ingresos extra que se están produciendo por más mesas y más metros de de terraza no estarían siendo declarados correctamente y los inspectores se han dado cuenta de esa irregularidad.  Por lo que este verano, pondrán mayor atención al número de mesas en los espacios públicos y lo compararán con los ingresos obtenidos en años anteriores.

“En las inspecciones estamos detectando que no siempre se produce este resultado de comunicación de los nuevos ingresos por terraza, porque muchas de estas nuevas mesas no se están declarando en todos los casos” dijo Julio Ransés, presidente de IHE.

Las visitas in situ de los inspectores de Hacienda este verano

Aparte de las comprobaciones de ingresos que el cuerpo de inspectores del Ministerio de Hacienda pueda realizar telemáticamente para vigilar a los negocios del sector turístico este verano, están las visitas in situ. Es decir, la visita del inspector al local. “Como todos los años el programa de visitas sorpresa a empresas supone obtener una fuente adicional de información sobre quien está trabajando en cada establecimiento y también sobre la facturación y efectivo en el momento de la visita” recordó Julio Ransés.

La visita sorpresa es uno de los mecanismos de control con los que cuenta la inspección de Hacienda para detectar y acreditar un presunto fraude fiscal. La sospecha de que una empresa está llevando a cabo este tipo de prácticas contra la Administración y, normalmente, se suelen activar cuando ya hay una información que probaría una contabilidad b o cualquier otro delito fiscal.

En estas visitas por sorpresa de la inspección de Hacienda, los expertos diferencian claramente dos tipos de espacios: aquellos abiertos al público y los que no lo están. Esta diferencia, habitualmente, es la que marca el procedimiento que habría de seguir el funcionario y también la actuación que podría llevar a cabo el autónomo afectado por esta investigación:

  • Procedimiento en las zonas del negocio abiertas al público: estas hacen referencia a la parte del local de un restaurante donde están dispuestas las mesas, o la zona de una frutería donde esperan los clientes a ser atendidos. Podría ocurrir que el técnico se pasara por un negocio para hacer algunas preguntas o para hacer una observación desde fuera del funcionamiento de la actividad.
  • Procedimiento en las zonas del negocio restringidas al público: éstas pueden ser desde despachos o zonas de reuniones hasta sótanos donde se archivan algunos documentos y está prohibida la entrada a terceros ajenos al negocio. En otras palabras, casi todo lo que no sea espacio abierto al público, puede ser declarado como “zona restringida” y por tanto constitucionalmente protegida. Más aun cuando el autónomo trabaja desde casa.

En este segundo caso, diferentes expertos fiscales consultados anteriormente por este medio aconsejaron que la primera acción sea solicitar a los funcionarios que exhiban el mandamiento judicial firmado, que es necesario para poder entrar a estas zonas. Conocer este primer paso es crucial para el contribuyente investigado, ya que en el momento en el que se permite a la inspección entrar al domicilio fiscal y realizar su labor, una vez dentro, los inspectores podrán examinar casi cualquier documento de naturaleza contable o fiscal y recabar información de los trabajadores, entre otras muchas cosas.

También es cierto que, en la mayoría de los casos, cuando el autónomo no tiene nada de lo que preocuparse, lo más recomendable es precisamente permitir el acceso y no alargar lo inevitable, por más que los inspectores no dispongan de la autorización pertinente. En este sentido, el presidente los Inspectores de Hacienda, Julio Ransés, aconsejó “colaborar abiertamente con la inspección. Si no ha defraudado no tendrá nada que temer, y si lo ha hecho, por lo menos se evitará una sanción adicional por resistencia, negativa u obstrucción a la actuación de la inspección”.

Por último, recomendó a los autónomos a tener a mano la siguiente información: “toda la documentación derivada de la contabilidad, libros de IVA y facturas, si el domicilio de la actividad coincide con el domicilio fiscal. Asimismo es bueno que tenga a mano la carta oficial de precios” finalizó.

Hacienda vigilará este verano el uso de dinero en efectivo en los negocios del sector turístico
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad