Beneficiaría a muchos pueblos donde no hay entidades financieras

La CNMC quiere que los comercios puedan ofrecer a los clientes sacar dinero en efectivo como en un cajero

Ante la progresiva reducción en el número de cajeros automáticos en España, la CNMC propone que se permita a los ciudadanos obtener dinero en efectivo en bares y comercios a través de sus TPV. 

Los autónomos podrán actual como cajeros automáticos
Los autónomos podrán actuar como cajeros automáticos.
La CNMC quiere que los comercios puedan ofrecer a los clientes sacar dinero en efectivo como en un cajero

Los TPV de muchos negocios podrían actuar en un futuro como cajeros automáticos. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cree que es una buena solución que los ciudadanos puedan sacar dinero en efectivo en los comercios, o quizá también en otros establecimientos como bares y restaurantes. Una medida que según ellos puede resultar especialmente útil en las zonas de la España Vaciada, dónde escasean los cajeros automáticos -su número se ha reducido en más de 14.000 en los últimos 15 años-. Además, esta nueva funcionalidad de los datáfonos podría suponer importantes ventajas para los autónomos. 

Esta es una de las principales recomendaciones que ha hecho la Comisión en el ‘Estudio sobre la retirada de efectivo en cajeros automáticos’, donde propone que se adopten todas las medidas legislativas necesarias para que los ciudadanos puedan sacar dinero en los comercios. La conclusión a la que llega la CNMC no es otra cosa que la articulación normativa de lo que se denomina como: cashback y cash-in-shop. Es decir, que los ciudadanos puedan acudir a los negocios para sacar dinero en efectivo, utilizando el pago con tarjeta y el datáfono para permitir la operación. 

“Los servicios de cashback y cash-in-shop representan una solución con gran potencial para ampliar la oferta de acceso a efectivo y poder dar respuesta, al menos parcialmente, al reto que supone hoy el acceso al efectivo para determinadas zonas o colectivos” recoge el documento publicado recientemente por la CNMC. “Ambos servicios representan una fuente alternativa de acceso al efectivo y un canal complementario a los ya existentes. Para facilitar el desarrollo del cashback y cash-in-shop sería recomendable una regulación expresa de estos servicios. Un marco normativo específico podría dar una mayor seguridad jurídica y facilitar una mayor implantación del servicio” asegura el Estudio.

Junto a ello, la CNMC también considera que deberían adoptarse otras "medidas públicas" para facilitar que los autónomos actúen como un cajero automático. Para ello, apuestan por: “fomentar la introducción de terminales TPV en los establecimientos minoristas no solo facilitarían el desarrollo del servicio de cashback y cash-in-shop, sino que contribuirían a ampliar las opciones de pago de los particulares”.

¿Qué es el Cashback?  Y ¿el cash-in-shop?

La Comisión asegura en el documento que, para permitir que los autónomos puedan actuar como cajeros automáticos, es necesario regular previamente dos mecanismos de retirada de efectivo: el cashback y el cash-in-shop. Ambos métodos son ya utilizados en otros países de la zona euro. “Frente al cajero automático (y la retirada de efectivo en oficinas bancarias), en muchos países se viene observando un crecimiento de sistemas alternativos de acceso al efectivo, como el cashback y el cash-in-shop. En España, sin embargo, el alcance del cashback todavía es limitado en términos de puntos de venta, y el servicio de cash-in-shop aún no ha sido introducido” detalla el documento.

La diferencia entre uno y otro cosiste, básicamente, en que, el el primero, se exige la compra de un producto en el establecimiento comercial, mientras que el segundo no. Según explica la CNMC, el sistema cashback se utilizaría “cuando el cliente compra un producto en un comercio y lo paga con su tarjeta bancaria o a través de una aplicación puede solicitar al vendedor que le cobre el precio de compra más una cantidad. Esa cantidad adicional se le devolverá en efectivo” asegura la Comisión. Se trata de un método que ya se estaría utilizando actualmente, a pesar de que no está regulado.

En el caso del cash-in-shop no sería necesario “vincular la retirada de efectivo a una compra”.

¿En qué se diferencia el cashback y cash-in-shop_, según la CNMC
¿En qué se diferencia el cashback y cash-in-shop?. | Infografía realizada por la CNMC.

Ventajas del cashback y el cash-in-shop para los autónomos 

La CNMC ve en el uso del cashback y del cash-in-shop una serie de "potencialidades claras" para los negocios que apuesten por ofrecer en un futuro este servicio. Esto puede traducirse en una mayor facturación para los autónomos. Según explican esta nueva funcionalidad de los TPV va a permitir que los establecimientos tengan "mayores ingresos". Esto puede deberse a dos vías, que pueden variar en función de cómo se regule finalmente la normativa, y que son: o bien por el cobro al banco por prestar el servicio; o bien por tener mayores facilidades de cara a cumplir con la facturación mínima que le exigen las entidades financieras a los trabajadores por cuenta propia para tener un datáfono.

La segunda ventaja para los establecimientos comerciales que apuntan desde la CNMC es una mayor afluencia de gente, ya que los servicios de cashback y cash-in-shop pueden ofrecerse en cualquier comercio o establecimiento minorista. "Además, la operativa de ambos servicios requiere la intervención del personal del establecimiento minorista donde se realice dicho servicio. El hecho de que siempre haya una persona que pueda prestar ayuda al usuario es especialmente relevante en el caso de aquellos colectivos que tengan más dificultades para comprender la operativa del servicio" recoge el documento.

Y la tercer ventaja que enumera la CNMC es una mejor gestión del efectivo en los comercios.

Ventajas de los cashback y cash-in-shop para los autónomos
Ventajas de los cashback y cash-in-shop para los autónomos. | Infografía realizada por la CNMC.

Así se ha regulado el cashback en Francia  

Asimismo, para permitir, por ejemplo, la implantación del cashback sería necesario regular y cambiar el marco normativo actual. Según explican en el Estudio, “la mayoría de los países de la zona del euro, no existe un marco legal nacional específico que regule el servicio de cashback. Francia, no obstante, sí ha implementado medidas específicas relacionadas con el cashback en su Código Monetario y Financiero (CMF)”.

Algunas de las medidas que se han articulado en el país vecino son: 

  • Cada establecimiento minorista decidirá si desea ofrecer este servicio o no. Es un proceso voluntario.
  • Los consumidores-clientes que deseen beneficiarse de este servicio deberán actuar por necesidades no profesionales.
  • Este servicio puede ofrecerse al pagar bienes o servicios.
  • Este servicio solo es aplicable a pagos con tarjeta de crédito.

Francia han impuesto una serie de condiciones a este sistema. Algunas de ellas son: un importe mínimo de compra con tarjeta de crédito (1 euro); que la cantidad máxima que se puedan retirar sea 60 euros y multas de entre 1.500 euros y 7.500 euros a quienes se saltan la norma.

El 3% de la población vive sin un cajero en su municipio

Para la Comisión permitir que los negocios de los autónomos, especialmente de aquellos situados a pie de calle, puede suponer una solución a la falta de cajeros automáticos que sufren muchas zonas del país. En el documento, la CNMV recuerda que, aunque los cajeros automáticos han sido el medio más habitual para obtener efectivo en España, en los últimos años se han visto reducidos de manera importante. Según los datos que aporta el estudio, el número de cajeros automáticos ha pasado de 61.714 en 2008 a 47.639 a finales de 2021. Se trata de una reducción de 14.075 dispositivos en 15 años. Frente a estos datos, se encuentra el avance de los TPVS -que permiten el pago con tarjeta o con dispositivos móviles-, que se han incremento en un 42% en los últimos 15 años. Pasando de 1.557.355 terminales en 2008 a 2.210.994 terminales en 2021.

“Desde la crisis iniciada en 2008 viene experimentándose un proceso de reducción del número de oficinas bancarias en España como consecuencia, principalmente, de las operaciones de concentración del sector bancario y de la creciente digitalización en la provisión de los servicios financieros. Este fenómeno puede incidir en la disponibilidad de acceso a servicios bancarios, incluyendo la retirada de efectivo, especialmente en las zonas con menor densidad de población. Algo más del 3% de la población española vive en un municipio sin cajero automático en su término municipal" revela el documento. Que apuesta porque estos ciudadanos puedan, en un futuro, sacar dinero en locales comerciales. 

La CNMC quiere que los comercios puedan ofrecer a los clientes sacar dinero en efectivo como en un cajero
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad