domingo. 26.09.2021

SEGURIDAD SOCIAL IGNORA EL ESTUDIO DE UNIDAS PODEMOS

La cotización por ingresos reales para los autónomos provoca discrepancias internas en el Gobierno

monclo-escriva-seguridad-social
Las discrepancias internas en el Gobierno sobre cómo afectará el proyecto de reformar el sistema de cotización de los autónomos. 
La cotización por ingresos reales para los autónomos provoca discrepancias internas en el Gobierno

Como ha afirmado el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones uno de sus objetivos para el 2022 es que la mayoría de los autónomos estén cotizando por ingresos reales. Quieren que el “grueso” de los trabajadores por cuenta propia esté ya adscrito a este nuevo sistema. No obstante, el Gobierno parece no ponerse de acuerdo internamente en cómo afectará la aplicación de este sistema a los 3,2 millones de autónomos españoles.

Durante su última comparecencia en el Congreso de los Diputados, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, cifró en 2,1 millones de autónomo -dos tercios del colectivo- los que verían reducida su cuota con la puesta en marcha del sistema de cotización por ingresos reales que está estudiando. Según fuentes oficiales de la Administración, "el ministro extrae esa cifra después de cruzar sus datos con los de Hacienda. Muchos autónomos no están llegando a facturar por la base mínima de 900 euros a la que están adscritos debido a la crisis del Covid-19, por lo que están cotizando por encima de lo que ingresan”. A todos ellos es a los que, previsiblemente, Escrivá estima que se les reducirá la cuota

Esta idea parece provenir de la propuesta que aportó la Federación ATA para que aquellos autónomos cuyos ingresos estuvieran  por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) pagaran una cuota reducida por debajo de la mínima. 

No obstante, parece difícil de asimilar que 2,1 millones de autónomos (el 65% del total) que teóricamente estarían cotizando por la base mínima (ya que el 85% de los trabajadores por cuenta propia pagan la cuota más baja según la Seguridad Social) se les rebaje aún más la cotización. En estos momentos hay 314.000 autónomos que están cobrando el cese de actividad, una cifra muy lejana a la que da el ministro sobre aquellos que sus ingresos están por debajo de los 900 euros al mes. La propia Seguridad Social no se aclara a veces sobre el porcentaje de autónomos que cotizan en España por la base mínima. Mientras que en la documentación remitida a Bruselas sobre la futura reforma de las pensiones asegura que un 85% de los trabajadores por cuenta propia cotizan por la mínima, en otras publicaciones del ministerio aseguran que este porcentaje no supera el 52%. 

Y por otro lado, bajar la cuota a dos tercios de los autónomos -que en su mayoría ya estarían en la base mínima- rompería con el objetivo de Escrivá sobre la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Las cuentas no salen.  

Precisamente, lo más chocante es que los datos del ministro parecen enfrentarse con las últimas declaraciones de su socio de Gobierno, Unidas Podemos. Hace dos días, el portavoz del partido, Pablo Iglesias, propuso reformar el sistema de cotización de los autónomos, de manera que el colectivo ingresase 6.000 millones de euros más al año "para salvar las pensiones". Lo que lejos de querer reducir las cuotas del colectivo, como había afirmado Escrivá en el Congreso, este nivel de recaudación extra necesariamente tendría que suponer una importante subida de cotizaciones. Desde Unidas Podemos han declinado dar a este medio digital más datos sobre el estudio realizado por esta formación política que explicaría la cifra de incremento de cotizaciones aportada por Iglesias, simplemente aseguraron que se trata de "un estudio interno del equipo económico del partido  basado en datos de la Administración Tributaria y con datos de Seguridad Social".

De hecho, Lorenzo Amor hizo un cálculo de lo que supone estas dos propuestas: "si le bajáramos la cotización a un millón de autónomos, que son los que realmente sus ingresos están por debajo del SMI, para poder recaudar 6.000 millones más, lo que supone un 50% más de la recaudación total del RETA (12.000 millones anuales) habría que subir entre un 60% y un 70% las cuotas a los 2,2 millones de autónomos restantes". 

Seguridad Social "ignora" la subida de cuotas que propone Unidas Podemos

Después de las declaraciones del vicepresidente del Gobierno, fuentes oficiales a la Administración desmintieron, por el momento, que se vaya a producir ese incremento en la presión sobre las cotizaciones para logar recaudar esos 6.000 millones del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), que anunció Iglesias. 

La Seguridad Social explicó que únicamente "se debe hacer caso las declaraciones del ministro del ramo en cuestión", en este caso, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Y al respecto de la subida propuesta por Iglesias aseguraron que "no se encuentra en su agenda. Podrá estar en la de Unidad Podemos, pero el ministro mantiene que dos tercios de los autónomos verán reducida su cuota con este nuevo sistema", apuntaron.

Asimismo, las fuentes oficiales añadieron que las bases de este nuevo sistema de cotización por ingresos reales "se esta discutiendo, estamos todavía en una fase muy preliminar y faltan muchas comprobaciones por hacer".

Más beneficiarios por la crisis del Covid-19

Una de las razones por las que el ministro cifre en 2,1 los millones de autónomos que se verán beneficiados por la cotización por ingresos reales es el descenso de facturación que ha traído consigo la crisis del Covid-19. La mayoría de los negocios de nuestro país han sufrido importantes descensos en sus ingresos, lo cual, según fuentes de la Administración, "hace que hayan tenido que modificar su base a la mínima".

"Como la facturación esta cayendo tanto, hay muchos trabajadores por cuenta propia que siguen pagando su cuota mínima de entorno a 300 euros al mes, pero no están facturando realmente los 900 euros que se presumen. Con lo cual, con la cotización por ingresos reales pagarían menos de lo que están pagando porque están facturando menos de lo que es la base mínima", explicaron desde Seguridad Social.

De esta forma, y basándose en los cálculos de Escrivá, la Administración espera un incremento de beneficiarios de los ingresos reales de cara a que, en el cruce de datos entre Seguridad Social y Hacienda se tendrá en cuenta la caída de la facturación de los negocios a raíz del Covid-19.

Los autónomos están desconcertados 

Las discrepancias internas en el Ejecutivo sobre si los autónomos se beneficiarán o no con la implementación del sistema de cotización por ingresos reales están descuadrando al colectivo. De hecho, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, manifestó su desconcierto al comprobar que las declaraciones del vicepresidente del Gobierno contradecían  las del ministro Escrivá.

En octubre, las organizaciones representativas de los trabajadores por cuenta propia se reunieron con el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, para conocer el primer borrador de la cotización por ingresos reales, y a raíz de esas líneas, ATA elaboró un informe en el que exponía los principales escollos de ese sistema para el colectivo.

La mitad de los autónomos quedarían fuera y a 700.000 les subiría la cuota

Desde ATA aseguraron que la propuesta del Gobierno dejaría fuera a la mitad de los trabajadores por cuenta propia y subiría la cuota a 700.000 autónomos.

Según explicó su presidente Lorenzo Amor, el sistema presentado está pensado simplemente para poder aplicarse a aquellos trabajadores por cuenta propia que coticen por estimación directa: 1,5 millones de autónomos. Dejando fuera “al millón de autónomos que pagan en estos momentos el Impuesto de Sociedades; también a los 200.000 que son familiares colaboradores o los 350.000 que están cotizando por módulos. A éstos se les aplicaría el rendimiento neto que marcase Hacienda anualmente”. También quedarían fuera del sistema los 200.000 autónomos agricultores que cotizan en el SETA y que están en módulos agrarios.

Además calcularon que la implantación del sistema supondría que más de 700.000 autónomos “pasarían a pagar un 50% más de cuota". Así, y en base a los datos de ATA, en este momento hay dos millones de trabajadores por cuenta propia -que tributan unos en estimación directa y otros en módulos-  y que declaran unos ingresos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), a éstos no se les subiría la cuota. Del otro millón de autónomos restantes, 700.000 declaran unos rendimientos netos superiores a 25.000 euros al año. Y previsiblemente,  éstos son los que verían incrementadas sus cotizaciones.

La cotización por ingresos reales para los autónomos provoca discrepancias internas en el Gobierno