miércoles. 23.09.2020

DURANTE TODO EL MES DE AGOSTO

Gran Bretaña está pagando parte de la cuenta de los clientes de restaurantes para incentivar el consumo

Gran Bretaña está pagando parte de la cuenta de los clientes de restaurantes para incentivar el consumo

El Gobierno británico pagará la mitad de la cuenta de los clientes en todo tipo de bares y restaurantes, hasta un máximo de 11 euros, durante todo el mes de agosto. La iniciativa, que ya ha registrado más de 35 millones de operaciones, pretende incentivar el consumo y salvar al sector.  

Gran Bretaña está pagando parte de la cuenta de los clientes de restaurantes para incentivar el consumo

El Gobierno de Reino Unido está invitando a sus ciudadanos a consumir en bares y restaurantes durante todo el mes de agosto, uno de los sectores que más ayuda necesita porque está sufriendo los estragos de la crisis del COVID-19.

A través del programa ‘Eat Out to Help Out’ (que traducido al español sería ‘come fuera para ayudar’), el Gobierno británico se hace cargo del pago de la mitad de la cuenta de los clientes en bares y restaurantes, hasta un máximo de 11 euros, durante todos los lunes, martes y miércoles del 3 al 31 de agosto.

El objetivo de esta fórmula es asegurar la continuidad de los pequeños negocios de la hostelería británica tras la crisis de COVID-19, incrementando su clientela. Según explica el Gobierno británico en su página web, el programa ‘Eat Out to Help Out’ incentivará la afluencia de comensales “durante los días más tranquilos de la semana, que son los lunes, martes y miércoles, para fortalecer los negocios”.

El programa está dirigido a todos aquellos establecimientos que se dediquen a la venta de comida, desde restaurantes y cafés, hasta pubs donde se sirvan platos; incluyendo el restaurante de un hotel, y los establecimientos instalados en lugares turísticos. También los comedores que haya dentro de los clubs privados y los comedores escolares y laborales (cantinas).

Para que el hostelero pueda acceder al programa, lo único que tiene que hacer es registrarse a través de un formulario electrónico. Una vez registrado ya puede empezar a operar. Por su parte, los ciudadanos tienen a su disposición en la página web del Gobierno una guía de todos los establecimientos que están acogidos a este programa y en los cuáles se pueden beneficiar del descuento. 

La fórmula británica está funcionando

El programa ‘Eat Out to Help Out’ ha sido un éxito tanto para los negocios, como para los consumidores. Así lo recoge buena parte de la prensa británica. Por ejemplo, según publica The Sun, en las primeras dos semanas del programa se registraron más de 35 millones de operaciones bajo esta iniciativa. El articulo también recoge las peticiones de los ciudadanos para que se alargue el programa hasta el próximo mes de septiembre.

Asimismo, un articulo de la BBC destaca que son más de 85.000 los establecimientos que estarían acogidos al programa y que, “según los datos del sitio de reservas Open Table, la iniciativa habría ayudado a que los bares y restaurantes estuviesen un 27% más llenos que durante los lunes y miércoles del mes de agosto de 2019”.

Para el ministro de Hacienda británico, el canciller Rishi Sunak, la cifra de “al menos 35 millones de comidas servidas sólo en las dos primeras semanas equivale a que más de la mitad del Reino Unido está participando y apoyando a los negocios locales”.

¿Cómo funciona el programa?

Una vez que el hostelero haya realizado la solicitud de acceso al programa '‘Eat Out to Help Out', éste se compromete a que del 3 a 31 de agosto, todos los lunes, martes y miércoles ofrecerá un 50% de descuento en sus comidas (excluyendo bebidas alcohólicas) hasta un máximo de 10 libras por comensal. A cambio, puede reclamar ese descuento ofrecido al Gobierno. Asimismo, el bar o el restaurante se verá obligado a llevar un registro del número total de comensales que han hecho uso del descuento, el valor total de la transacción y el descuento que ha realizado.

Según exponen en la web, “el hostelero debe esperar siete días desde que hizo el descuento para hacer su primer reclamo. HMRC (Her Majesty's Revenue and Custom – el departamento no ministerial responsable de la recaudación de impuestos en Reino Unido -) efectuará el pago de las reclamaciones elegibles en los próximos cinco días hábiles".

El límite de descuento por comensal es de 10 libras (unos 11 euros), aunque cuando haya más de un persona, “no es necesario calcular el límite para cada comensal individual en función de sus pedidos específicos. En estos casos, el descuento que se aplica a la factura total y el límite lo establece el número de comensales multiplicado por 10 libras”.

Un ejemplo práctico que expone el Gobierno de esta situación sería tal que así: un grupo de cuatro comensales se gasta 50 libras en un bar. De esa cuenta, ocho libras corresponden al pago de una serie de bebidas alcohólicas. De tal forma que el importe total al que se le puede aplicar el descuento del 50% es de 42 libras. Esto significa que los clientes tendrán que abonar 29 libras y que el hostelero tendrá que reclamar 21 libras. O, dicho de otro modo, el ejecutivo británico pagaría 21 libras (23,33 euros) de esta comida.

No todo está permitido

Los consumidores pueden utilizar el programa ‘Eat Out to Help Out’ tantas veces como quieran, no hay un límite. Sin embargo, hay una serie de ventas prohibidas. Los bares y restaurantes no pueden aplicar este descuento a las bebidas alcohólicas, al tabaco, a la comida o bebida que se vende como parte de un evento (catering), ni tampoco a los alimentos o bebidas que se consuman fuera (comida para llevar). Aunque aclaran que un cliente sí puede pedir comida, consumirla dentro del bar y luego pedir que se la guarden para llevar.

La regla general es que el descuento sólo se aplica a las comidas y cenas que se consuman dentro, excluyendo, por ejemplo, a las sillas y mesas que los camiones de comida instalan fuera para que las utilicen los clientes y  los desayunos/comidas/cenas que se llevan a la habitación en los hoteles.

Gran Bretaña está pagando parte de la cuenta de los clientes de restaurantes para incentivar el consumo