Jueves. 16.08.2018

CONFIRMING CON ANTICIPO OBLIGATORIO

Las grandes empresas inventan una nueva forma de retrasar el pago a los autónomos

Las grandes empresas inventan una nueva forma de retrasar el pago a los autónomos

La Plataforma contra la Morosidad (PMcM) ha denunciado prácticas fraudulentas de las grandes empresas para eludir sus obligaciones de pago a proveedores. Los autónomos y las pymes que ofrecen sus servicios a estos clientes son los mayores afectados y, según la PMcM, les ocasiona un “gravoso coste financiero”.

Las grandes empresas inventan una nueva forma de retrasar el pago a los autónomos

Las grandes empresas están utilizando una nueva treta para pagar a los proveedores y eludir así los plazos de pago que marca la ley de Morosidad. La Plataforma contra la Morosidad (PMcM), presidida por Antoni Cañete, asegura y denuncia que esta nueva modalidad de “confirming con anticipo obligatorio” afecta seriamente a los autónomos y pymes proveedores de grandes sociedades.

Burgera Abogados define el "confirming" como una forma de gestión de los pagos de una empresa con sus proveedores, con intervención de una entidad bancaria. Así, el banco, ofrece a los proveedores la posibilidad de cobrar sus facturas antes de la fecha de vencimiento, a cambio de unos intereses. Cuando la empresa recibe la factura de un proveedor, si es correcta, comunica la orden de pago a la entidad bancaria encargada de realizar el “confirming” indicando la fecha de cargo en su cuenta. El banco, comunica al proveedor la conformidad de la factura y la fecha de vencimiento y ofrece la posibilidad de anticiparle el pago, previo descuento de los costes financieros. Sin embargo, en esta modalidad de "confirming con anticipo obligatorio" la empresa obliga al provedor autónomo a firmar un 'confirming' días antes de los 60 que marca la ley con fecha de pago de meses después y, para más inri, el autónomo se ve obligado a asumir los intereses y las comisiones de la entidad bancaria con la que ha pactado la empresa cliente.

La Plataforma contra la Morosidad ha evidenciado esta elusión de obligaciones con un ejemplo revelador: “Si el proveedor (autónomo) realiza un trabajo el 2 de marzo y la fecha máxima legal de cobro es a los 60 días (1 de mayo), el cliente (gran empresa) le obliga a firmar un confirming por el que se registra que va a cobrar unos días antes de que finalice ese plazo legal (28 de abril), pero teniendo el proveedor que asumir el importe del tipo de interés y de la comisión que se le cargan por firmar un confirming con fecha de vencimiento varios meses después (24 de septiembre). En este caso simulado, por ese anticipo de tres días, al proveedor se le cobrará 22,74 euros de intereses y 500 euros por comisión, con el 87,56% TAE”.

Antoni Cañete ha denunciado que “el cliente —a través de una entidad financiera o por su propia cuenta— deposita el importe de factura en la cuenta del proveedor autónomo antes del cumplimiento del plazo legal de pago (60 días) una vez descontados gastos financieros y comisiones correspondientes al anticipo de un confirming de plazo indeterminado”. 

La PMcM ha manifestado que en los numerosos ejemplos a los que ha tenido acceso, el plazo de los confirmings supera ampliamente los 200 días. “El proveedor es obligado contractualmente al anticipo de un pago confirmado en la fecha y al coste que al contratista principal le convenga. La novedad no es tanto que te obliguen a aceptar un confirming (que ya se venía haciendo), sino el hecho de que te obligan a anticiparlo en una fecha determinada con lo que ello supone”, expone el Presidente de la Plataforma. 

“El cliente (gran empresa) consigue de esta manera simular el pago dentro del plazo legal  y contabilizar la deuda en su balance como «cuentas a pagar a proveedores (autónomo)»”, explican desde la PMcM. El objetivo no es otro que mantener intacta su capacidad de endeudamiento financiero y obtener una gran rentabilidad financiera, “que normalmente comparten con el banco”, aseguran. A lo que añaden que “el efecto para el proveedor es pernicioso, ocasionándole un gravoso coste financiero”.

El autónomo se ve obligado a asumir los pagos

Tal y como explican desde la Plataforma, “el hecho de simular un confirming a un plazo largo, con la obligación de anticiparlo dentro del plazo legal de pago, diluye el efecto financiero real de un anticipo realizado a solo unos pocos días del vencimiento legal de la factura”.

De esta manera consiguen simular unos costes financieros normales cuando en realidad, “se trata de intereses que exceden con mucho el límite de la usura”. De hecho, cuanto más largo sea el plazo del “confirming con anticipo obligatorio”, “más disimulado queda el interés real que está pagando el proveedor a la entidad financiera o al propio cliente por el hecho de cobrar sus facturas dentro del plazo legal de pago”, advierten.

Cañete ha concluido denunciando "algunas compañías grandes ya han diseñado nuevos mecanismos para eludir sus obligaciones, incrementando la opacidad de los contratos e incurriendo en fraudes de ley tales como el pacto de plazos de pago superiores a los legales”, 

Las grandes empresas inventan una nueva forma de retrasar el pago a los autónomos