La próxima semana: el 20, 21 y 22 de diciembre

Los gruistas se solidarizan con la huelga navideña del transporte y no garantizan que puedan asistir a los conductores

Los gruistas se unirán al pero nacional del transporte, los días 20, 21 y 22 de diciembre, realizando únicamente los servicios mínimos. Lo que puede ocasionar retrasos a la hora de asistir a los conductores en carretera.
gruas-autonomos-huelga
Las grúas se suman al paro nacional del transporte. Foto de la Red de Auxilio en Carretera
Los gruistas se solidarizan con la huelga navideña del transporte y no garantizan que puedan asistir a los conductores

Las organizaciones representativas del sector de gruistas en España acaban de reunirse para mostrar su apoyo al transporte y solidarizarse con su paro nacional de la próxima semana. Así, los días 20, 21 y 22 de diciembre estos profesionales realizarán servicios mínimos en los que no pueden asegurar la totalidad de las asistencias a los conductores en las carreteras, no obstante, las asociaciones siguen en reuniones para unificar este criterio. Si bien el colectivo, formado íntegramente por autónomos, está sufriendo también las consecuencias de la subida de costes y otras penalizaciones que ponen en peligro su continuidad, aseguraron que "no pueden paralizar por completo su actividad, ya que se trata de un servicio de auxilio que no puede desatenderse". Sin embargo, muchos conductores que se desplacen en estas fechas navideñas podrán sufrir considerables retrasos si se ven envueltos en algún tipo de incidente con su vehículo.

Las organizaciones insistieron en que durante esos días sus servicios serán mínimos, a modo de reivindicación por la situación que atraviesa el sector. La patronal advirtió al Ministerio de Transportes y Movilidad y a la Dirección General de Tráfico, que, "aunque se dará prioridad a los siniestros en carretera, las asistencias de averías y reparaciones in situ de vehículos turismo y camiones podrían quedar seriamente afectadas y sufrir retrasos o no ser realizadas", explicó la Red de Auxilio en Carreteras (REAC) y AGREGA-GRÚAS.

Esto quiere decir que, si bien estarán atentos a las incidencias viales, los conductores no tendrán la garantía de que su servicio será tan inmediato y ágil como de costumbre, y podrían permanecer horas esperando. El hecho de que esta parcial paralización de la actividad de los gruistas se lleve a cabo en los próximos días se vuelve aún más relevante, ya que son las fechas de más movilizaciones. De hecho, según los datos recabados por la asociación en 2019, previos a la emergencia sanitaria, hubo casi siete millones de desplazamientos y realizaron más de 1,6 millones de asistencias.

La huelga de los transportistas es "inevitable"

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha querido expresar su apoyo al paro nacional de los transportistas que tendrá lugar la próxima semana. "Estoy convencido de que ningún transportista va a esa huelga por voluntad propia, si acuden es por las circunstancias que están viviendo en estos momentos: la subida del precio del carburante, las ideas de poner nuevos impuestos y quitar bonificaciones, el no poder trasladar sus costes a los demás miembros de la cadena ni al consumidor final etc", explicó durante su intervención este jueves en los desayunos que organiza Nueva Economía Fórum.

Además, Amor insistió en que los días del paro, 20, 21 y 22 de diciembre, son días previos a la Navidad en los cuales se desplaza mucha gente, "No me imagino cómo de al límite tienen que estar estos profesionales para convocar el paro justo esa semana. Y no sólo los transportistas, sino también los profesionales de auxilio en carretera, cuyo trabajo es si cabe más imprescindible en estas fechas". Por ello, desde ATA abogaron por "intentar llegar a un acuerdo con la patronal para intentar parar esa huelga: "hay que agotar hasta el último minuto. Están acostumbrados a negociar".

Los gruistas no fueron considerados esenciales

El colectivo denunció además que, durante los meses de confinamiento del Estado de Alamar el Gobierno no consideró su actividad como esencial, al igual que sí lo hizo con otros sectores que actúan de emergencia en nuestro país. "Parece ser que la seguridad vial no era lo suficientemente importante para que nos dejasen desarrollar nuestro trabajo, algo que ha lastrado fuertemente nuestros ingresos", explicaron las asociaciones REAC y AGREGA-GRÚAS. Tanto es así que estos autónomos acudieron a los Juzgados y Tribunales para adquirir esa consideración de esencial y rebatir así el criterio del Ejecutivo.

Según informaron desde las asociaciones, a día de hoy estos profesionales continúan atravesando momentos muy difíciles, que achacan directamente a "la crisis económica provocada por la gestión gubernamental, los incrementos de costes de producción y los abusos existentes en la imposición de condiciones de servicio por algunos de sus proveedores". Los gruistas aseguraron tener por la viabilidad y desarrollo de sus labores en carretera, algo que afectaría seriamente a la movilidad y el mantenimiento de la seguridad vial en todas las vías públicas.

Los gruistas se solidarizan con la huelga navideña del transporte y no garantizan que puedan asistir a los conductores
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad