lunes. 17.01.2022

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE AMBOS REGÍMENES FISCALES

Hacienda da un mes a los autónomos para decidir si van a seguir en módulos o se cambian a estimación directa

Montero_Hacienda
María Jesús Montero, ministra de Hacienda
Hacienda ha dado un mes de plazo, hasta el 31 de diciembre de 2021, para que los autónomos renuncien al sistema de módulos en el caso de que ya no cumplan los requisitos o, cumpliéndolos, prefieren cambiar a estimación directa.
Hacienda da un mes a los autónomos para decidir si van a seguir en módulos o se cambian a estimación directa

Hacienda volvió a prorrogar un año más los anteriores límites para permanecer en el régimen de estimación objetiva, también conocido como módulos, y publicó recientemente las condiciones que deben cumplir los autónomos para poder permanecer un año más en él si pueden y si les interesa. De lo contrario, deberían renunciar antes del 31 de diciembre y pasar al régimen de estimación objetiva.

Más de 400.000 autónomos -fundamentalmente comerciantes, hosteleros y transportistas- que tributan por estimación objetiva cuentan con algunas condiciones especiales de tributación, que les pueden resultar más o menos ventajosas, como pagar siempre el mismo impuesto según la 'celda' o 'índice' en el que se encuentren, en función de baremos objetivos como los metros cuadrados del local o los empleados a cargo. También tienen muchas menos trámites administrativos con el Fisco, al venir predeterminados sus impuestos y no tener que llevar contabilidad.

Ahora bien, mientras que cualquier autónomo puede acceder libremente al régimen de estimación directa -en el que se calculan los impuestos en función de los ingresos y gastos-, no todos pueden estar en módulos. De hecho, y como cada año, Hacienda publicó el pasado 2 de diciembre la Orden HFP/1335/2021 con las condiciones que habrá que cumplir para tributar por estimación objetiva durante 2022, que son exactamente las mismas que ha habido durante este año. 

Concretamente, los autónomos podrán acceder o permanecer -si ya están acogidos- al régimen de módulos siempre y cuando no hayan superado el umbral de 250.000 euros en 2021, en el caso de trabajadores por cuenta propia que venden directamente a particulares. Si facturan a empresas, el umbral no debe superar los 150.000 euros anuales en 2021. 

Hasta el 31 de diciembre para renunciar a módulos si no se cumplen los requisitos o no les resulta ventajoso

En el supuesto de estar ya en el sistema de módulos y comprobar que se han superado estos límites y ya no se cumplen los requisitos, o que no se han superado pero el régimen ha dejado de ser ventajoso, Hacienda ha dado un mes de plazo para renunciar al sistema de cara a 2022.

Según recoge la orden de Hacienda, "los contribuyentes del IRPF que desarrollen actividades a las que sea de aplicación el método de estimación objetiva y deseen renunciar o revocar su renuncia para el año 2022, dispondrán para ejercitar dicha opción desde el día siguiente a la fecha de publicación de esta Orden -2 de diciembre- hasta el 31 de diciembre del año 2021". 

¿Cómo se puede renunciar a módulos y pasar a estimación directa? 

Los autónomos que ya prevean que no van a cumplir las condiciones de facturación para permanecer un año más en módulos pueden -y deben- adelantarse a la revisión que hará Hacienda a posteriori en 2022, y renunciar al sistema antes de que la inspección lo regularice. En ese caso deberán pasar a la tributación por estimación directa.

Esta renuncia, según la Agencia Tributaria, se puede hacer por dos vías: 

  • Presentando una declaración censal con el Modelo 036 o 037 (renuncia expresa).
    • Con carácter general, durante el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en el que deba surtir efecto. Este año, el plazo es entre el 2 de diciembre y el 31 de diciembre de 2021. De este modo, el autónomo ya pasaría a tributar por estimación directa desde 2022.

    • Si inicias una nueva actividad, en el momento de presentar la declaración censal correspondiente; es decir, antes del inicio efectivo de la actividad.

  • Pero también se puede hacer mediante "renuncia tácita", es decir, presentando el pago fraccionado del primer trimestre (el 20 de enero de 2022) o del primer trimestre del ejercicio, si inicias la actividad, con el Modelo 130.

En todo caso, hay que tener en cuenta que, mientras que para el sistema de módulos la permanencia mínima debe ser de un año, y en cada ejercicio se da la posibilidad de salir, para el de estimación directa el periodo mínimo son tres. Esto significa que los autónomos que decidan salir este año de módulos, habida cuenta de la polémica que arrastra el régimen y de la pretensión de muchas organizaciones e instituciones de acabar con él -ya sea de un año para otro o de forma transitoria-, es posible que tarden en volver a acceder a él. 

Módulos o estimación directa ¿Qué compensa más a los autónomos?

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) publicó recientemente un documento con varias recomendaciones que se pueden llevar a cabo este año de cara a mejorar la RENTA a presentar en 2022. Entre sus consejos, está precisamente que los autónomos que están en módulos calculen sus rendimientos netos y se planteen si pueden seguir o no un año más en el sistema. Además, si pueden, también deberían comprobar si les interesa permanecer en este régimen, ya que los módulos no siempre tienen que ser más ventajosos para el contribuyente.

Según los economistas del REAF, "los autónomos que estén este año en el régimen de estimación objetiva -o módulos-, deberían hacer un cálculo del rendimiento neto que declararían si estuvieran en estimación directa ya que les puede compensar. Si les conviene más, pueden renunciar a módulos de cara al año que viene, pero sólo es posible si la renuncia se hace efectiva en diciembre de este año o, como muy tarde, cuando se presente el pago fraccionado del primer trimestre de de 2022 por estimación directa. De interesar más el régimen de estimación objetiva que se está aplicando, los asesores fiscales de CGE recomiendan vigilar el cumplimiento de los límites en 2021 para no verse obligados a pasar a estimación directa en 2022". 

No hay que olvidar que el régimen de módulos es un sistema establecido de antemano, "y eso no tiene por qué compensar siempre al autónomo, como muchos se piensan. El calculo de los rendimientos a declarar es fijo, pierdas o ganes. Si tu actividad funciona con normalidad, es posible que compense. Pero hay muchos autónomos que han tenido pérdidas este año y han tenido que pagar más precisamente por estar en módulos", explicó Luis Del Amo, secretario técnico del REAF del Consejo General de Economistas (CGE). 

En el régimen de estimación objetiva, el cálculo de los beneficios que el autónomo obtiene de la actividad viene estimado ya por unos indicadores determinados por Hacienda, en función de la superficie del local, el consumo de electricidad, el número de personas que trabajan en el negocio… Sin embargo, en el régimen de estimación directa se cuenta el beneficio real obtenido, es decir, el total de ingresos menos los gastos deducibles. A la cantidad resultante, se le aplica el tipo impositivo correspondiente. Y si no hay beneficio no se aplica el tipo.

Ventajas y desventajas de los módulos

El sistema de módulos, el preferido por pequeños comerciantes, hosteleros de barrio, profesionales de la peluquería o la estética o talleres no muy grandes, ofrece una primera ventaja: desde el punto de vista administrativo es el más sencillo. A efectos fiscales, no hay que declarar ni los ingresos, ni los gastos ni los beneficios. Por tanto no es necesario llevar una contabilidad del negocio. Durante los tres primeros trimestres del año, Hacienda toma como referencia los datos fiscales del año anterior y revisa los módulos en el cuarto. De cara a posibles revisiones de la Agencia Tributaria, este sistema ofrece al contribuyente mucha más tranquilidad.

La segunda ventaja de este sistema es que se paga a Hacienda siempre lo mismo. Al estar sujeto a unos indicadores previos, no hay variaciones. Da igual si se han obtenido más beneficios. Lo malo es si hay pérdidas porque el impuesto no baja tampoco. Esto es especialmente útil para aquellos que obtienen un rendimiento real mayor y para quienes prevén aumentar los beneficios en los próximos ejercicios. Una actividad tipo a la que este sistema le beneficia es aquella en la que hay mucho movimiento y poco personal (por ejemplo, un bar pequeño).

Por el contrario, la principal ventaja del régimen de estimación directa es que el impuesto se ajusta realmente a las ganancias del negocio y beneficia al que tiene tener pérdidas -cosa que todavía le está sucediendo a buena parte del colectivo por la crisis-, porque entonces tributa mucho menos o no paga nada. También es el más aconsejable para los que empiezan en una actividad, ya que en los inicios normalmente se tienen más gastos que ingresos. Así mismo, los expertos aseguran que la estimación directa también es la más indicada para negocios que tienen más personal, porque así declaran los beneficios reales y no los estimados que, a raíz de su plantilla, pueden ser mayores.

Hacienda da un mes a los autónomos para decidir si van a seguir en módulos o se cambian a estimación directa