miércoles. 30.09.2020

RECLAMAN AL GOBIERNO MEDIDAS PARA #SALVARLAHOSTELERÍA

Hosteleros de toda España salieron a la calle en una concentración histórica: “no he abierto el bar para poder venir "

Hosteleros de toda España salieron a la calle en una concentración histórica: “no he abierto el bar para poder venir "

Con el lema #SalvarLaHostelería, los bares y restaurantes de toda España se concentraron este miércoles para exigir al Gobierne que actúe "ya". Incluso se sumaron empleados que "no están cobrando el ERTE" 

Hosteleros de toda España salieron a la calle en una concentración histórica: “no he abierto el bar para poder venir "

Este miércoles los turistas que visitaban Santillana del Mar (Cantabria) se han quedado sin catar el cocido montañés que sirve el Mesón Ojancano. Su dueño y presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, Ángel Cuevas, abandonó por primera vez en su vida su puesto de trabajo como hostelero para acudir este miércoles a la concentración que reunió a todo el sector en la madrileña Plaza de Cibeles.

Como él, fueron muchos los autónomos dedicados a la hostelería que dejaron su negocio cerrado y se desplazaron, equipados con su mascarilla, con carteles reivindicativos -y guardando en todo momento la distancia de seguridad- hasta la capital para exigirle al Gobierno que actúe “porque la crisis del covid-19 está siendo la ruina del sector”, comentó Cuevas.

Así, bajo el lema #SalvarLaHostelería, los dueños de bares, restaurantes, pubs y discotecas de todas las comunidades autónomas –acudieron más de 50 organizaciones representativas del sector- se concentraron este miércoles para dar visibilidad a las dificultades por las que atraviesa el sector, para reclamarle al Gobierno la puesta en marcha de un ‘Plan Estratégico’ para la hostelería y para alzar su voz y gritar un “basta ya a la criminalización de la actividad”.

La hostelería, junto con el ocio nocturno, es uno de los sectores que más limitaciones tiene. El vaivén de las restricciones ha generado una incertidumbre en el sector, que ha obligado a muchos bares y restaurantes a abrir a pérdidas, y a otros les ha llevado al cierre. Más de 40.000 locales en toda España han bajado para siempre la persiana por la crisis del covid-19. Una cifra que, según las últimas previsiones de la Confederación Española de Hostelería España (CEHE), no mejora. Calculan que, de no tomar medidas y en el peor de los escenarios, podrían llegar a cerrar más de 85.000 establecimientos y, con ellos, se perdería entre 900.000 y 1,1 millón de puestos de trabajo, tanto directos como indirectos (distribuidores) antes de final de año.

Necesitan medidas y las necesitan "ya"

Los datos, si bien son catastróficos, no han hundido a un sector que se levanta y pide que actúe la Administración antes de que sea tarde. Como dijo el presidente de CEHE, Jose Luís Yzuel, durante su discurso en la concentración, “nosotros hemos venido aquí llorados de casa”. Lo que quieren ahora es “dejar de ser ninguneados por el Gobierno”. Necesitan que el Ejecutivo ponga en marcha medidas pronto en favor del “sector que más felicidad genera”, como lo definió Yzuel.

Una respuesta rápida es también la petición que hizo Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). La hostelería es unos de los sectores que mayor peso tiene dentro del colectivo de trabajadores por cuenta propia y, por eso, pidió “una respuesta para todos los autónomos, las empresas y todos los empleados que dependen de un sector como es la hostelería, que 'las están pasando canutas' y no ven la recuperación por ningún sitio”.

Según Amor, a la hostelería y al ocio nocturno se le han impuesto toda clase de medidas para restringir, o incluso suspender su actividad, pero ninguna para ayudarles económicamente.

Una crisis dentro del sector que, como apuntó Amor, es más grave en los pueblos que en las grandes ciudades. “En cualquier localidad de nuestro país hay un bar y muchos están cerrados. Mira, por ejemplo, los situados en los centros de mayores que no han podido abrir, pero que tampoco tienen ninguna ayuda". Y eso que "siempre nos decían que nadie se iba a quedar atrás”.

“Nuestros empleados no han cobrado los ERTE”

Los hosteleros pidieron urgencia en las actuaciones de la Administración, pero no sólo para la puesta en marcha de medidas específicas para la actividad, sino también en aquellas de carácter general como, por ejemplo, la negociación de los ERTES (Expedientes Temporales de Regulación de Empleo). Señalaron que su ampliación debería estar ya acordada, y no para Navidad.

La ampliación de los ERTE es un tema que les afecta y les preocupa bastante, pues atiende a una de las partes fundamentales de su actividad: los empleados. Según denunció el presidente de CEHE, “nuestras plantillas, que son lo más importantes que tenemos, aún no han cobrado los ERTE”. De hecho, muchos de los hosteleros han tenido que aportar algunos ingresos a sus trabajadores para poder ayudarles durante este periodo en el que no han recibido ningún pago por parte del Estado.

Ejemplo de ello es el Beatriz Méndez, dueña del Bar Horacio, un pub nocturno de Madrid. Méndez, que estuvo presente en la concentración, dijo que “está siendo horrible. Estamos cerrados y no tenemos ningún tipo de ayuda. Nuestros empleados no han cobrado el ERTE y hemos tenido que utilizar parte del aval del ICO que pedimos para poder ayudar a nuestros trabajadores”.

Se ayuda al bar y se ayuda a la familia

En la concentración no sólo había autónomos de la hostelería, del ocio nocturno, sino que también había empleados. Yonela Burriana fue una de ellas. Burriana es camarera de un pub en el municipio de Rivas-Vaciamadrid y se unió este miércoles a su jefe y al resto de hosteleros para pedir ayudas al Gobierno. Levantaba el cartel: ‘Perdemos nuestros negocios. Perdemos nuestra casa’ mientras reclamaba que el local donde trabaja pudiese abrir, aunque sólo fuese la terraza con cuatro mesas.

hosteleria-madrid-concetración

Las ayudas no llegan, "pero las multas sí"

Mientras cientos de hosteleros denunciaban públicamente su situación en la Plaza de Cibeles, en el Ayuntamiento de Madrid se celebraba el primer Pleno del Consistorio tras la vuelta de vacaciones y en el que se aprobó la decisión de no cobrar la tasa de terrazas a los bares y restaurantes de la capital hasta final de año. El director de Hostelería Madrid, Juan José Blardony, si bien alabó la actuación del Gobierno regional en cuanto a la aceleración de los procesos para conseguir una terraza, criticó que todavía quedaban muchas concesiones de terrazas en Madrid por resolver.

La instalación de mesas fuera de los establecimientos se ha convertido en un elemento clave para obtener rentabilidad, sobre todo durante la alerta sanitaria, ya que los clientes preferían la terraza. Sin embargo, cada vez tienen un uso más limitado. De hecho, una de las últimas actuaciones sanitarias aprobadas en el mes de agosto y que impedían fumar en la vía pública -siempre y cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad de dos metros-, perjudica enormemente a la caja de los bares y restaurantes. Porque “obliga a los clientes fumadores que quieran hacer uso de una terraza a sentarse solos en una mesa” y desanima a muchos fumadores a consumir más tiempo. Para Yzule, “la prohibición de fumar es un gol que nos han metido por la escuadra”.

En este sentido, Javier Olmedo, presidente de la Plataforma por el Ocio y la Cultura de Madrid, definió como "boicot" las restricciones que se han impuesto "a las terrazas del ocio nocturno. No han dejado abrir a cientos de pymes del sector en Madrid”. Cabe recordar que los pubs o discotecas, aunque tengan terraza, por pertenecer a la categoría de ocio nocturno tienen que permanecer cerrados. Esto, a su juicio, es muy injusto. Igual que también lo es que "la Administración se retrase y se colapse para conceder permisos de terraza o ayudas, pero no para hacer llegar las multas a los bares que incumplen alguna de las muchas medidas que se les impuso”.

El ocio nocturno, el único sector suspendido

El presidente de España de Noche, Ramón Más se llevó, junto a Yzuel, gran parte de los aplausos y vitoreos de profesionales del sector allí presentes. Su defensa sobre el ocio nocturno – “se ha hecho una injusta criminalización de nuestro sector" – y su petición especial de ayudas para los autónomos y pymes del sector arrancó en varias ocasiones el aplauso de los hosteleros concentrados.

En concreto, fue su convencimiento de que “no hay, ni ha habido ninguna evidencia que identificara a los locales de ocio nocturno como uno de los factores de riesgo más relevantes, como causantes de los contagios de la covid-19 y que, sin embargo, se han criminalizado desde el principio”. Para él, es en los botellones, en las reuniones familiares y aquellas celebraciones que tienen lugar en un ambiente que no es público, dónde se originan los contagios.

Los autónomos que no pudieron ir y cerraron durante 10 minutos

Fueron muchos los autónomos que no pudieron asistir a la manifestación. Están ellos solos y no pueden permitirse, bajo las circunstancias tan complicadas que atraviesan, abandonar su actividad para acudir a la concentración. Aún así han querido sumarse a la reivindicaciones del sector y lo han hecho cerrando durante 10 minutos.

Así, a lo largo de toda España, los bares y restaurantes que todavía siguen abiertos han cerrado voluntariamente durante un escaso pero intenso periodo de tiempo para concienciar al Gobierno de la importancia de su sector. Ésta es una de las acciones que advierten desde CEHE, que se llevará a cabo de forma reiterada en el caso de no ver respuesta por parte de la Administración.

El presidente de Hostelería de Asturias (OTEA), Jose Luis Almeida, contó que aunque él no tuvo que cerrar para venir a la concentración, “nuestro personal sí que ha echado el cierre durante 10 minutos. De las 11.00 y hasta las 11.10 de la mañana hemos bajado la persiana para reivindicar la situación”. Una actuación que se repitió, como han dejado ver muchos hosteleros en las redes sociales, en diferentes puntos de España.

Las cuatro medidas que piden los hosteleros

Los hosteleros de toda España se han concentrado para reclamar al Gobierno cuatro medidas/actuaciones que consideran básicas.

  • Estimular la demanda de familias y empresas con la aplicación de bonos; mejoras en el tratamiento fiscal y exoneración en vales de comidas; reducción temporal del IVA en Hostelería, y por último, un Plan Estratégico de la Gastronomía.
  • La imposición de medidas higiénico sanitarias coordinadas con las autoridades competentes que permitan una gestión eficaz, ante posibles brotes y procesos de cuarentena.
  •  Actuaciones de apoyo efectivo al empleo, con la ampliación de los ERTES hasta que cambien las circunstancias, asegurando una mayor exoneración de la cotización a la seguridad social a los negocios que tengan una apertura parcial y exonerando al 100% a los que estén cerrados.
  • Medidas de apoyo a la estructura empresarial sectorial con recursos a fondo perdido para las facturaciones inferiores al 25% de lo habitual, ampliación de dos años en los periodos de carencia de la financiación recibida por el COVID-19 y bonificaciones fiscales tanto en costes de arrendamientos y suministros, como en impuestos especiales y tasas municipales.

Hosteleros de toda España salieron a la calle en una concentración histórica: “no he abierto el bar para poder venir "