Inconcreciones a la hora de bonificar el precio de los carburantes

Las patronales del transporte rechazan volver a la actividad ante la falta de medidas del Gobierno

Las principales patronales de transportistas autónomos ven inviable que el sector vuelva a la actividad. Al contrario, cada vez hay más camiones que deciden parar. Consideran que las medidas propuestas por el Gobierno son insuficientes a pesar de su promesa, sin concretar, de bonificar el precio de los carburantes.

El Gobierno accede a las peticiones de los transportistas autónomos.
El Gobierno accede a las peticiones de los transportistas autónomos.
Las patronales del transporte rechazan volver a la actividad ante la falta de medidas del Gobierno

“Si no se consigue un acuerdo, inevitablemente pararemos la actividad”, anunciaban fuentes internas de las principales patronales de transportistas. Después de varias reuniones, de multitud de protestas y de parones en las carreteras, el Gobierno prometió el pasado lunes a las organizaciones representativas del sector del transporte bonificar los carburantes para paliar la creciente subida del precio del combustible. Sin embargo, no concretó el modo de hacerlo y como ya anunció este medio, las otras medidas que anunció el Ejecutivo y que entrarán en vigor el próximo 1 de abril, son “insuficientes y tardías” para las organizaciones del sector. Señalan que la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, no concretó en que consistirán las medidas, cómo se articularan, qué ayudas se darán y si estas acogen tanto a vehículos pesados como a ligeros.

Ante esta situación que se agrava cada día, las principales asociaciones de transportistas -Fetransa, Fenadismer y Feintra- anunciaron en un comunicado que "inevitablemente" el sector seguirá parado hasta que el Gobierno no concrete medidas reales que verdaderamente ayuden a los autónomos que trabajan en el sector del transporte. 

Después de la reunión de este lunes entre la Comisión Nacional del Tranporte por Carretera (CNTC) -donde están representadas todas las federaciones del sector- y el Gobierno, el ministerio anunció que ofrecería a los autónomos una bonificación del precio del gasóleo profesional. La partida que piensa destinar el Ejecutivo a esta medida asciende a 500 millones de euros con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, los transportistas echan en falta que el Ejecutivo valide las medidas y cuantías en el próximo Consejo de Ministros, aunque la promesa es hacerlo a partir del próximo 1 de abril. "Es una medida a la que nos comprometemos", anunció la ministra de Raquel Sánchez en rueda de prensa.

Esta reunión viene precedida por otras anteriores en donde no se avanzó nada. Se barajaron distintas soluciones que finalmente fueron descartadas. Entre ellas estaba la vía fiscal en la que se consideró la posibilidad de reducir el IVA o del Impuesto de Hidrocarburos – el 50% del total del combustible-. Finalmente se barajó la devolución mes a mes de la bonificación por el gasóleo profesional que en la actualidad se realiza trimestralmente. Ello daría algo más de liquidez a los autónomos. Por otro lado, el Ejecutivo se ha comprometido a la publicación semanal del Índice de Variación del Precio del Combustible – imitando al modelo portugués-. Todas estas iniciativas han sido calificadas como insuficientes por las organizaciones.

Un acuerdo que no evita el paro del sector del transporte

Como era de esperar, esta batería de medidas que propone el Gobierno no satisfizo a los representantes de los transportistas y estos avanzaron ayer que no evitarán el paro técnico de estos autónomos. Al menos, explican desde las patronales, “hasta que no sean detalladas las medidas urgentes y efectivas que requieren los transportistas autónomos para poder salir de la ruina en la que se encuentran en la actualidad”.

Las federaciones nacionales de transportistas, Fetransa, Fenadismer y Feintra anunciaron tras la reunión el valor positivo de las medidas propuestas por el Gobierno pero, al mismo tiempo, pusieron de relieve su falta de “concreción y contundencia no transmiten seguridad al sector”. Asimismo, desde las patronales no entienden como en el resto de vecinos europeos – Francia y Portugal llevan meses atajando la subida de los carburantes – ya han concretado medidas para superar la actual crisis del y el Ejecutivo “se resiste incomprensiblemente a anunciar que dinero les va a llegar realmente al bolsillo a cada autónomos o negocio para amortiguar el impacto de la subida de los combustibles”. Especialmente cuando dichas federaciones llevan semanas exigiendo reuniones y medidas urgentes al Gobierno. Asimismo, las empresas de grúas de auxilio en carretera (la nueva alianza para la mejora del auxilio en carretera que aglutina más de 2500 grúas y vehículos taller ) se adhirió al paro técnico de transportes.

Al igual que otros sectores esenciales – agricultores, ganaderos, pescadores, etc. - los autónomos dedicados al transporte por carretera ven como el precio de los carburantes se come casi el 30% de sus beneficios tras la crisis derivada de la pandemia y el reciente conflicto entre Rusia y Ucrania que ha volatilizado la economía mundial. Cabe destacar que estas negociaciones se producen al margen del paro indefinido de transportistas convocado por una asociación minoritaria del sector que no tiene representación en el CNTC, pero que ha ocasionado una alta incidencia en el suministro de bienes por la presión hecha en las carreteras y contra conductores asalariados, quienes - al no ser una huelga - no estaban llamados al paro.

Los acuerdos del Real Decreto son inviables para muchos autónomos del transporte

Durante reuniones anteriores entre la ministra y los representantes del transporte, Sánchez se escudó en el Real Decreto-ley que el Gobierno aprobó el pasado 1 de marzo de ‘medidas para la mejora de la sostenibilidad del transporte de mercancías por carretera y del funcionamiento de la cadena logística’. “Dentro del Real Decreto hay herramientas muy buenas. En especial, el establecimiento de una revisión obligatoria del precio de los portes del transporte cuando varíe el precio del combustible desde el momento de la contratación hasta la realización efectiva del viaje. Sin embargo, repercutir dichos costes a la factura de los clientes está siendo inviable, especialmente para los autónomos y pequeños negocios”, comentó Antonio Villaverde, presidente de la Asociación de Transportistas Autónomos (ATA) y vicepresidente de la Federación Nacional de Transporte por Carretera (Fetransa).

Este Real-Decreto surgió tras el anuncio de un paro nacional del transporte el pasado mes de diciembre que el Gobierno evitó tras acordar con el CNTC una batería de medidas que mejorasen la precaria situación y agotamiento de los transportistas. “La realidad práctica es imposible puesto que no existe un régimen sancionador. Muchos autónomos nos han contado que al incluir el precio del combustible en sus facturas, es la última vez que trabajan con en ese cliente. Muchos de ellos están diciendo que si aplicas ese coste en la factura no volverá a trabajar el mes siguiente. Esta era una gran solución para aliviar el alto precio del combustible, pero muchos trabajadores por cuenta propia no lo aplican ante esa amenaza de perder el poco trabajo que les queda”, valoró el vicepresidente de Fetransa.

El incremento de los combustibles se come los beneficios de los transportistas autónomos

La gasolina se ha convertido en un artículo de lujo para los transportistas. Estos autónomos llevan meses – más allá de las consecuencias del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia – viendo como el precio del combustible no para de subir, superando en este momento los 1,95 euros por litro – un 40% más que en marzo de 2021-. Situación insostenible para estos profesionales – taxistas, camioneros, agentes comerciales, furgoneteros, etc. - que ven como el coste principal de su actividad se come prácticamente la totalidad de sus ingresos.

 El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó en el Congreso de los Diputados que el encarecimiento del gasóleo se debía principalmente a “la guerra de Putin” en Ucrania y a la falta de abastecimiento de ciertos recursos, principalmente energéticos. Sin embargo, como hemos venido informando en este medio, desde principios de 2021, tras la vuelta a la actividad de muchos negocios y empresas después de la pandemia, el precio de la gasolina se disparó. Actualmente, la gasolina Sin Plomo 95 cuesta 1,85 euros el litro, 30 céntimos más que en febrero de este año. Asimismo, el gasóleo ronda los 1,81 euros por litro, que en el último mes se ha encarecido en 40 céntimos. Ambos combustibles han tocado techos históricos nunca antes vistos en España.

Las patronales del transporte rechazan volver a la actividad ante la falta de medidas del Gobierno
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad