Sábado. 15.12.2018

POR EL CIERRE DEL TRÁFICO EN “MADRID CENTRAL”

El Plan Carmena pone en peligro a más de 150.000 autónomos

Foto: Asociación Comerciantes Barrio de las Letras
Foto: Asociación Comerciantes Barrio de las Letras

Cerca 125.000 propietarios de negocios en Madrid temen la entrada en vigor de las ordenanzas que limitan el acceso de vehículos a los barrios de la almendra central que podría acarrear pérdidas de facturación de hasta el 17% de media. A ellos se suman otros 30.000 trabajadores por cuenta propia del sector del transporte que tendrán que hacer sus repartos en apenas cuatro horas, de 7:00 a 11:00 de la mañana.

El Plan Carmena pone en peligro a más de 150.000 autónomos

De no rectificarse, el Plan Carmena para la movilidad sostenible en Madrid tendrá como consecuencia directa la caída de entre un 15% y un 17% de las ventas de los pequeños comercios, según las estimaciones de la Plataforma de Afectados por Madrid Central. A partir de ahí, el efecto dominó “si no se vende, lo primero será prescindir de los empleados y, si con eso no es suficiente, se acabará cerrando el negocio”, lamenta Elena Melgar, presidenta de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) Madrid.

De hecho, según los datos que maneja la citada Plataforma (obtenidos a partir de la información facilitada por el propio Ayuntamiento de la capital) son 263.905 los empleos que sostiene el comercio en las zonas afectadas, de los cuales 124.491 (el 47,17%) se corresponden con autónomos sin ningún trabajador a su cargo. A ellos se suman otros aproximadamente 30.000 empleos del sector del transporte -en todas sus modalidades (ligero, discrecional…)- y la distribución cuya actividad, en palabras del portavoz de la Plataforma “está seriamente en peligro. Si no nos dejan entrar a repartir obligarán a muchos a dejar la actividad”.

Estas cifras podrían ser incluso superiores, “¿dónde está el estudio de impacto económico que es obligatorio por Ley?” pregunta César García Arnal, secretario general de AMTAS (Asociación Madrileña de Trabajadores Autónomos) – UPTA. Por su parte, Melgar añade, “no hemos podido hacer una estimación de cuáles serán las repercusiones a nivel de empleo y facturación porque el Ayuntamiento no ha facilitado datos. Hay enormes vacíos de información y la poca que hay es difusa”.

La realidad es que según denuncian las 32 asociaciones que integran la plataforma y el propio Comité Madrileño de Transporte por Carretera, (CMTC) el consistorio que dirige Manuela Carmena ha actuado, tanto con el Plan Madrid Central como con la Ordenanza de Movilidad Sostenible y los protocolos anticontaminación, de forma improvisada, sin valorar las consecuencias ni escuchar a los afectados. “Se nos ha oído pero no se nos ha escuchado”, afirma Jesús Gonzalo, presidente del Comité y de la mesa de movilidad y transporte de Madrid Foro Empresarial. Gonzalo explica que de las 93 alegaciones que presentó el sector del transporte a la Ordenanza como al Plan “sólo han aceptado 16 y, de ellas, sólo dos afectan al transporte de mercancías”.

De hecho, será este último “el más perjudicado. Las perdidas de empleo se van a dar entre los autónomos”, alerta. A partir del próximo 23 de noviembre y hasta el 1 de enero de 2020 los vehículos de menos de 3.500 toneladas de masa máxima autorizada, es decir, el transporte ligero (repartidores, mensajeros,…) sin distintivo -altamente contaminantes y de antigüedad mayor a 10 años- sólo podrán realizar sus repartos de 7:00 a 13:00. En el caso de los de etiqueta medioambiental B el margen se amplía hasta las 15:00. A partir de la entrada de la nueva década, las condiciones se recrudecen. Quienes no tengan distintivo no podrán acceder a barrios tan castizos como las Letras, Huertas, Retiro o Preciados, los de calificación B sólo podrán hacerlo de 7:00 a 13:00.

Se da la circunstancia de que, según explica Antonio Villaverde, presidente de la Asociación de Transportistas Autónomos (ATA), “el 85% de los vehículos de reparto se integran en estas dos clasificaciones, de ellos el 40% no tienen distintivo”. Aunque, en el caso de los medios de transporte con etiqueta C, ECO los horarios se amplían hasta las 21 y 23 horas y en los CERO pueden circular las 24 horas del día, “el problema está en la renovación de las flotas. Es prácticamente imposible”. En primer lugar por los costes.

Si bien todavía no hay un baremo de precios exactos para vehículos eléctricos de transporte ligero “porque no existen”, tanto Villaverde como Gonzalo coinciden en que, -teniendo en cuenta los precios actuales de los coches para particulares- “el coste se puede duplicar fácilmente”. Así, “si una furgoneta diésel tiene un precio de unos 30.000 euros, calculamos que las ECO estarán entre los 60.000 y 70.000 euros”. Un agujero que cubrir a golpe de fondos propios ya que “hay muy pocas ayudas, las que hay son insuficientes y están mal gestionadas”, apostilla el presidente de la Asociación de Transportistas Autónomos.  

Otro agravante es la falta de infraestructuras. “No hay postes de recarga de vehículos eléctricos. Es más, ¿alguien se ha interesado en estudiar si la red eléctrica del centro de Madrid soporta la instalación de estos cargadores?”, pregunta el presidente de AMTAS – UPTA. “Tampoco se sabe nada de los párkings disuasorios para trabajadores y usuarios a la entrada de Madrid o de los planes de refuerzo del transporte público”, que facilitarían el desarrollo de actividades como la de agente comercial. ¿Qué va a pasar con un representante de cosméticos que venga de Barcelona?

Desabastecimiento y caos de tráfico

La previsión y análisis de los que adolece el Plan Carmena se traducirá, según las asociaciones de autónomos, comerciantes y transportistas en problemas de desabastecimiento en los comercios de Madrid Central. Pongamos el caso de un bar del barrio de la Latina de unos 100 metros cuadrados. Este tipo de locales pueden llegar a recibir suministro de cerveza hasta cinco veces al día ya que no tienen espacio para almacenar más. “O alquilan otro local o dejan de servir cerveza pasado el mediodía. El desabastecimiento está más que asegurado”, advierte el portavoz de la mesa de transporte de Madrid Foro Empresarial.

Asimismo, ¿qué va a pasar con los autónomos que hacen repartos para los grandes de la distribución como El Corte Inglés o Amazon? “Sus rendimientos proceden de hacer muchos servicios y, obviamente estos se van a ver reducidos, como poco, a la mitad”, asevera. Otro problema añadido es el  de la economía sumergida mucho que no sólo será mucho más compleja de combatir sino que, además podría incrementarse, “al no poder entrar con un vehículo profesional emplearan sus turismos”.

Por otra parte, bajando al escalón de la ciudadanía, la primera consecuencia directa será el caos en el tráfico en plena hora punta de la mañana. “Habrá que levantarse una hora antes, y como dice el refrán…”, comenta con ironía Gonzalo,  

Desde el Ayuntamiento, la posición es clara. No se dará marcha atrás con la restricciones. La pasada semana la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, afirmó que el proyecto da respuesta a una demanda "clarísima" de los vecinos de los barrios que conforman la almendra central de la capital, siendo el objetivo "la convivencia, a la salud, la lucha contra la contaminación y la mejora de las condiciones de los residentes. Es nuestra obligación reducir el impacto del coche privado en la ciudad". Además, recordó que la decisión "no es sólo un acuerdo avalado por el Pleno" sino que se corresponde con una de las acciones del Plan A, "presentado y avalado por la UE".

Manifiesto por la sostenibilidad

Si bien las medidas que ha tomado la corporación municipal son, en palabras de García Arnal “cortoplacistas y populistas”, la realidad es que tanto las asociaciones de autónomos como la CMTC y las asociaciones que integran la Plataforma son contrarias a que se tomen medidas a favor de la preservación y mejora del medioambiente. “Somos conscientes y consideramos necesario que se desarrollen iniciativas y se tomen medidas en este sentido, pero éstas han de respetar el trabajo y el bienestar de todos los madrileños. No se puede restringir todo y perjudicar la economía de una ciudad como Madrid, en la que los autónomos empiezan ahora a respirar y encabezan la creación de empleo”, destaca Elena Melgar.

A este respecto, la Plataforma Afectados por Madrid Central se muestra abierta al diálogo y, precisamente hoy presentará el Manifiesto por la sostenibilidad integral de la ciudad y por la mejora del proyecto Madrid central. Un acto en el que se ratificará el compromiso ambiental de la Plataforma y se explicarán los puntos en los que la Delegación de Medio Ambiente ha incumplido con los compromisos adquiridos durante el proceso de diálogo sobre el proyecto de Madrid Central, asimismo se expondrán las necesidades básicas para garantizar la sostenibilidad Integral del Proyecto Madrid Central.

Por el momento no se prevé ninguna otra movilización más allá. Aún así, el presidente del Comité Madrileño de Transporte advierte que “no está previsto. No obstante, si la situación nos lleva a un callejón sin salida y se empieza a traducir el pérdidas de puestos de trabajo, las administraciones han de tener en cuenta que si hay alguien que puede parar Madrid es el sector del transporte”. 

El Plan Carmena pone en peligro a más de 150.000 autónomos