Sus gastos han aumentado un 23,3% interanual

CEPYME advierte que los costes de los autónomos y pymes están creciendo más rápido que sus ventas

El último estudio sobre la situación de las pymes elaborado por CEPYME señala que los costes de las pequeñas empresas continúan aumentando a un ritmo mayor que sus ventas, lo que provoca una reducción de sus márgenes de beneficio. Esta tendencia se ha mantenido en los dos últimos trimestres analizados.

autonomos-ventas-costes
CEPYME advierte que los costes de los autónomos y pymes están creciendo más rápido que sus ventas
CEPYME advierte que los costes de los autónomos y pymes están creciendo más rápido que sus ventas

Los elevados niveles de inflación y el incremento de los precios del carburante o las materias primas que ha afectado a los pequeños negocios este año ha provocado que sus costes suban más rápido que sus ventas. Así lo refleja el último indicador publicado por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) sobre la situación de la pyme en el tercer trimestre de 2022, que revela el mantenimiento de la tendencia negativa en los seis últimos trimestres.

En este último periodo analizado, según CEPYME, se confirma que los costes globales de la empresa han acelerado su ritmo de crecimiento hasta un 23,3% más en tasa interanual, de manera que se acumulan "ya seis trimestres seguidos en los que los costes crecen a un ritmo más rápido que las ventas, lo que provoca una reducción de los márgenes de las empresas que redunda, finalmente, en una menor liquidez y pérdida de competitividad". 

Así pues, como refleja el Indicador del tercer trimestre, la inflación está determinando un importante empeoramiento de la situación de las pymes. Aunque la facturación de las empresas se ha incrementado un 14,3%, las ventas nominales moderaron su ritmo de crecimiento por segundo trimestre consecutivo, desde el 18,2% que se registró en el primer trimestre y el 14,6% en el segundo.

Sube la facturación de los pequeños negocios, pero menos que los costes 

Como se puede observar en el gráfico publicado por CEPYME, el índice de los costes de los pequeños negocios ha aumentado en el último año a un ritmo mayor que el de sus ventas, hasta superar su crecimiento. 

Captura
Captura

En los últimos ocho trimestres, el incremento acumulado de los costes totales ha sido del 37,2%, mientras que las ventas aumentaron un 23,3% en ese mismo período. El resultado, según CEPYME, es una reducción de los márgenes y un empeoramiento de la liquidez y pérdida de competitividad de las empresas. El precio de la energía se incrementó, por tercer trimestre consecutivo, a un ritmo cercano al 100% en tasa interanual (99,8% en el tercer trimestre). Los bienes intermedios se incrementaron un 20,2% en el tercer trimestre, encadenando cuatro trimestres con un ritmo de incremento en torno al 20% interanual. El precio de los servicios para las pymes aumentó un 2,8% en el tercer trimestre, sumando también cuatro trimestres consecutivos con incrementos de los costes por encima del 2%.

Indicadores que están dificultando la recuperación de los pequeños negocios

La situación de las pymes se está agravando por los elevados costes que tienen que afrontar, en un contexto de menores ventas y de pérdida de productividad. De las 15 magnitudes económicas con las que se configura el indicador, hay varias que cobran especial relevancia en el actual contexto. Éstas son, según la confederación:

  • Fuerte incremento de los costes. El aumento de los costes totales (23,3%) está asfixiando a las pymes, especialmente a las más pequeñas. En concreto, el coste de la energía (que incluye la electricidad, gas, derivados del petróleo y suministro de agua) se ha incrementado un 99,8%; el coste de los bienes intermedios también ha crecido un 20,2%. Unos ritmos de crecimiento muy altos que, además, se vienen repitiendo desde hace cuatro trimestres.

  • Costes laborales disparados. Los costes laborales subieron un 5,7% interanual en el tercer trimestre de 2022. Además, las pequeñas empresas son las que sufrieron un incremento mayor con una subida del 6,6% frente al 3,7% de las medianas. Eso se explica por el impacto diferencial de la subida del salario mínimo y las fuertes subidas de las bases de cotización registrada en los últimos años. El SMI de 1.000 euros equivale al 65% del salario medio de las empresas pequeñas, al 52,6% de la remuneración de las firmas medianas y al 47,3% del de las grandes compañías.
  • El coste de los servicios que contratan las pymes para desarrollar su actividad aumentó un 2,8% interanual en el tercer trimestre. Aunque en el actual contexto inflacionario parece una variación moderada, es la más alta desde el año 2007. Entre los servicios que más se han encarecido destacan el coste de los transportes (32,4%), el de los envíos por mensajería (11,2%) y el de los estudios de mercado (6,2%).
  • La inflación afecta a la rentabilidad de las pymes. La rentabilidad neta sobre el activo (ROA) se sitúa en el 3% para las pequeñas empresas en el tercer trimestre, frente al 3,5% registrado en 2019, es decir, todavía por debajo de los niveles prepandemia. En el caso de las medianas, la rentabilidad neta sobre el activo fue del 4,5%, frente al 4,2% en 2019. Sin embargo, la rentabilidad podría estar acusando el efecto distorsionador de la inflación, que puede hacer que los beneficios contables parezcan crecientes, en términos de euros, aunque los márgenes se reduzcan. En cualquier caso, especialmente entre las empresas más pequeñas, la rentabilidad es todavía muy baja y eso dificulta la llegada de inversión y de financiación a las empresas.
  • Restricción del crédito. Las pymes están sufriendo una restricción del crédito bancario como consecuencia de la inflación y sus efectos en términos de incremento de los tipos de interés. En el tercer trimestre, el tipo de interés medio de las nuevas operaciones de crédito para pymes registró un incremento, situándose en el 1,99%, el nivel más alto de los últimos cinco años. El problema no es tanto el nivel de los tipos de interés, sino la rapidez con que se está pasando de una política de expansión monetaria a otra de restricción. Además, en un entorno inflacionario como el actual, el crédito que consiguen las pymes alcanza para financiar una menor proporción de sus ventas e inversiones, con lo que es más costoso cubrir las necesidades de financiación de las empresas.

CEPYME advierte que los costes de los autónomos y pymes están creciendo más rápido que sus ventas