jueves. 09.07.2020

EL 48% SALDRÁ REFORZADO Y EL 46% TEME POR SU NEGOCIO

Un estudio muestra a los autónomos divididos sobre su futuro tras la crisis

Un estudio muestra a los autónomos divididos sobre su futuro tras la crisis

La crisis del COVID-19 ha sido un golpe del que muchos autónomos tardarán en recuperarse. Sin embargo, según el último estudio de Infoautónomos, la visión sobre su futuro está muy dividida: un 48% de los trabajadores por cuenta propia creen que saldrán reforzados, mientras que un 46% teme por sus negocios..

Un estudio muestra a los autónomos divididos sobre su futuro tras la crisis

La crisis sanitaria y sus graves consecuencias en la economía ha puesto contra las cuerdas a los más de tres millones de autónomos que vieron como el COVID-19 cambiaba su vida y la de sus negocios. A pesar de las innumerables pérdidas que ha experimentado el colectivo, las opiniones sobre el futuro están algo divididas.

En el último estudio elaborado por Infoautónomos junto a la Universidad de Granada acerca de la situación del autónomo respecto a la crisis del COVID-19, un 48,1% de los encuestados aseguraron que esperan salir reforzado tras la crisis económica que ha ocasionado la pandemia, frente a un 46,6% que afirmaron no tener claro qué les deparará el futuro. “El dato llama mucho la atención y resulta polémico, pero se debe a que más la mitad de los autónomos lo son por vocación”, explicaron desde la asesoría Infoautónomos.

“El trabajador por cuenta propia está hecho de otra pasta. Además, suele estar acostumbrado a una serie de circunstancias que no siempre son las más idóneas, como muchos periodos sin ingresos. La actividad del autónomo no es tan estable como la de un asalariado”, añadieron desde la plataforma de asesoría.

Por otro lado, el 55,3% de los autónomos afirma que han podido seguir desarrollando su actividad durante el confinamiento, la otra mitad no. Con todo, más del 63% de ellos asegura haber tenido importantes pérdidas en sus negocios. En líneas generales, los sectores que pudieron continuar con su actividad económica afirman que fue gracias a la fórmula del teletrabajo, la cual ha obtenido una valoración muy positiva por parte del colectivo.

Un tercio de las familias dependen de los ingresos de un solo autónomo

El estudio también pone el foco en la estructura familiar del trabajador autónomo. El 32% de los hogares de los autónomos cuenta con cuatro o más miembros, mientras que sólo el 13% se compone de un solo miembro. Además, destaca el hecho de que en más de un tercio de las familias, los ingresos de la actividad como autónomo suponen el 100%, por lo que el grado de dependencia es total.

“Es muy importante cuidar a los trabajadores por cuenta propia, ya que de ellos dependen más del 30% de las familias españolas. En muchas ellas, su único ingreso proviene de un solo trabajador autónomo que, probablemente, haya tenido complicaciones en su negocio durante el confinamiento”, destacaron desde Infoautónomos.

La familia supone el motivo principal por el que un 12% de los autónomos continúa con su actividad económica. Esta razón, unida a que el 25% tienen necesidad de generar ingresos, confirma la importancia del núcleo familiar en el desarrollo de una actividad económica por cuenta propia.

El 90% considera insuficientes las medidas del Gobierno

En cuanto a las medidas extraordinarias llevadas a cabo por el Gobierno Central para tratar de paliar los efectos de la crisis sanitaria, el estudio de la plataforma revela que, al menos, un 54% de los trabajadores autónomos se ha acogido a alguna de ellas. Sin embargo, la valoración que realizan de éstas es muy negativa. “El 90% de los autónomos las considera insuficientes”.

El informe pone de manifiesto que los autónomos esperaban una mayor respuesta por parte del Gobierno frente a los efectos del COVID-19. De ahí que sólo un 10% crea que las medidas aprobadas han sido suficientes para hacer frente a los embistes de la crisis.

De entre estas medidas destaca la prestación por Cese de Actividad extraordinario, a la que se han acogido el 32% de los autónomos y un 60% del conjunto la valora positivamente, considerándola "adecuada" en la coyuntura del COVID-19.

La prestación por cese de actividad, con una cuantía mínima de 661 euros, está vinculada a la exoneración del pago de la cuota a la Seguridad Social, a la que sólo se han podido acoger los autónomos acreditando una suspensión temporal de actividad o una caída de ingresos de, al menos, el 75%.

Para parte de estos autónomos, aunque el Gobierno aprobase en abril el aplazamiento del pago de la cuota de autónomos de los meses de mayo, junio y julio, la medida no fue suficiente. Un 50% de los autónomos la tilda de "mala" o "regular".

La moratoria es la medida peor valorada

La burocracia y la lentitud en la administración ha influido muy negativamente en la valoración que el autónomo da  a esta medida. En una encuesta elaborada por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA),  ya quedó de manifiesto su baja valoración por parte del colectivo: los autónomos la calificaban con un 1,86 de media sobre una puntuación de 5.

La ampliación del plazo de presentación de impuestos más allá del 20 de abril se constituyó como una de las medidas extraordinarias puestas en marcha por el Gobierno para incrementar la liquidez del autónomo. Sin embargo, más del 50% de los autónomos la considera una medida mala o muy mala. Este porcentaje que refleja el descontento del autónomo, se incrementa hasta el 65% si hablamos de la valoración sobre la moratoria fiscal.

La cuota de autónomos es una de las cargas más pesadas del trabajador autónomo. Actualmente, parte de un importe mínimo de 286 euros, correspondientes a la base de cotización que, a veces, no se ajusta a los ingresos del autónomo. Por ello, el Estudio sobre la situación del autónomo en la crisis del COVID-19 revela que el 78,5% de los autónomos propone ligar la cuota a la Seguridad Social a la facturación para evitar la economía sumergida y mejorar el sistema de cotización.

Un estudio muestra a los autónomos divididos sobre su futuro tras la crisis