sábado. 06.06.2020

LA TRANSFORMACIÓN DE UN ARTE Y UNA TRADICIÓN

Los perfumes se digitalizan para que el consumidor cree su propia esencia

Álvaro Suárez y Hugo Lasala, fundadores de Noustique
Álvaro Suárez y Hugo Lasala, fundadores de Noustique

Hasta ahora la industria de los perfumes, a diferencia de otros sectores, no había logrado hacer frente a los retos digitalización. Por ello nació Noustique, un proyecto que aplica la tecnología a los sentidos y permite que el consumidor fabrique sus propias esencias, cambiando radicalmente el modelo de negocio.

Los perfumes se digitalizan para que el consumidor cree su propia esencia

La crisis económica y sanitaria que vive el mundo entero ha dejado completamente paralizados muchos negocios. Algo que, hasta hace considerablemente poco le hubiese pasado a la industria del perfume. Lo cual, es muy simple: ¿por qué es tan poco habitual comprar perfumes online? Pues bien, básicamente porque no se pueden oler. Ante esta forma de consumo, los emprendedores Álvaro Suárez (CEO) y Hugo Lasala (CTO) supieron ver una oportunidad de negocio en 2016 y digitalizar el sector.

La perfumería actual tiene un fuerte componente aspiracional, alejándose quizás del producto en sí que son las esencias que componen un perfume. “Bajo este concepto, se nos ocurrió la idea de acercar el perfume al usuario, con un dispositivo y una aplicación móvil que permite a cualquier persona crear perfumes desde casa”, cuenta el CEO. De esta forma nació Noustique: un proyecto que permite que cualquiera pueda crear su propia esencia a través de un dispositivo.

Dicha herramienta es el Scent Creator, que transforma la percepción en que se concibe el sector. “En un entorno puramente digital, los amantes de la perfumería tienen la posibilidad de crear perfumes personalizados y conectarse con una comunidad global”.

Dispositivo para hacer perfumes Scent Creator

Ecosistema de perfumistas: una oportunidad para emprender desde casa

Hasta ahora la personalización de perfumes era un concepto bastante exclusivo e inaccesible, en el cual un profesional estaba semanas creando dicho producto. “Durante milenios ha estado en manos de unos pocos. Tanto es así que a día de hoy hay muy pocos perfumistas en el mudo”, apunta.

Por ello, crearon The Alchemist Atelier, la marca bajo la que se comercializa el Scent Creator y las esencias para poder personalizar perfumes en casa. “Queremos acercar la perfumería al usuario permitiendo que se conviertan en creadores de sus propias fragancias. Creemos en el poder del perfume para crear y evocar recuerdos y queremos despertar estas emociones a través de la creación de perfume”, cuenta. Es decir, que cualquier persona desde cualquier lugar pueda crear perfumes personalizados en su casa.  “En The Alchemist Atelier iniciamos una nueva etapa en la historia de la perfumería, poniendo por primera vez al consumidor en el centro y permitiendo a todos dominar el antiguo y complejo arte de la perfumería. Proporcionamos las herramientas y los conocimientos que los usuarios necesitan para convertirse ellos mismos en creadores, fomentando el espacio para la inspiración, la creatividad y la colaboración que conecta a las personas a través de las fragancias en un entorno digital. Además de fragancias personalizadas totalmente únicas, permitimos una nueva faceta experiencia para el usuario”.

De esta forma han creado un ecosistema, a través de la aplicación móvil de The Alchemist Atelier, en la que los usuarios pueden compartir con la comunidad sus creaciones e incluso tener soporte de perfumistas que les aportan consejos a través de tutoriales y sesiones personalizadas. Se trata de una forma de acercar el sector de negocio a todo aquel que esté interesado en el arte de la perfumería.

“Estamos en una era en la que los productos en serie ya no son ni relevantes ni aspiraciones para el usuario. Valores como la creatividad y la expresión de la individualidad de cada uno están en alza. Estamos orgullosos de que The Alchemist Atelier esté liderando este cambio transformador en la industria del perfume”.

La digitalización de los perfumes o marketing emocional

El proyecto se inició en 2016 con unas simples preguntas por parte del equipo fundador: ¿Qué pasaría si alguien pudiera tener un perfume para cualquier ocasión en cualquier momento? ¿Cuál es el rol del perfume en un entorno digital? ¿Qué pasaría si la gente pudiera empezar a hablar y a socializar gracias a al perfume en un entorno digital? ¿Qué pasaría si cualquier fan de los perfumes pudiera crear su propio perfume? La tecnología digital estaba detrás de la tendencia de la ultra personalización en múltiples empresas. Sin embargo, aún no había llegado al sector de la perfumería.

Desde su inicio, la misión de Noustique a través del proyecto de The Alchemist Atelier ha sido transformar la forma en la que la perfumería interactúa con los usuarios. “Sabemos que la industria requiere una transformación para poder encarar los retos de futuro. Nuestra propuesta aporta empoderamiento, descubrimiento, conectividad y creatividad, para que los consumidores puedan expresarse a través de fragancias totalmente únicas”, cuentan.

TheAlchemistAtelier-3 (1)

Centro de experiencias The Alchemist Atelier

“Estamos cambiando una forma de consumo y un mercado”. De esta forma, los perfumistas están siempre disponibles para responder a cualquier duda y se realizan los workshops de forma digital. El foco del proyecto es digital, sin embargo, tal y como apunta Álvaro, las barreras entre online y offline son cosa del pasado, el enfoque para conectar con el consumidor es el de construir experiencias y por ello The Alchemist Atelier también ha optado por crear un punto físico en Paris como espacio immersivo en el que conocer presencialmente los perfumistas y conocer el proyecto. 

Emprendeduría es saber aprovechar el momento

Todo empezó en Zaragoza. El emprendedor Álvaro Suárez llevaba ocho años trabajando para la empresa BSH de electrodomésticos, donde sus dotes creativos e innovadores no paraban de salir a relucir. Tanto es así que le llegaron a patentar algún proyecto como, por ejemplo, un sistema para desatascar las cafeteras.

Durante su recorrido salió un programa experimental coordinado desde Alemania, es decir, una especie de laboratorio de innovación basado en añadir valor al consumidor. “Yo estaba en un programa de talento y tuve que tomar una decisión: dedicarme a esto con el riesgo que tiene cerrar el mes que viene el negocio y dejar mi carrera o Seguir en BSH donde la verdad, estaba muy contento”, cuenta el emprendedor. A lo que añade: “de España fuimos dos personas seleccionadas para este experimento, entre las cuales estábamos Hugo y yo. El objetivo de esta área experimental de innovación era pensar en cómo transformar otras industrias añadiendo valor al consumidor utilizando la tecnología y experiencia disponible de BSH. Esto fue un proyecto con iniciativa propia que decidimos proponer al comité de innovación”

Para su sorpresa, cuando lo presentaron lo rechazaron hasta cinco veces. Eso sí, sabían que su proyecto era bueno y lucharon hasta el final, mejorando la propuesta utilizando las críticas y de esta forma hacer más fuerte la idea. “Por ejemplo, decían no puedes meterte en una industria donde el factor marca era tan determinante, basada en una solución por muy innovadora que sea. Por lo que nos ayudó a construir el concepto pensando en el rol actual de las marcas de perfume y diferentes modelos de negocio haciéndolas partícipes dentro de un futuro digital”, cuentan. 

Conseguir que este proyecto naciese al final fue gracias a la persistencia no aceptando un no por respuesta y a escuchar cada vez las preocupaciones y retos que veía la gente en el proyecto construyendo una idea más fuerte cada vez. “Cogí el prototipo y me recorrí literalmente el mundo para visitar a las grandes compañías de belleza. Estuve conduciendo 18 horas con el prototipo, debido a que no se podía enviar porque se desmontaba”, explica. “Para mí fue una sorpresa la grandísima acogida que tuvo nuestro proyecto dentro de la industria”, cuenta el CEO.

Álvaro Suárez, co-fundador y CEO de Noustique

Así, surgió la alianza estratégica de BSH con Puig Perfumes, con una visión compartida sobre el futuro digital del perfume, y así aportar el conocimiento de perfumería necesario para que este proyecto se convirtiera en una realidad desarrollando con expertos perfumistas una biblioteca de 34 esencias de alta calidad para que el usuario pueda enfocarse en la faceta creativa del proceso de creación. De esta forma nació Noustique Perfumes: una sociedad limitada fundada en 2018 con tres personas. "Emprendeduría es saber aprovechar el momento y el entorno tomando decisiones con riesgo pero generando un impacto", concluye el emprendedor.

Los perfumes se digitalizan para que el consumidor cree su propia esencia