martes. 26.10.2021

DISTINTOS MODELOS AL QUE QUIERE APROBAR EL GOBIERNO

¿Es cierto que los autónomos pagan por circular por las carreteras en el resto de Europa?

pexels-mike-192364 (1)
El Gobierno planea extender los peajes a todas las autovías, un nuevo impuesto que aumentaría la presión fiscal de muchos autónomos, especialmente del transporte. Estos son los modelos que usan los demás países europeos.
¿Es cierto que los autónomos pagan por circular por las carreteras en el resto de Europa?

El Gobierno ha anunciado un nuevo tipo de peaje a todas las autovías y autopistas de España en 2024. Esta medida, recogida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado a la Comisión Europea, abrió el debate, ya que en Europa no existe una regulación concreta respecto a la fiscalidad del uso de la carretera. Aún con todo, el modelo planteado podría generar, según los expertos, un agravio comparativo para los autónomos, en especial del sector del transporte, que se encuentran con tipos más bajos en otros países de la UE y hasta algunos en los que no existen estas tasas.

Desde Bruselas no contemplan un marco concreto sobre las tasas impositivas por el uso de la red viaria. Sin embargo, las distintas directivas europeas apuntan dos principios básicos que los estados miembros deben tener en cuenta: “paga quien usa o paga quien contamina”. A partir de ahí, cada país cuenta con diferentes modelos para cumplimentar dichos principios. Sin embargo, ninguno de los modelos expuestos en los diferentes territorios se ha impuesto.

Ante ello, se podrían apuntar cuatro sistemas distintos de fiscalidad en las autovías y autopistas para los autónomos, aunque cabe destacar que cada país presenta distintas particularidades: gratuitas, pago por kilómetro, pago sólo en las autovías de peaje o las viñetas.

El sistema de peaje, implementado actualmente en algunas autopistas de España, Grecia, Irlanda, Croacia, Irlanda, Italia o Francia se basa en distintas estaciones que marcan etapas en la autopista y cobran una determinada cantidad por kilómetro, en la que los autónomos pueden pagar en tarjeta u efectivo.

También existe el modelo de viñeta, se trata de una pegatina que el trabajador por cuenta propia puede comprar en diferentes establecimientos (gasolineras u entidades oficiales) en las que se paga un canon fijo por circular por las autopistas, dependiendo del tiempo durante el que se prevé circular. Cabe destacar que, en el caso de que el autónomo no adquiera la pegatina y pase por algún control, será sancionado. Este modelo sólo se usa en Austria, Suiza, Eslovenia, Eslovaquia, Hungría, Montenegro, República Checa o Rumanía.

Finalmente nos encontramos con el telepeaje, únicamente implantado en Portugal, en el que habría una serie de arcos con cámaras situados en las autovías capaces de leer la matrícula y luego cobrar el correspondiente uso de las mismas al usuario.

El modelo de peajes que plantea España para los autónomos

La medida expuesta por el Gobierno, que se recoge en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, forma parte de un paquete de reformas en el que, además, se incluyen subidas en los impuestos de matriculación y circulación, así como el tributo al diésel. Con el fin de sostener las arcas públicas, lo que se pretende en este caso es financiar los costes asociados a la conservación de la infraestructura viaria, habida cuenta de que acumula un déficit de inversión que ya se aproxima a los 8.000 millones de euros.

Aunque hasta el momento se desconoce de qué forma se llevaría a cabo y cuál sería la tarifa que pagarán los autónomos, en especial del sector del transporte, desde el Gobierno se baraja un modelo que oscilará entre los tres y cinco céntimos por kilómetro recorrido en la red viaria española. En el caso de que dicho sistema se implementara, un trabajador por cuenta propia debería pagar en tres y cinco euros por 100 kilómetros en autovía. Asimismo, esta no es la única novedad en la presión fiscal de los autónomos; en el caso del combustible aproximadamente la mitad de lo gastado se lo lleva directamente el Estado a través del 21 por ciento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y del Impuesto Especial de los Hidrocarburos (IEH). Según la Agencia Tributaria, en 2019 la recaudación total a través del gravamen a los carburantes ascendió a 19.804 millones de euros.

Así pagan los autónomos europeos por circular en su país  

En Europa, los trabajadores por cuenta propia de los países de Albania, Estonia, Islandia, Finlandia, Letonia, Lituania, Luxemburgo y Ucrania no pagan ningún tipo impositivo por el uso de las autovías del territorio. Sin embargo, existen países dentro del marco económico europeo que presentan distintas tasas que los autónomos deben de pagar por el uso de la red viaria.

En el caso de Portugal, la crisis financiera del 2008 obligó al gobierno portugués a poner peajes por todo el territorio. Desde entonces, los autónomos en todo tipo de vehículos pagan en función de los kilómetros que recorren y del tamaño de sus vehículos. Gracias a un sistema automatizado por telepeaje, en el que se asocia la matrícula a una cuenta corriente,  cobran en función de los kilómetros recorridos.

Por otro lado, Francia eliminó en el año 2000 algunos impuestos como el de circulación para no aplicar una doble  imposición a los autónomos galos. Sin embargo, el territorio francés dispone de un sistema de pago automático de peajes que varía en función del tipo de vehículo. Aún con todo, algunos tramos de autopistas son gratuitos en Francia como los desvíos de las autopistas a las ciudades.

Asimismo, Alemania presenta un modelo peculiar y distinto al resto de países europeos. Principalmente se financian las carreteras mediante los presupuestos y, salvo pocas excepciones, no existen peajes en las carreteras. Los autónomos alemanes pagan anualmente un impuesto por mantener la red de carreteras del país. Sin embargo, los vehículos de mayor tamaño sí tienen que pagar peajes. Hace unos años el Gobierno federal intentó imponer un cobro diferenciado para los vehículos de matrícula extranjera, beneficiando a los conductores alemanes de los del resto de la Unión Europea, algo que acabó siendo frenado por la justicia comunitaria. Actualmente se encuentran en búsqueda de una alternativa.

En Bélgica y en los países de su entorno como Países Bajos y Luxemburgo no tienen sistemas de peajes en sus carreteras. Se puede viajar por todo el Benelux sin necesidad de facturar ningún tipo de pago por circular.

Por el contrario, los daneses son los que más impuestos per cápita pagan de todos los países de la Unión Europea (un 48%) por uso de la carretera. En Dinamarca existe un elevado impuesto de circulación (150%) basado en el consumo de combustible del vehículo que puede llegar a superar los 700 euros anuales. A ello hay que sumarle una tasa verde semestral de entre 35 y 1.200 euros y un impuesto por peso que se paga periódicamente dos o cuatro veces al año. A lo que hay que añadir el IVA más alto de Europa (25%).

El caso de Holanda es similar al de Dinamarca. Los autónomos holandeses cuentan con un impuesto de registro basado en el nivel de emisiones del vehículo, y que puede superar los 12.000 euros. También su impuesto de circulación, el más alto de la UE (desde unos 400 euros a  1.600 euros al año), se basa en el tipo de combustible que utiliza el coche, además de otros factores como su capacidad de pasajeros o su peso.

Los transportistas españoles, expectantes ante el nuevo impuesto

La suma de los impuestos al transporte con el nuevo sistema de peajes plantea una doble presión fiscal para los autónomos. Desde el sector de transporte valoran el acuerdo alcanzado entre la patronal y el ministerio. Dicho pacto, firmado con el secretario de Estado de Transportes, Movilidad y  Agenda Urbana, Pedro Saura, en el que se acordó no aplicar el modelo viñeta o establecer un peaje a la red de autopistas nacionales sin consentimiento del sector.

Desde la Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa) apuntaron que, si se diera el posible escenario de aplicar este nuevo tipo impositivo, habría que resolver primero muchas incógnitas. “¿Van a pagar todos los usuarios o sólo unos pocos? ¿Cuánto se va a pagar?”, cuestionó Víctor González, presidente Fetransa.

Asimismo, en el caso de su implementación, valoró que “si este nuevo impuesto sirve como herramienta para mejorar la situación del transportista, se use para el mantenimiento de las autovías e infraestructuras y mejore el déficit de las áreas de descanso, podría ser positivo”.

Finalmente, otra de las cuestiones que más preocupa al sector de cara a este posible escenario tributario, es como justificar con los clientes el modelo de pago de los impuestos. “El modelo por kilómetros sería más fácil de justificar al cliente que un pago único anual”, afirmó González. De cualquier forma, el sector está convencido de que el Gobierno no actuará en firme hasta que no hable con la patronal respecto a este nuevo tipo impositivo.  

¿Es cierto que los autónomos pagan por circular por las carreteras en el resto de Europa?