El plan de control tributario aumentará la vigilancia

Los negocios de 'coworkings' niegan ser nidos de ‘empresas fantasma'’ y piden a Hacienda que no ponga el foco en ellos

Los autónomos propietarios de ‘coworkings’ denuncian que en el nuevo Plan Anual de Control Tributario y Aduanero el Ministerio de Hacienda los denomina ‘nidos de sociedades’ y 'empresas fantasma'. Además les avisa de que serán objeto de inspecciones tributarias.

 

Los coworkings rechazan ser tachados como 'nidos de sociedades'.
Los coworkings rechazan ser tachados como 'nidos de sociedades'.
Los negocios de 'coworkings' niegan ser nidos de ‘empresas fantasma'’ y piden a Hacienda que no ponga el foco en ellos

En España existen más de 1.200 ‘coworkings’ u oficinas compartidas que, en su mayoría, están regentados por autónomos. Estos espacios sirven para que otros emprendedores puedan desarrollar su actividad utilizándolos para su trabajo. Sin embargo, la asociación española de operadores de espacios de trabajo flexibles (ProWorkerSpace) denunció que Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2022 del Ministerio de Hacienda ligaba a estos trabajadores por cuenta propia como ‘nidos de sociedades’ o espacios de ‘empresas fantasma’.

“No nos posicionamos en contra del Ministerio de Hacienda ni de sus actuaciones de inspección. Sin embargo, rechazamos que se nos califique como ‘nidos de sociedades’, explicó Eduardo Salsamendi, presidente de la asociación. “Nosotros acogemos a todos los tamaños de negocio que quieran establecer su actividad en nuestros espacios. No obstante, surge una problemática: cuando un trabajador por cuenta propia cesa su actividad o una sociedad desparece, no pierden el tiempo ni su dinero en acudir a un notario para declarar que ese negocio está muerto. Esto deriva en que, finalmente, muchas empresas que establecen su domicilio fiscal en un coworking no existan. Hace tiempo que nos reunimos con la Agencia Tributaria para que exista una formula de de quitar esa dirección fiscal de los negocios desaparecidos. Pero, al contrario de encontrar una solución, nos hemos topado con que somos denominados ‘nidos de sociedades’, aludiendo a que en nuestro trabajo puede haber blanqueo de capital o empresas fantasma”, añadió Salsamendi.

“En España tu puedes ir al notario y establecer tu negocio incluso en el Palacio de la Moncloa. Nosotros como sector defendemos que tiene que haber alguna comprobación en esas direcciones”, añadió el representante de las oficinas flexibles. El Ministerio de Hacienda incluyó al coworking como objetivo de seguimiento para verificar si cumplen con sus obligaciones censales. "Dichas visitas alcanzarán los denominados 'nidos de sociedades', esto es, coworking, despachos o simplemente, lugares de simple recepción de correspondencia", dice el texto original de Hacienda. Actualmente, existen en España más de 1.200 espacios de gestión privada y más de 800 de gestión pública y cada día trabajan en sus instalaciones más de 350.000 personas, a las que se ofrece equipamiento tecnológico y servicios complementarios. “Estamos de acuerdo y apoyamos a las administraciones en contra del fraude fiscal, pero para ello hay que también limpiar los censos en vez de señalar con el dedo a los autónomos propietarios de estos negocios”, expresó Salsamendi. La patronal española de coworking rechaza que Hacienda equipare sus espacios con 'nidos de sociedades' En lo que respecta al resto del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2022, la asociación manifiesta su total predisposición a colaborar con el Ministerio de Hacienda en que se cumpla la normativa vigente.

Los espacios de coworking son oficinas compartidas en las que profesionales autónomos, teletrabajadores y empresarios se dan cita para trabajar, y donde los gestores del espacio intentan conectar y crear oportunidades profesionales y personales entre y para sus miembros. En su mayoría se trata de profesionales que no necesitan más que un portátil, un teléfono y una buena conexión a internet para poder realizar su trabajo: programadores, diseñadores, gestores de comunidades online, periodistas, comerciales, consultores, etc.

Los autónomos pueden desgravarse estos espacios de trabajo que incluyen luz, internet y otras ventajas en un único servicio

Los coworkings tienen ciertos particularidades frente al alquiler tradicional de las que pueden beneficiarse los autónomos. “A diferencia del arrendamiento clásico, nosotros facilitamos un servicio. Como servicio, en el que vienen incluidos el internet, la luz, el gas, la electricidad la limpieza, somos un gasto de deducible para los trabajadores por cuenta propia. Permitimos a muchos emprendedores que pueden permitirse una oficina, como abogados o diseñadores gráficos, contar con un espacio donde encontrar salas de reuniones, recepción y así mejorar su competitividad de cara a los clientes”, afirmó Salsamendi.

“Todo está en un única factura, en un sólo proveedor. Los autónomos pueden alquilar el espacio en función de sus necesidades o el volumen que vaya adquiriendo su negocio. Si cuando comienzan su actividad son sólo dos trabajadores, podrán ir moldeando su oficina si crecen o reducirla si han perdido clientes. Esto en una oficina tradicional es imposible, puede tener una sala de juntas que pagas y no utilizas nunca”, comentó el presidente de la asociación. “Además, una de las grandes ventajas del emprendimiento en un coworking es que, al estar en un mismo espacio distintos perfiles de autónomos, startups o pequeños negocios, se crea una comunidad activa en la que poder interactuar”, explicó Salsamendi.

Durante la pandemia se cerraron muchos coworkings

“Durante la pandemia sufrimos en silencio. Nadie se acordó de nosotros a la hora de definir ayudas o alguna medida para paliar nuestra situación. Los autónomos y negocios no podían salir en muchos casos de sus casa y el teletrabjo aumentó”, comentó el presidente de la asociación. “El 14 de marzo de 2020 muchas oficinas se quedaron vacías, algunas grandes empresas si seguían pagando por su espacio, pero eso no fue el caso más extendido. Muchos trabajadores por cuenta propia tuvieron que cerrar sus negocios”, añadió.

Los eventos también son uno de los principales ingresos de estos trabajadores por cuenta propia. Sin embargo con la crisis sanitaria desaparecieron “completamente”. Sin embargo, explicaron desde la asociación, “en los últimos meses estamos teniendo más demanda. Cada vez existen más formulas mixtas de trabajar en la oficina y en casa. Los negocios se han dado cuenta que en los coworking pueden ajustar mucho mejor su espacio de trabajo frente a la oficina tradicional”, concluyó Salsamendi.

Los negocios de 'coworkings' niegan ser nidos de ‘empresas fantasma'’ y piden a Hacienda que no ponga el foco en ellos