miércoles. 21.08.2019

EL SECTOR FACTURÓ 1.505 MILLONES DE EUROS EN 2017

¿Resulta rentable una funeraria?

¿Resulta rentable una funeraria?

En España hay 1.300 funerarias, un negocio que facturó el año pasado 1.505 millones de entrada. Se trata de un mercado con fuertes barreras de entrada, en el que unos pocos emprendedores concentran ingresos anuales que rondan el millón de euros.  La inversión inicial y los gastos son ‘la cara b’ de un negocio redondo, que cumple una función social y en el que nunca falta la demanda.

¿Resulta rentable una funeraria?

El año pasado las funerarias españolas ingresaron 1.505 millones de euros, 75 millones más que en 2016. Tan solo 1.300 negocios se hacen cargo de los fallecimientos en España, casi medio millón cada año. Parece un mercado atractivo, con poca competencia y una demanda creciente por el aumento de las defunciones. Y es que, el año pasado fallecieron en España 423.643 personas, lo que supone un 9.1% más que en los últimos tres años, según apunta el informe “Radiografía del sector funerario 2018” elaborado por Panasef, la asociación nacional de servicios funerarios.

Cada defunción es una fuente de ingresos para estos negocios cuyo precio medio por servicio ronda los 2.500 euros. Es el caso de Funeraria El Paraíso, un negocio con una facturación anual de 750.000 euros y más de 25 años de trayectoria.  Atiende tan solo a un difunto al día y, esto, le basta para considerarse rentable. “No somos un negocio como otro cualquiera, tenemos una plantilla de siete personas atendiendo a una sola persona. Contando los gastos de personal, parroquia o centros de flores, de cada funeral quedan unos 1000 euros de beneficio” explicó Ana Laín, gerente de “El Paraíso”.

También es el caso de Funerarias Reyes y Guardeño un negocio familiar de un pequeño pueblo de Córdoba regentado por dos socios que alcanza los 350.000 euros anuales de facturación organizando 150 servicios al año, a unos 3.000 euros cada uno. “Nuestro negocio lleva 60 años en marcha y nunca ha faltado trabajo. Si estás dispuesto a trabajar a cualquier hora del día, este es un buen negocio. La gente sólo muere una vez y la familia está dispuesta a gastarse lo que sea para que el funeral de su ser querido esté a la altura” explicó Rafael Guardeño

El negocio funerario no es como otro cualquiera. Las funerarias tienen grandes ingresos pero también grandes costes, además de una inversión inicial que dificulta el acceso a muchos emprendedores.” Entre naves acondicionadas, oficina, personal, coche fúnebre, licencias sanitarias y demás, la inversión inicial se hace enorme. Por supuesto que es un negocio rentable, siempre ha habido demanda y siempre la va a haber. Pero no es una actividad como otra cualquiera, para dedicarse a esto hace falta disponibilidad, sensibilidad, calidad humana y, mucho dinero para invertir” explicó José María Jovez, gerente de Funerarias San Macario.

Gran inversión y gastos

A pesar de tener un negocio con una facturación anual de 350.000 euros, Rafael Reyes de Funerarias Reyes y Guardeño comentó que el beneficio de su negocio apenas llega a los 40.000. “De nuestro sector viven muchos otros sectores. En cada funeral hay que pagar flores, cura, ataúd, personal y parroquia”.  Y es que, según el informe de este año elaborado por Panacef  hay, al menos, siete agentes económicos involucrados en el coste de un funeral. Además de la propia funeraria; la Iglesia, la Administración pública, los médicos, psicólogos y forenses, los marmolistas, las floristerías o incluso la restauración son sectores que obtienen ingresos y encarecen el precio de cada funeral.

La concentración de la mayoría de los servicios por unas pocas grandes compañías aseguradoras dificulta aún más el acceso a pequeños emprendedores, incapaces de soportar inversiones y gastos tan grandes y competir a precios tan bajos. Y es que, de los 1.300 negocios funerarios que hay en el sector, Panacef calcula que cinco de ellos concentran más de 250 millones de euros de facturación anual. “La entrada de aseguradoras ligadas a funerarias ha bajado la calidad y el precio de los servicios. Cada vez somos menos los que aguantamos nuestros precios a cambio de unos mínimos de calidad y trato al cliente” explicó Ana Laín de Funeraria “El Paraíso”.

Estas grandes compañías ligadas a servicios fúnebres han obligado a los pequeños negocios a renovarse, a bajar sus precios y actualizar su oferta. “Hemos tenido que hacer frente al aumento de la competencia con nuevas propuestas, ofertas de música o catéring en el funeral y grandes inversiones publicitarias. Esto, hace unos años era impensable” comentó Laín.

Un servicio social, pero sin ayudas

Las funerarias cumplen, según José María Jóvez, una función social. Sin embargo, asegura que no recibe ninguna ayuda por parte de los Ayuntamientos, “tan sólo trabas legales que dificultan aún más nuestra tarea. Tener un negocio de este tipo implica muchas responsabilidades, entre ellas, la caritativa. Las funerarias tenemos el deber de gestionar de forma gratuita los funerales de las personas sin familiares. Esos gastos no me los paga nadie” Comentó Jóvez de Funerarias San Macario.

Los gerentes de las funerarias están de acuerdo en que se trata de algo más que un negocio, es un servicio a todos los ciudadanos, tan sacrificado como rentable, “el sector funerario es muy peculiar. En nuestros negocio no hay temporada alta ni baja, no hay rebajas, ni ofertas de ningún tipo, nunca va a faltar trabajo. Siempre va a haber demanda y nosotros tenemos que estar ahí para atenderla con la máxima profesionalidad.” explicó la gerente de Funeraria “El paraíso”. Desde su experiencia, aconseja al nuevo emprendedor tener un buen respaldo económico y prestar atención a cuestiones vitales como la ubicación del local y la formación del personal. Como en cualquier otro sector, hay que promocionarse para que “la gente que, por suerte o por desgracia conozca tu negocio, acuda a tu funeraria el día que te necesite" concluyó Laín.

¿Resulta rentable una funeraria?