Encarecerá hasta un 10% el precio de los equipos de refrigeración

Entra en vigor el nuevo impuesto que gravará a los autónomos por comprar aparatos de aire o frigoríficos

Este jueves entró en vigor el nuevo impuesto que gravará a todos los autónomos que compren aparatos de refrigeración, como equipos de aire acondicionado o frigoríficos. 
impuesto-aire-autonomos
Entra en vigor el nuevo impuesto que gravará a los autónomos por comprar aparatos de aire o frigoríficos
Entra en vigor el nuevo impuesto que gravará a los autónomos por comprar aparatos de aire o frigoríficos

El Boletín Oficial del Estado (BOE) activó este jueves el nuevo gravamen que se aplicará a fabricantes, importadores y adquirentes -tanto empresas como consumidores- de cualquier equipo de refrigeración. A partir de ahora, los autónomos y pequeños negocios que compren nuevos aparatos de aire acondicionado o frigoríficos para su negocio tendrán que pagar hasta un 10% más por el nuevo impuesto a los gases fluorados que acaba de entrar en vigor. El incremento podría alcanzar el 20% si se tiene en cuenta además el impacto de la inflación.

El nuevo impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero ha entrado en vigor a través del Real Decreto 712/2022, de 30 de agosto y afectará desde este mismo momento a cualquier autónomo, principalmente los restaurantes, tiendas de alimentación y otras actividades que vayan a comprar por primera vez equipos de refrigeración para su negocio, o que necesiten cambiarlos para mantener sus locales aclimatados y sus productos en buen estado de conservación.

Según la Agencia Tributaria, algunos de los equipos que gravará este nuevo impuesto son los refrigeradores y congeladores domésticos e industriales, los compartimentos e instalaciones comerciales de refrigeración -que necesitan las carnicerías o pescaderías, por ejemplo-; los equipos de aire acondicionado portátiles -presentes en cualquier oficina, comercio o negocio de restauración- o los equipos de aire acondicionado para vehículos de turismo, furgonetas y camiones -que soportarán todos los negocios de la industria automovilística, y muchos autónomos que compren estos vehículos, como los transportistas-, entre otros.

Si bien el nuevo tributo afectará en mayor o menor medida dependiendo del aparato que se adquiera y de si el contribuyente es comprador final o vendedor, se estima que el coste medio para los negocios podría rondar entre 100 y 200 euros más por cada equipo de gama media que compren los trabajadores por cuenta propia para sus negocios.

 Así afectará el nuevo impuesto sobre gases fluorados a los autónomos: como consumidores y como vendedores 

La Agencia Tributaria informa que "la base imponible del impuesto estará constituida por el peso de los gases fluorados de efecto invernadero objeto del impuesto, expresada en kilogramos. El tipo impositivo resulta de aplicar el coeficiente 0,015 al potencial de calentamiento atmosférico (o PCA) que corresponda a cada gas fluorado de efecto invernadero objeto del impuesto con el límite máximo de 100 euros por kilogramo".

Según los expertos consultados, esto se traduciría en un incremento de entre un 5% y un 10% sobre el precio final de los aparatos de refrigeración y supondría un sobrecoste de entre 100 y 150 euros para un aparato de gama media. Un incremento que afectará, en menor o mayor medida, " a todos los distribuidores, fabricantes, pequeños negocios y consumidores finales, porque se aplica desde el primer momento en el que se pone el gas en el mercado y todos los que lo utilicen deberán abonarlo", explicó la presidenta de AEFYT (Asociación de Empresas de Frío y Sus Tecnologías), Susana Rodríguez.

Los autónomos como consumidores pagarán hasta un 20% más con la inflación

 La presidenta de AEFYT explicó que “todos aquellos consumidores que se estaban replanteando comprar un nuevo equipo, se lo van a pensar dos veces antes de lanzarse. El nuevo impuesto va a frenar muchas compras". Se trata de un hándicap que afectará especialmente a los profesionales por cuenta propia, dado que son quiénes hacen un uso más intenso y continuo de este tipo de aparatos.

“Evidentemente a los autónomos puede que el impuesto les afecte más. Pero eso ya dependerá de la vida útil de cada producto”, señaló Rodríguez. Un hogar medio no hace el mismo uso de, por ejemplo, un aire acondicionado - lo suelen cambiar cada 15 o 20 años-, que un autónomo que tiene un establecimiento y lo tiene en funcionamiento diariamente. Los profesionales por cuenta propia cambian y renuevan con mayor frecuencia que una familia los sistemas de climatización de su negocio.

Además, al incremento de hasta un 10% del precio de venta, hay que añadirle el impacto de la inflación. “Si tenemos en cuenta el contexto económico, estamos hablando de que a partir de septiembre los autónomos pueden pagar hasta un 20% más por comprar un nuevo aparato de aire acondicionado” afirmó Rodríguez.

Los autónomos como vendedores también se podrían ver afectados

Los trabajadores por cuenta propia que vendan, reparen o distribuyan este tipo de aparatos también se verán afectados, dado que deberán incluir el impacto del gravamen en el precio de venta de sus productos. Desde este lunes, los comercios, grandes almacenes, supermercados o cualquier establecimiento que venda este tipo de sistemas o equipos deberá reformular sus precios en función del nuevo impuesto.

Además, la presidenta de AEFYT (Asociación de Empresas de Frío y Sus Tecnologías), Susana Rodríguez, hizo hincapié en el sobrecoste al que deberán hacer frente muchos profesionales: “en nuestro sector este tipo de gases se compra por kilos. Y una botella de, por ejemplo, 60 kilos se tarda en gastar entre cuatro y seis meses. El nuevo impuesto va a suponer un adelanto de dinero muy importante para muchos profesionales, que van a tardar meses en recuperarlo” afirmó.

Entra en vigor el nuevo impuesto que gravará a los autónomos por comprar aparatos de aire o frigoríficos
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad