martes. 12.11.2019

A LA ESPERA DE LOS BENEFICIOS DE LA NUEVA LEY

Madrid crece siete veces más que la media nacional en número de autónomos

La ministra de Empleo, Fátima Báñez y los secretarios de Estado de Seguridad Social y Empleo, Tomás Burgos y Juan Pablo Riesgo, durante la presentación de los datos de paro y afiliación de diciembre.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez y los secretarios de Estado de Seguridad Social y Empleo, Tomás Burgos y Juan Pablo Riesgo, durante la presentación de los datos de paro y afiliación de diciembre.

La región cierra 2017 con una tasa del 2,2% interanual y toma el testigo de Cataluña, que apenas avanza un 0,1%.

Madrid crece siete veces más que la media nacional en número de autónomos

El roscón de Reyes del empleo autónomo ha dejado la sorpresa en la Comunidad de Madrid y el haba en Cataluña. En términos absolutos, la región que preside Cristina Cifuentes ha cerrado 2017 con un total de 8.282 nuevos afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Esto es, un 2,2% más interanual y siete veces por encima de lo que crece la media a nivel nacional, sólo un 0,33%.

Con ello Madrid -que suma ya 389.412 trabajadores por cuenta propia- toma el testigo de Cataluña y pasa a ser líder regional en materia de generación de empleo autónomo. Esta última comunidad ha perdido más de 2.000 activos, sólo durante el último trimestre, pasando de los 548.894 afiliados de octubre a los 546.807 de diciembre. Asimismo, en el cómputo interanual, los autónomos catalanes registraron un pírrico avance del 0,1% (459 nuevas altas).

No es casualidad que el 75% de las afiliaciones al RETA se hayan producido en la autonomía madrileña. Además, de los efectos derivados del procés que, según ha reconocido el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, en rueda de prensa “es significativo especialmente en el Régimen de Autónomos, pero guarda proporción con lo que ha ocurrido en el resto de regímenes”, el Gobierno regional ha ido un paso por delante del central y ha puesto en marcha una batería de medidas de impulso al autoempleo.

Entre ellas la ampliación de la Tarifa Plana de 50 euros a dos años (uno más que la estatal) que entró en vigor el pasado día 1 de enero y que beneficiará a más de 8.000 nuevos emprendedores. Cabe recordar a este respecto que la medida no implica la pérdida de ningún derecho. Es decir, quienes se beneficien de esta bonificación en la cuota a la Seguridad Social, están cubiertos al 100% en caso de cualquier tipo de contingencia, la cuantía de su pensión futura no se verá afectada, etcétera.

Respecto a las expectativas para este año la tendencia se mantiene. Más aún si tenemos en cuenta el incremento del 17,39% en la partida destinada a los autónomos y la economía social de los Presupuestos regionales para 2018. Porcentaje que en dinero contante y sonante supone 12,40 millones de euros más, hasta alcanzar los 83,60 millones de euros y que permitirá dar luz verde a nuevos incentivos para los autónomos que contraten a su primer empleado.

Menor crecimiento desde 2013

En términos generales y pese al incremento de 10.468 durante 2017, los datos de afiliación al RETA no son los mejores. Sólo un 0,33% de nuevas altas, frente al 4,11% del Régimen General (+599.575 trabajadores).

Por otra parte, si se analiza el registro histórico, el crecimiento de autónomos es el más bajo desde 2013 -primer año de crecimiento tras cuatro de caídas por la crisis económica-, cuando se cerró con un positivo del 0,85%. Esto es, 0,53 décimas por encima de 2017.

Así las cosas, los datos están lejos de los máximos de 2014 y 2015, en los que la cifras arrojaban incrementos del 2,47% y 1,35%. Algo que, tanto desde algunas organizaciones como desde el propio Ministerio de Empleo, se ha achacado a que el autoempleo se convirtió en un "régimen refugio” para muchos desempleados que agotaban sus prestaciones.

No obstante, y tomando como referencia lo que ha ocurrido a lo largo del pasado año, la realidad es que en enero se crecía al 0,89% interanual (+27.959 nuevos autónomos) y que, con excepción de los meses de abril, mayo y junio, con positivos del 0,94%, 0,97% y 0,90%, la afiliación al RETA ha ido disminuyendo. Realidad que ha sido mucho más acusada en diciembre y que desde Empleo justifican por la entrada en vigor de la Ley de Reformas Urgentes para el Trabajo Autónomo: “Es evidente que las altas de autónomos se han ralentizado, ya que muchos están a la espera de acogerse a los nuevos incentivos”, ha afirmado Tomás Burgos, quien preguntado por el impacto de la Ley en las previsiones de crecimiento del RETA para este 2018 ha respondido que “es pronto para aventurar algún dato en concreto. Habrá que esperar a ver cuál es la evolución durante el primer trimestre del año”.

Sectorialmente, comercio con 12.893 autónomos menos y hostelería con una caída de 2.262, son los que más están padeciendo la sangría. En la parte positiva, actividades profesionales científicas y técnicas y construcción lideran la creación de autoempleo con 5.863 y 5.840 nuevas altas respectivamente. Destacan también, en términos absolutos, el avance de casi 3.000 los trabajadores por cuenta propia en los sectores de la sanidad y servicios sociales (2.959) y actividades inmobiliarias (2.858), siendo este último el tercero que más crece en términos relativos (+7,24%), por detrás de actividades, organizaciones y organismos extraterritoriales y de Administración Pública, Defensa y Seguridad Social Obligatoria.

Madrid crece siete veces más que la media nacional en número de autónomos