sábado. 16.10.2021

EL GOBIERNO QUERÍA ELIMINAR LA AYUDA POR BAJOS INGRESOS

Las organizaciones logran que se incluya en la prestación por cese de actividad a los autónomos que quedaban excluidos

ata-upta-uatae-escriva-cotizacion-
Presidentes de las asociaciones de autónomos junto al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
Las organizaciones de autónomos alcanzaron anoche un acuerdo con el Gobierno para extender las ayudas por cese de actividad hasta el 28 de febrero, entre las que se mantendrá finalmente la prestación por bajos ingresos para aquellos que no tengan periodo de cotización suficiente. Algo, que en un principio, estaba descartado.
Las organizaciones logran que se incluya en la prestación por cese de actividad a los autónomos que quedaban excluidos

Las organizaciones representativas de los autónomos alcanzaron un acuerdo este lunes con el Gobierno para mantener todas las modalidades de cese de actividad hasta febrero de 2022. La quinta prórroga de las ayudas más importantes para el colectivo se aprobará, previsiblemente, en el Consejo de Ministros de este martes y, finalmente, incluirá la modalidad a la que más trabajadores por cuenta propia estaban acogidos: el cese por bajos ingresos, que protege a aquellos que ya hayan agotado el periodo de cotización necesario. 

A sólo dos días de que dejaran de estar en vigor estas ayudas, las asociaciones de autónomos alcanzaron con el Gobierno el que posiblemente haya sido el acuerdo más difícil para la prórroga del cese de actividad. El escollo más importante que, finalmente quedó solventado, estaba en la propuesta del pasado jueves del Ejecutivo, que planteaba la eliminación del cese de actividad para trabajadores por cuenta propia con bajos ingresos. La desaparición de esta modalidad, según los cálculos que hizo la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), supondría la exclusión de la prestación de cerca de 180.000 autónomos que se esperaba que no iban a tener periodo de cotización suficiente para acceder a la POECATA.

Finalmente, y tras el acuerdo alcanzado el lunes por la noche, estos autónomos estarán protegidos, si cumplen las condiciones necesarias, hasta el próximo 31 de enero de 2022.  Entre estos nuevos requisitos para la modalidad por bajos ingresos, y a expensas de la aprobación del Real Decreto en el Consejo de Ministros, previsiblemente se exija no haber tenido unos ingresos superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional y tener una caída de facturación de, al menos, el 75% entre el último trimestre de 2019 y el último de 2021.

Pero no sólo ellos quedarán protegidos en esta prórroga. A expensas de lo que se apruebe previsiblemente en el Consejo de Ministros de esta tarde, habrá un total de cinco modalidades de prestación -una más que hasta ahora - y además continuarán las exoneraciones en la cuota decrecientes que se pusieron en marcha en junio, pero esta vez para aquellos autónomos que se beneficiaran del cese hasta septiembre y no accedan a la prestación en octubre.   

Cinco prestaciones y una ayuda en forma de exoneraciones para autónomos hasta el 31 de enero

Así lo avanzó el presidente de ATA, Lorenzo Amor, a través de sus redes este lunes: 

Al parecer, y según pudo saber este diario, a estas cinco prestaciones se uniría una ayuda en forma de exoneraciones idéntica a la que se puso en marcha en junio pero, esta vez, dirigida a aquellos beneficiarios de las prestaciones hasta septiembre.

Es decir, a expensas de lo que quede publicado finalmente en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se espera que los trabajadores por cuenta propia que no soliciten en octubre la prestación y hayan sido beneficiarios hasta el 30 de septiembre queden exonerados de un 90% de cuota en el mes de octubre, un 75% en noviembre, un 50% en diciembre y un 25% en enero. 

Condiciones de las prestaciones

En cuanto a las prestaciones, al parecer, se habría logrado que tanto la POECATA (prestación ordinaria extraordinaria) para la que hace falta periodo de cotización por cese como la prestación para autónomos de temporada, y la modalidad de suspensión se mantengan con las mismas condiciones de caída de facturación y umbral de rendimientos netos que había hasta la fecha. Modificando, lógicamente, los meses que se tienen en cuenta para determinar ambas condiciones.

Los dos principales cambios vendrían en las dos otras prestaciones. En primer lugar, y como novedad, se crearía una nueva prestación específica para los autónomos afectados por la erupción del volcán en Palma, para aquellos con un negocio afectado directamente e indirectamente. Éste fue uno de los grandes logros de la organización de autónomos ATA que fue la que trasladó en un primer momento la propuesta al Gobierno. 

Con esta prestación, los autónomos de Palma quedarán protegidos por una prestación y una exoneración similar a las conocidas hasta la fecha, con la diferencia de que, previsiblemente, la única condición de acceso sea acreditar haberse visto afectado por esta catástrofe.

En cuanto al segundo gran logro para los autónomos, estaría el mantenimiento de la prestación por bajos ingresos, que hasta hace pocos días estaba en la cuerda floja. Mientras que el Gobierno planteaba su eliminación en un primer momento, finalmente, se habría conseguido que se mantenga para todos aquellos trabajadores por cuenta propia que, aún no contando con periodo de cotización suficiente, sí acrediten determinadas caídas de actividad y rendimientos netos. 

Concretamente, y una vez más a expensas de la publicación del nuevo decreto en el BOE, los autónomos tendrán que acreditar una caída del 75% de la facturación comparando el último trimestre de 2019 con el último trimestre de 2021. En cuanto al límite de ingresos, se exigirá que los autónomos no tengan unos ingresos superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). 

Las organizaciones logran que se incluya en la prestación por cese de actividad a los autónomos que quedaban excluidos