domingo. 20.09.2020

EL 30% PIERDE DINERO TODOS LOS MESES

Parece que el futuro del negocio de las peluquerías está en la especialización

Parece que el futuro del negocio de las peluquerías está en la especialización
El negocio de los salones de belleza se está reinventando. La digitalización y la oferta de servicios de valor añadido que mejoren la experiencia de los clientes puede determinar el éxito de un negocio que emplea a 120.000 profesionales. El 30% de las peluquerías hoy pierde dinero.
Parece que el futuro del negocio de las peluquerías está en la especialización

Aunque la crisis hizo que desaparecieran un 20%, España es el país europeo con más peluquerías. En concreto, y según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA) hay 51.911 salones. O lo que es lo mismo, un local por cada 900 habitantes. Es más, no hay municipio de mediano tamaño que no cuente con uno o varios de estos negocios. La gran mayoría de ellos están regentados por autónomos. A ello hay que sumar los peluqueros y peluqueras que, legalmente, desarrollan su actividad en domicilios.

En la actualidad, existen uno 120.000 profesionales trabajando en salones de peluquería que, a su vez, generan un volumen de negocio de 4.000 millones de euros anuales.

Sin embargo, no todos los salones de belleza son rentables. Pese a que desde 2016 las cifras se han recuperado y los beneficios han pasado del rojo a teñirse de negro, estos se sitúan entre 6.500 y 7.000 euros de media. Incluso, STANPA estima que el 30% de las peluquerías pierden dinero cada mes. Es el caso de los modelos low cost que surgieron durante la crisis en los que cortarse el pelo cuesta cinco euros y teñirse entre 12 y 16 euros a lo sumo. Son modelos de negocio no viables que “asustan” a Alfredo Rodríguez, cofundador de Hombre Actual -cadena de peluquerías, barberías y estética masculina- “ni son viables, ni permiten generar empleo ni aportar riqueza al país. Todo lo contrario. Ofrecen servicios de peluquería que realizan personas sin experiencia y fomentan el intrusismo, la competencia desleal y una economía en B”.

Algo está cambiando

Este modelo de peluquerías bajo coste daña sobremanera a los negocios de barrio de toda la vida cuya supervivencia dependerá de la especialización o la oferta de servicios de valor añadido en estética. En este sentido, el primer Observatorio digital del sector de las peluquerías el España, elaborado por STANPA a partir de una base de datos de 56.320 profesionales, muestra que algo está cambiando “los salones de peluquería se han convertido es espacios multiusos que multiplican la oferta de servicios relacionados”, siendo el maquillaje, la manicura, las pestañas y la estética facial lo que más interesa a los profesionales españoles. En el caso de la demanda, coloración y decoración para hombres y mujeres con técnicas innovadoras y los servicios de barbería y corte masculino son los que mayor éxito tienen.

A pie de negocio Rodríguez ratifica esta tendencia, “en mi opinión, creo que la solución del problema está en la especialización. Serán claves para el éxito de los negocios”. De hecho, tras más de 40 años de trayectoria en el sector de la peluquería e incluso haber pasado 13 años residiendo en Estados Unidos y estudiando el modelo de negocio que allí se estilaba, en 2002 decidió junto con Javier Burgueño apostar por un concepto innovador. “Optamos por juntar los servicios de peluquería masculina y barbería, y añadir servicios de estética”, como tratamientos corporales y de higiene facial, masajes, depilación.... En definitiva, “un modelo de negocio que diera cobertura a todo lo relacionado con el cuidado personal masculino de forma integral”.

A día de hoy, cuentan con dos locales propios en funcionamiento, el primero en Ciudad Lineal y el segundo en la calle Fernández de los Ríos, del distrito de Moncloa. Ambos en Madrid. No obstante, están en pleno proceso de expansión y han optado por ampliar su negocio empleando el sistema de franquicias. “Queremos contribuir a que haya nuevos emprendedores y verdaderos profesionales en el sector”. 

La especialización es también el ingrediente esencial del éxito para Antonia Palacios, propietaria de Centro Capilar Nicolás, en Córdoba. "Sin duda. Si no innovas y te especializas mueres". Con una trayectoria de 35 años pasaron de ser una peluquería de toda la vida a realizar diagnósis capilar. De ahí, se centraron en el negocio de las pelucas. Sus últimas innovaciones han sido el desarrollo de trabajos personalizados para personas con déficit de cabello y la puesta en marcha de una taller de reparación y confección de pelucas artesanales y sistemas capilares. 

Todo ello ha conseguido que el fenómeno del low cost "no nos haya afectado demasiado. Especialmente porque además de la diferenciación hemos optado por la calidad", señala Palacios quien explica además, que prestan servicios para salones de toda Andalucía que no cuentan con este tipo de especialización.

Peluquerías digitalizadas

La digitalización parece ser ajena a sectores tradicionales como es, en este caso, un sector, el de las peluquerías, eminentemente femenino (ocho de cada diez profesionales y seis de cada diez clientes son mujeres). Pero, nada más lejos de la realidad. Según el informe de STANPA, el 47% de las peluquerías españolas emplea ya el canal online para su negocio y también para la formación de equipos.

En los salones se aplica desde desde la compra de producto hasta la fidelización del cliente. Principalmente, empelando redes sociales como Facebook (49,8%) e Instagram (42%). Tal y como destaca el informe es “una tendencia que se abre paso en un sector fuertemente polarizado, entre aquellos salones con un solo empleado (40%), frente al 23,7% que cuentan con tres o más y que diferencia el verdadero negocio del salón como autoempleo”.

Es el caso de Carmen Granado, una peluquera de San Sebastián de los Reyes, cuyo local se encuentra ubicado en el Polideportivo Municipal de la Dehesa Boyal que emplea ambas redes para mostrar sus creaciones, las novedades de los productos que emplea o sencillamente “felicitar las fiestas mis clientes. Es una forma de estar cerca de ellos, de interactuar. Un escaparate más en el que dar a conocer tu negocio y lo que haces. Hoy en día las personas quieren estar informados de todo lo que ocurre a su alrededor. Y no sólo de lo que ocurre a nivel mundial, les importa, y mucho qué está pasando en su ámbito más local, en aquellos lugares que frecuentan habitualmente. Las redes sociales nos ayudan a estar presentes en sus vidas”. 

También las redes sociales han sido una vía de entrada de nuevos clientes para Centro Capilar Nicolás "son herramientas para generar confianza. Nos han dado mejor resultado que cualquier otro tipo de publicidad. Y he probado todos, radio, televisión, prensa...", asegura Antonia Palacios.

Ahora bien, a la hora de emplear las redes para reservar una cita, sólo un 13% lo hace on-line, mientras que casi el 52% lo hace vía telefónica y el resto presencialmente.

Lo que también va in crescendo es la de penetración de los smartphones que ya alcanza el 92% de cuota de mercado, superando la media europea. Tecnologías como el Machine Learning y la inteligencia artificial ya permiten a los profesionales de la belleza desde realizar el diagnóstico del cabello hasta mostrar a sus clientes cambios de look íntegros desde su dispositivo móvil, según destaca el informe de la patronal de los profesionales de la cosmética.

Parece que el futuro del negocio de las peluquerías está en la especialización