sábado. 06.06.2020

LA NORMALIDAD LLEGARÍA A FINALES DE JUNIO

Estos son los negocios que podrán empezar a abrir a partir del 4 de mayo

Estos son los negocios que podrán empezar a abrir a partir del 4 de mayo
El Gobierno ya tiene un plan para volver a la "nueva normalidad". Este programa constará de cuatro fases y será diferente para cada provincia, según cómo evolucione la pandemia en el territorio. Los primeros negocios, ahora cerrados, comenzarán a abrir el próximo 4 de mayo y es posible que, a finales de junio, todos estén activos con restricciones.
Estos son los negocios que podrán empezar a abrir a partir del 4 de mayo

La vuelta a la "nueva normalidad" ya tiene fecha y podría ser diferente en cada provincia. Así lo anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras una larga reunión en el Consejo de Ministros de este martes. Allí se decidió el programa para la desescalada del Estado de Alarma. Se llama "Plan para la transición hacia una nueva normalidad", constará de cuatro fases y será "asimétrico, gradual y coordinado". 

Esto significa que el Gobierno ya ha planteado un marco en el que se moverán de forma independiente y en función del avance de la pandemia cada una de las provincias e islas españolas. Según su evolución, que se medirá cada dos semanas "bajo criterios objetivos", se decidirá si pueden pasar a la siguiente fase de desescalada. 

El plan hacia esta nueva normalidad arrancará el próximo día 4 de mayo y afectará a todas las actividades, las que permanecían cerradas por el Estado de Alarma y las que no.  A partir de ese día, los negocios podrán ir retomando en las diferentes fases del plan su particular vuelta a la normalidad. 

Todavía no se sabe todas las actividades que podrán abrir en cada fase ni en qué condiciones concretas. El presidente del Gobierno se limitó durante la comparecencia posterior al Consejo de Ministros a dar algunos ejemplos de cómo será esta vuelta a la normalidad en dos de las actividades más afectadas por esta crisis: la hostelería y el comercio.

A partir de este próximo 4 de mayo, la mayoría de las provincias españolas pasarán a estar en la denominada fase 0, la etapa inicial en la que se preparará la desescalada. El proceso durará en cada fase, como mínimo, dos semanas y la idea es que los negocios vuelvan a su "nueva normalidad" a finales de junio. En todo caso, todas las fechas señaladas a continuación son orientativas, dependerán de la evolución de la pandemia y de posibles apuntes que se hagan a partir de este miércoles en el documento que se publicará para detallar cada una de las etapas.

En cuanto a la fase inicial (o fase 0), de ella tan sólo se librarán algunas islas como El Hierro, Formentera o La Graciosa, por su bajo nivel de contagio, que pasarán directamente a la siguiente, la fase 1. Todas las demás provincias españolas empezarán en esta primera etapa inicial de preparación.

Fase 0: A partir del 4 de mayo

Ésta será la fecha señalada de preparación para la desescalada de la que, automáticamente, pasarán a formar parte todas las provincias -excepto algunas islas que arrancarán directamente en la siguiente etapa-  y de la que podrán salir si su nivel de contagios y disposición del sistema sanitario se lo permiten. 

En esta fase varias actividades podrán volver a abrir,  de forma limitada, y manteniendo siempre las medidas de protección y con muchas restricciones. El presidente del Gobierno se refirió -a modo de ejemplo- tan sólo a algunos de los negocios que podrán retomar su actividad y dio varias pinceladas sobre las condiciones que se les impondrán. 

En esta etapa de preparación se permitirá la apertura de locales con cita previa (como podrían ser consultas de trabajadores por cuenta propia de la psicología y otras profesiones que puedan controlar su demanda a través de citas anticipadas con los clientes). También anunció que se permitirá en todo el territorio el servicio de recogida de comida en locales de hostelería y restauración, aunque todavía sin consumo dentro del establecimiento.

Además, el presidente recalcó algunas medidas de alivio que ya se habían adelantado en los días previos, como que se permitirá hacer ejercicio de forma individual y respetando ciertas medidas de distanciamiento y seguridad. 

En todo caso, la apertura de cara al público de las actividades suspendidas no se producirá hasta la siguiente fase. La fase 1, que podría arrancar a partir del próximo 11 de mayo, siempre y cuando la provincia en cuestión cumpla "los criterios objetivos establecidos por el Ministerio de sanidad para pasar a la siguiente etapa". Por tanto, se prevé que sean las provincias e islas con menor nivel de contagios o mejor evolución de la pandemia las que antes pasen a esta primera fase de la desescalada, aunque no se han concretado todavía cuáles serán los baremos específicos para medir la preparación de cada zona para superar las fases. 

Fase 1: A partir del 11 de mayo (fecha orientativa)

La fase 1, que arrancará desde el 11 de mayo para todas aquellas provincias que cumplan los criterios establecidos por el Gobierno será un respiro para algunos negocios cerrados, que podrán volver a abrir sus puertas de cara al público, eso sí con muchas restricciones. 

Según adelantó el presidente del Gobierno, en esta fase se permitirá la apertura del pequeño comercio, excepto en el caso de aquellos negocios que se encuentren localizados en centros comerciales que, previsiblemente, tendrán  que esperarse al momento en el que dejen abrir también a los grandes. Además, a los pequeños comerciantes que se les permita la apertura se les impondrá un horario preferente para la atención de los mayores de 65 años. 

También se permitirá la apertura muy limitada de algunas bares, restaurantes y cafeterías. Sólo podrán abrir de cara al público aquellos que tengan terraza y con muchas restricciones. La más importante que adelantó Sánchez será limitar al 30% el aforo. Es decir, estos establecimientos solamente podrán atender a sus clientes en menos de un tercio de su  terraza. Eso, en el caso de que la tuvieran. Esto podría no salirle rentable a la mayoría de autónomos y pequeños negocios que tienen un espacio para, a penas, 9 mesas y que con dicha restricción pasarían a tener tan sólo tres mesas disponibles para desarrollar su actividad.

Este proceso preocupa especialmente al sector de la hostelería y a otras actividades, como las peluquerías, porque la apertura con tantas restricciones puede conllevar problemas. Podría significar perder automáticamente la prestación por Cese de Actividad extraordinario, tener que volver a pagar la cuota de autónomos e incluso hacerse cargo de la nómina de sus empleados y sus respectivas cotizaciones durante, al menos, seis meses si han hecho ERTE por causas de fuerza mayor. Eso si no se prologa o se establece alguna moratoria para estas prestaciones y ayudas. Todo ello, a cambio de unos ingresos muy reducidos por los pocos clientes a los que podrán atender, dadas las limitaciones de aforo en la hostelería, o las medidas de distanciamiento en el caso del comercio, peluquerías u otras tantas actividades regentadas por autónomos.

Por otro lado,  podrán volverse a desarrollar todas las actividades del ámbito agrario y se permitirá la reapertura de los alojamientos turísticos sin utilización de zonas comunes y con restricciones, entre otras actividades. También se retomará la movilidad interna en los municipios  y provincias que estén en esta fase, dejando a los ciudadanos utilizar el transporte público, siempre con mascarillas. 

Fase 2: A partir del 25 de mayo (fecha orientativa)

Tras un lapso de tiempo de otros quince días, de nuevo, se evaluará el estado en el que se encuentran las diferentes provincias. Aquellas que cumplan, una vez más, con los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad podrán pasar a la fase 2 de la desescalada. 

Esta fase, empezará para algunas provincias a partir del 25 de mayo y en ella se plantea la apertura parcial de actividades que se mantenían restringidas en la fase 1, siempre con limitaciones de aforo.

Por ejemplo, en el caso de los restaurantes, se les permitirá en esta etapa también atender a los clientes dentro del local. Una vez más, se impondrán condiciones que podrían dañar la rentabilidad de algunos pequeños negocios. Por ejemplo, tan sólo se les permitirá atender in situ al 30% del aforo que tenga el establecimiento. 

Además, en esta fase también se prevé la reanudación de algunas actividades suspendidas de  pesca y deporte, y de otras culturales. Por ejemplo, se permitirá la apertura de cines, eventos y museos al 30% del aforo. Esto último podría ser un alivio para los guías turísticos (unos 20.000 autónomos que han tenido problemas para acceder a la prestación por Cese de Actividad extraordinario) que podrían  reanudar su actividad. Por otro lado, se permitirá también la celebración de eventos al aire libre que congreguen a menos de 400 personas. 

En cuanto a los alojamientos turísticos, en esta fase ya se les permitirá el uso de zonas comunes y también se abrirán las grandes superficies comerciales. Después de esta fase, "nos adentramos en la última etapa hacia la nueva normalidad", con restricciones mucho más laxas pero siempre manteniendo las medidas oportunas de seguridad y distancia. 

Fase 3: A partir del 8 de Junio (fecha orientativa)

A partir de este momento, que llegaría a finales de junio, para algunas provincias se prevé la apertura de todas las actividades, pero con algunas medidas. En esta fase se permite, por ejemplo, la apertura del comercio minorista que no hubiera abierto con anterioridad, con limitación de aforo. También de bares, discotecas y espectáculos con aforo muy limitado.

Según adelantó el presidente del Gobierno, en esta última fase del plan  habrá "una movilidad más flexible y con uso de mascarillas". Además, concretó que la apertura de todos los negocios sería con un aforo máximo del 50% y siempre respetando los dos metros de distancia.  En cuanto a la restauración, " podrá desarrollar su actividad de forma más relajada pero con distancia suficiente".  

Nueva normalidad

Posiblemente sea esta última fase la más difícil de alcanzar. En ella, se prevé que terminen las restricciones sociales y económicas, pero se mantendrá la vigilancia epidemiológica, la capacidad reforzada del sistema sanitario y la autoprotección de la ciudadanía.

En todo caso, tanto las fases enumeradas como sus fechas son orientativas. Previsiblemente, se concretarán de forma exhaustiva con la publicación del texto de este miércoles. Según ha podido saber este diario, en el documento constan todos los detalles sobre las actividades que podrán abrir en cada una de las etapas y las diferentes condiciones y restricciones a las que se tendrán que someter mientras dure esta vuelta a la normalidad.

Estos son los negocios que podrán empezar a abrir a partir del 4 de mayo