jueves. 21.01.2021

OFRECERÁ "BONOS" A LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS

La España Vaciada exige al Gobierno que el nuevo plan de digitalización llegue a todas las zonas rurales

La portavoz del Gobierno y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero,
La portavoz del Gobierno y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero,

El Gobierno anunció que dará una especie de "bonos" a los pequeños negocios para digitalizarse dentro un plan diseñado para los próximos cinco años. Pero lo que exige la España Vaciada es que llegue a los pueblos la fibra óptica.

La España Vaciada exige al Gobierno que el nuevo plan de digitalización llegue a todas las zonas rurales

El Gobierno quiere destinar en los próximos cinco años 4.320 millones a la digitalización de los negocios. La buena noticia es que entre sus objetivos está ampliar la cobertura de banda ancha hasta alcanzar el 100% de la población española e impulsar la tecnología 5G. Justo lo que piden los pueblos, hoy prácticamente desconectados y con escasas posibilidades de digitalización al no disponer de fibra óptica. Además, entre estas medidas, el plan del Gobierno prevé repartir "bonos" entre los pequeños negocios para ayudarles a digitalizarse, aunque poco se sabe aún en qué consistirán.

Todo esto forma parte de un Plan, sobre el que aún no se conocen muchos detalles, pero que ya está causado cierta expectación entre en las zonas rurales y de la España Vaciada, que quieren, de una vez por todas, estar conectados para poder ofrecer mejores servicios a los negocios que se creen o quieran instalarse en ellos.

En concreto, el Consejo de Ministros aprobó el pasado martes el Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales de la sociedad, la economía y los territorios. La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró que se trata “de un plan ambicioso, pero viable, que está en línea con la lucha contra la despoblación y la estrategia del reto demográfico”. Con él, el Gobierno quiere dar respuesta a dos de los 12 objetivos que conforman el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española.

De esta forma, y hasta el 2025, el Gobierno planea invertir 4.320 millones de euros tanto en el Plan de Conectividad como en el de Estrategia para el 5G, de los que 883 millones de euros ya están previstos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021. Según apuntó Montero, ambos fondos se van a financiar con parte de los fondos europeos que va a recibir España. De hecho, a la conectividad y 5G destinará el 33% de estos fondos de recuperación.

El Plan para la digitalización de los negocios

Una de las iniciativas que más interesa a los pequeños negocios,  y sobre todos a aquellos situados en zonas rurales, es el Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales de la sociedad, la economía y los territorios. Y al que el Ejecutivo va a destinar 2.320 millones de euros hasta 2025, de los que 583 millones están ya en los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

Este Plan se articulará a través de dos ejes. Uno de ellos, y tal vez el más importante para los autónomos, es el destinado a mejorar la conectividad en sus negocios. En concreto, el Gobierno quiere llevar a cabo una serie de acciones destinadas a aumentar y mejorar la conexión en los polígonos industriales, centros logísticos o parques empresariales. A su vez, también se podrá en marcha un “programa para facilitar bonos de conectividad digital para las pequeñas y medianas empresas que participen en programas públicos de impulso a su digitalización”. Pero sobre el que no se conocen más detalles

Y el segundo eje, está enfocado a la extensión de la banda ancha en el territorio nacional, de forma que en 2025 se alcance una velocidad de 100 megabits por segundo para el 100% de la población. En estos momentos, y según los datos del Gobierno, la velocidad de acceso es de 100 Mbps sólo para el 84% de la población.

La España vaciada expectante por ver cómo se articulan los planes

La noticia y puesta en marcha de este macro plan nacional de digitalización ha sido seguida muy de cerca por la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA-por sus siglas en ingles), un lobby europeo - del que forman parte las Confederaciones de Empresarios de Cuenca, Soria y Teruel- que busca que los fondos europeos se destinen a poner en marcha medidas legislativas diseñadas específicamente para revertir el grave deterioro demográfico y socioeconómico que sufren los territorios rurales menos poblados de Europa.

Según dijo su coordinadora en España, Sara Bianchi “hemos seguido la noticia. Y aunque en un principio parece un buen Plan, estamos expectantes por conocer cómo se va a desarrollar, de qué manera y quiénes va a ser realmente sus beneficiarios”. Bianchi contó que llevan mucho tiempo luchando para que se ponga en marcha un plan que dé solución a los problemas de cobertura y de banda ancha que siguen existiendo en muchas zonas de España. “Hay zonas en la serranía de Cuenca que no tienen cobertura de móvil y en los que no se puede hacer ni una llamada de teléfono. Y esto debería ser un derecho universal garantizado por el Estado”, denunció.

La desventaja que sufren los autónomos por no tener internet

El hecho de que zonas rurales no tengan una buena conexión a internet o, incluso, cobertura móvil acentúa su despoblación. Se trata de una situación y un agravio comparativo con respecto a las zonas urbanas que se ha hecho más patente durante el confinamiento, especialmente, a nivel empresarial.Muchos de los negocios que han funcionado durante el confinamiento, y que lo siguen haciendo en estos momentos, es gracias a la venta online. Pero en muchas zonas, sus autónomos no han tenido esta posibilidad porque no han tenido una buena conexión a internet, ni si quiera una buena cobertura, para lanzar una estrategia de venta online. Los canales de venta que se utilizan en grandes ciudades quedan muy lejos de la realidad que viven los pequeños negocios en las zonas rurales”, detalló la coordinadora de SSPA.

Bianchi apuntó que no había que irse hasta una zona muy despoblada para comprobar los problemas y el agravio comparativo que sufren muchos negocios. “Las empresas que están situadas en polígonos se quedan muchas veces fuera de los despliegues de banda ancha que realiza el Gobierno. Su situación ahí es crítica, porque encima no hay posibilidad de concentración de clientes, y no tienen un buen internet para darse a conocer”.

La falta de mala conexión también se trasladó a tareas cotidiana como ir a la escuela o ir al médico. “¿Cómo se va a asistir a clase por videoconferencia si no hay buena conexión?. ¿Cómo  se va a llamar al ambulatorio si no hay cobertura? Son algunos de los hándicaps con los que han tenido que vivir los ciudadanos de algunas de estas zonas despobladas”.

Se debería asegurar por territorio y no por población

Para la coordinadora de la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa, Sara Bianchi, muchos de los problemas que tiene la España Vaciada y, en concreto, las medidas que se ponen en marcha para evitar su despoblación es que su implementación no está bien planteada.

Según explicó, uno de los problemas que presentan los diferentes planes dirigidos a mejorar la conectividad es que hablan de “cobertura de población y no de territorio. Es decir, se plantea la iniciativa con el objetivo de cubrir parte de la población sin tener en cuenta la superficie. Esto genera un problema porque hay zonas, por ejemplo, donde cubriendo una pequeña parte de la región, cubres casi al 90% de la población de la provincia pero, ¿qué ocurre con el 10% restante?”.

Y ejemplificó esta situación con la instalación del 4G en la provincia del Teruel. Según contó, en el Informe de Cobertura de Banda Ancha a 30 de junio 2019,  se revela que el 95% de la población de Teruel tiene acceso al servicio. Sin embargo, denunció que esto es así porque se ha habilitado el servicio sólo en tres grandes núcleos de población, mientras que en el resto de la provincia no hay cobertura. Algo que aseguró que ocurría en otras zonas como Zamora, Soria, o Cuenca.

Otro de los planteamientos “más técnicos y mal planteados que hemos detectado es que, el Estado intenta cubrir las zonas blancas, es decir, las que no tienen ningún tipo de cobertura. Y dan por descartadas las zonas grises, que son las que tienen un operador. El problema es que normalmente éste proporciona una conexión deficitaria y queda fuera de los planes” dijo Bianchi.

La importancia de la formación

A su vez, otro de los aspectos que comentó Bianchi que debería acompañar los planes de digitalización es la formación. “Hay empresarios en las zonas rurales que no están metidos en la digitalización y que, para que esos bonos de digitalización sean útiles y se empleen, deben ir acompañados de cursos".

La España Vaciada exige al Gobierno que el nuevo plan de digitalización llegue a todas las zonas rurales