domingo. 29.03.2020

SUS CLIENTES SON AMAZON, GOOGLE, INDITEX O SONY

Cómo triunfar a los 19 años vendiendo papelería de la que crecen tomates

Imagen del equipo de Sheedo.
Imagen del equipo de Sheedo.

En tan sólo dos años, facturan 500.000 euros y trabajan con empresas de la talla de Inditex, Amazon, Google o Sony.  Se trata de Sheedo, una startup que vende libretas o posavasos hechos a base de semillas de la que crecen pepinos o tomates. Un producto de 'usar y plantar'.

 

Cómo triunfar a los 19 años vendiendo papelería de la que crecen tomates

"Demostrar que se puede ganar dinero respetando tanto al entorno como a las personas”. Era el objetivo de Gala Freixa y Gonzalo Mestre, fundadores de Sheedo: una startup que vende productos de papelería  'de usar y plantar' porque están hechos a base de semillas. De sus productos como posavasos, folios o libretas, pueden nacer pepinos, tomates, manzanilla, flores silvestres,... después de haber sido utilizados por el cliente.  En poco más de dos años han conseguido ganarse la confianza y trabajar con empresas de la talla de Amazon, Inditext o Google y facturar más de 500.000 euros.  

Todo empezó en 2014 en la universidad, donde les animaron desde el primer día a emprender. Freixa y Mestre, con sólo 19 años, coincidieron en su preocupación por el medioambiente, especialmente por la generación masiva de residuos en el packagin -empaquetado-. “La idea inicial era crear una marca de alpargatas, es decir, algo completamente diferente a lo que ha sido finalmente el proyecto. Nos preocupaba el tema del packaging y que el proceso fuera sostenible, por lo que queríamos crear una caja de zapatos completamente reutilizable y que tuviera una segunda vida. Como no encontramos nada en el mercado porque todo es cartón o plástico, al final, dimos con el concepto de papel a base de semillas. En su momento la idea ya existía, porque desde siempre se ha sembrado semilla en algodones, pero no existía en papel imprimible, en productos como libretas”, explicó Freixa.

Para poner en práctica la idea, decidieron llamar a los papeleros y después de hablar con muchos y que todo el mundo les dijese que no se podía hacer, dieron con la empresa artesanal de papel 'Sastres Paperers' y juntos empezaron la aventura. En un principio, hacían pedidos muy pequeños que pagaban con sus ahorros y lo que ganaban lo volvían a invertir en producción. “Pusimos 3.000 euros de nuestro bolsillo para crear la sociedad limitada, que fue la inversión inicial y, poco a poco, se ha ido retroalimentando con los clientes y hemos ido creciendo de forma orgánica, sin demasiada inversión publicitaria”, aseguró.

sheedo 3

Tanto es así, que el primer año facturaron 200.000 euros y este segundo 500.000. “Lo bueno es que nosotros empezamos con bastante rodaje, como Asociación Junior Empresa, una entidad sin ánimo de lucro, que te permite testear muy bien el producto sin que sea un formato caro”, explicó. Así, al ver que funcionaba decidieron crear la sociedad limitada en octubre de 2017.

El problema de ser joven y no tener ninguna ayuda

Uno de los primeros obstáculos con los que se encontraron fue la edad y la falta de ayudas. "Éramos muy jóvenes, con 19 años yo no me imaginaba que me iba a dedicar a hacer papel con semillas y fue complicado. Al principio era salir a la calle a vender, como se ha hecho toda la vida: llamando a las puertas. Nos veían como a niños que, en realidad es lo que éramos", reconoció la fundadora. Como solución decidieron rodearse de expertos en la materia. "Lo que le ha dado valor al proyecto ha sido todo lo que hay alrededor: artesanía,  jóvenes emprendedores y medioambiente".

Atraían a la gente con su idea para que se fueran sumando al equipo. Eso sí, al principio por 'amor al arte', porque había muy pocos recursos y casi ninguna subvención disponible.Uno de los aspectos más difíciles como emprendedores fue emplear a la gente "porque es muy caro. Los seguros superan con creces a la cuota de autónomos. Es muy complicado porque, al principio, tienes que pagar poco a los trabajadores ya que el negocio no da para más. Hay que intentar hacer mucho con poca plantilla. Ahora mismo somos seis y estamos bien, es un buen número, pero al principio se hacía duro" explicó la fundadora. 

Cómo darse a conocer a través de sus clientes gracias a la sostenibilidad 

Lo tenían claro desde un principio. Querían ser un negocio con triple balance: social, medioambiental y económicamente sostenible. “Nosotros al hacer nuestro balance anual, no sólo hacemos el económico, también el social y el medioambiental”. Según reconocieron, fue complicado porque al crecer  hay cada vez más trabajo que controlar. Con el tiempo aprendieron a "educar a los proveedores" en el producto y servicio que necesitaban.

sheedo 4

El secreto del éxito de Sheedo  -según sus fundadores- es que han sido sostenibles desde su nacimiento y, por ello, grandes empresas como Google, Amazon o Sony confían en ellos. Y eso, les da mucha visibilidad. “Realmente en publicidad invertimos más bien poco. Empezamos por el boca a boca y luego el trabajar con grandes marcas ha hecho el resto. Al final, cuando una empresa como Inditex te compra 100.000 tarjetitas, eso va a parar a 100.000 personas que conocen tu producto. Es una manera muy fácil de darnos a conocer, a través de nuestros propios clientes”.

Uno de los pedidos más especiales que han recibido ha sido el de Hendricks. Fue una campaña en la que la conocida empresa de Ginebras propuso hacer 'la fiesta del pepino', una celebración en la que  todo el mundo llevara un pepino en la mano. Lo que hicieron fue regalar posavasos plantables de Sheedo en todos los puntos de venta de España donde daban gintonics de Hendricks. “La campaña tuvo un gran éxito porque todo el mundo en las redes sociales enseñaba cómo crecía su pepino. Tuvo mucho impacto porque se repartieron 50.000 posavasos por España, todo el mundo lo plantó a la vez y hubo una gran respuesta".

A día de hoy, los fundadores de Sheedo aseguran no necesitar ninguna acción de venta activa: " nuestros clientes vienen a nosotros y eso es siempre una buena noticia". Simplemente a hacen comunicación por Instagram para llegar a más canales de venta final al público de tarjetas de cumpleaños o invitaciones de boda. Eso sí, para todos sus encargos ponen una condición: hay que poner bien claras las indicaciones de cómo plantar el papel. Al final, "ese es nuestro valor", concluyeron.

Cómo triunfar a los 19 años vendiendo papelería de la que crecen tomates