miércoles. 21.10.2020

BARÓMETRO "LA PYME HABLA"

El 86% de los pequeños y medianos negocios dicen que quizá no puedan sobrevivir a la crisis

El 86% de los pequeños y medianos negocios dicen que quizá no puedan sobrevivir a la crisis

Una encuesta de CEPYME ha dado voz a más de 2.000 dueños de pequeños negocios para que cuenten cómo les ha afectado la crisis, a qué medidas se han acogido o qué valoración dan al Gobierno. El 86% ven en riesgo sus empresas y el 36% no tuvieron ningún ingreso hasta finales de abril.  

 

 

El 86% de los pequeños y medianos negocios dicen que quizá no puedan sobrevivir a la crisis

La crisis del COVID-19 ha tenido efectos devastadores en todas las empresas y especialmente en las más pequeñas. Persianas bajadas, calles sin clientes y unos pocos negocios funcionando, en la mayoría de los casos, con ingresos bajo mínimos. Es la realidad a la que han tenido que adaptarse los pequeños y medianos empresarios de casi todos los sectores en muy poco tiempo.  

Después de dos meses, y tras haberse dado a conocer el plan de desescalada del Gobierno, los autónomos y pequeños empresarios españoles tienen serias dudas de cómo va a ser esta vuelta a la 'nueva normalidad' y, sobre todo, cuánto van a aguantar con tantos gastos y tan pocos ingresos. Esto último es lo que más preocupa por el momento a las pymes. Al menos a los más de 2.000 pequeños y medianos negocios consultados por la Confederación Española de la Pequeña y mediana empresa (CEPYME) en su segundo barometro, "LaPymeHabla".

En la encuesta que realizó la asociación a finales del mes de abril, el 86% de los encuestados aseguraron que, de prolongarse esta situación, la supervivencia de su actividad estaría en riesgo. Si bien el estudio se realizó el mes pasado, las consecuencias de la crisis ya eran evidentes: el 23% de los participantes alertaron haber sufrido una pérdida de ingresos de entre el 75% y el 100% y el 36% reconocieron que no tenían ningún tipo de ingreso.

Por tanto, el 60% de los encuestados por la confederación ya habían perdido a mediados del mes de abril más del 75% de su facturación. Posiblemente, este porcentaje corresponda a aquellos negocios dedicados al turismo, el comercio, la hostelería u otro tipo de sectores cuyo cierre fue decretado el 14 de marzo por el Gobierno. Todos ellos pueden acceder a la prestación por Cese de Actividad extraordinario. No así los que registran perdidas inferiores al 75%. 

Nada menos que el 15,55% de los encuestados aseguraron que sus ingresos habían bajado entre un 50% y un 75%. Un volumen de pérdidas muy grande que, sin embargo, no les ha sido suficiente a todos estos participantes para acogerse a la prestación extraordinaria. También registran un nivel de pérdidas considerable el 11,7% de los encuestados que aseguraron que su facturación había bajado entre un 25% y un 50% por culpa de la crisis sanitaria

Por último, un 11,4% de los participantes afirmaron haber perdido entre el 0% y el 25% de sus ingresos por el COVID-19 y sólo un 1,81% aseguraron haber aumentado su facturación a raíz de que se decretara el Estado de Alarma.  

¿Por qué ha bajado la facturación de los negocios?

Casi tan importantes como el nivel de pérdidas de los pequeños negocios son los motivos que les han llevado a registrar tales descensos en su facturación. Las razones por las que las pymes han visto caer sus ingresos podrían ser un termómetro de la situación real de los negocios y del tiempo que les costará volver a la normalidad.

El 40,84% de los participantes aseguraron que su caída de ingresos se debía al cierre por obligación legal y el 43,5% a la imposibilidad de llevar a cabo su actividad. Ambos motivos son pasajeros y terminarían cuando se levante el Estado de Alarma o, en algunos casos, con la entrada en ciertas fases de la desescalada. Sin embargo, un 48,7% de los encuestados aseguraron que sus pérdidas se debían a la falta de demanda que, previsiblemente, tardarán más en recuperar.

Además, un 11% de las pymes apuntaron que su bajada de facturación no se debía ni a los clientes ni a las medidas legales tomadas por el Ejecutivo, sino a la falta de suministros, que ha afectado gravemente a sectores como el farmacéutico que, a pesar de haber tenido más demanda en algunos casos, no han contado con el material suficiente para atender a sus clientes. Por último, un 10% de los participantes respondieron que el descenso de ingresos se debía a "otros motivos". 

¿Qué medidas han tomado los negocios frente a la crisis?

Para hacer frente a todas estas pérdidas, los negocios más pequeños han tenido que buscar alternativas y a medidas excepcionales para afrontar la nueva situación. Los ERTEs, por ejemplo, que eran una medida a la que muy pocos empleadores recurrían antes del Estado del Alarma, se dispararon desde que comenzó la crisis sanitaria en España. De hecho, sólo en la primera semana tras decretarse el confinamiento se solicitaron más ERTEs que en los últimos seis años.

Esta avalancha de expedientes también se refleja en la encuesta de CEPYME. Más del 50% de los participantes aseguraron haber recurrido a este tipo de expedientes para salvaguardar a sus empleados y proteger la rentabilidad de su negocio. El Gobierno flexibilizó el acceso a los ERTEs  para que los empleadores pudieran dejar de pagar las nóminas de sus empleados y sus cotizaciones durante la crisis, sin tener que recurrir al despido. 

A estos últimos ERTEs -por causa de fuerza mayor-, que implican ciertas bonificaciones y un compromiso de mantenimiento del empleo, recurrieron el 33% de los encuestados, mientras que el 18% se acogieron al ERTE ordinario, por causas organizativas, técnicas o de producción, que no prevé tales bonificaciones para el empresario pero que tampoco les obliga a comprometerse a mantener el empleo.

Además, un 26% de los participantes aseguraron haber reducido o modificado la jornada de sus trabajadores, ya sea mediante ERTEs -que también contemplan esta opción- u otras medidas de redistribución de las horas y funciones de la plantilla.

En cuanto a las demás medidas a las que han recurrido los pequeños negocios para hacer frente a esta crisis, el teletrabajo ha sido de las más populares. Nada menos que el 46% de los participantes aseguraron haber recurrido al trabajo a distancia para poder continuar con su actividad durante la crisis sanitaria.

Por otro lado, un 29% de los negocios aseguraron haber reducido su actividad, mientras el 28% de los participantes en esta encuesta afirmaron haber seguido con su actividad en marcha, pero incrementando las medidas de seguridad para proteger a sus trabajadores. En cuanto al Cese de Actividad extraordinario que implica un parón temporal en la actividad, sin necesidad de darse de baja y con derecho a cobro del 70% de la base reguladora, sólo un 21% de los participantes se han acogido a esta prestación.

Además, muchos negocios se han visto empujados a dejar de pagar parte o la totalidad de sus obligaciones por culpa de la crisis. El 21% de los participantes reconocieron haber dejado de hacer frente al pago de sus facturas a proveedores, suministros o arrendamientos, a raíz de la crisis. Por otro lado, casi un 14% de las pymes aseguraron haber dejado de pagar sus obligaciones tributarias y un 11% haber dejado de a sus deudas por préstamos financieros. 

Por otro lado, están aquellos negocios que han tenido que recurrir a medidas más drásticas para sobrevivir a la crisis. Alrededor de un 13% de los encuestados tuvieron que echar a alguno de sus trabajadores desde que se decretó el Estado de Alarma. Concretamente, un 7% hicieron despidos procedentes y casi un 6% improcedentes. Además, un 2,6% tuvieron que reconvertir su modelo de negocio para seguir funcionando.

Sin embargo, las medidas anteriores no fueron suficientes para todos los autónomos y pequeños empresarios. De  los que participaron en la encuesta, un 3,5% reconocieron haber tenido que cerrar su negocio para siempre y un 1,75% se declararon en concurso de acreedores.

¿Cómo valoran las medidas tomadas por el Gobierno?

En el barómetro de CEPYME, los pequeños y medianos empresarios también se posicionaron respecto a las medidas que ha tomado el Gobierno para paliar los efectos de la crisis del coronavirus. En términos generales, el 77% de los participantes desaprueba las decisiones y ayudas tomadas por el Ejecutivo para proteger a los negocios y el empleo. De entre ellos, más del 42% valoró las medidas muy negativamente y casi un 34% negativamente. 

Por otro lado, un 12% de las pymes no valoraron de ninguna forma las medidas del Gobierno, un 10,6% mostraron su aprobación y sólo un 0,68% las valoraron muy positivamente. Sin embargo, analizando de manera pormenorizada cada una de las medidas que se han tomado, la mayoría de pequeños negocios sí destacan positivamente algunas como los avales del Estado, la moratoria de cotizaciones a la Seguridad Social o los ERTEs por causa de fuerza mayor.

Concretamente, un 59% de los participantes valora positivamente el aval estatal para la concesión de préstamos, es decir, las líneas de crédito ICO. Además, un 55% de los encuestados considera positivas las moratorias de las cuotas a la Seguridad Social y un 46,7% ve bien las medidas para la flexibilización de los ERTEs. 

Por otro lado, los pequeños negocios destacan en menor grado la simplificación de los trámites e impulso al teletrabajo (12%); las medidas para favorecer la conciliación familiar (10,2%); la línea extraordinaria de cobertura para pymes exportadoras (10,1%);el programa para la financiación de equipamiento tecnológico (7,4%) y las medidas en materia de contratación pública (3,8%).

¿Qué medidas solicitan los pequeños negocios?

Si bien la encuesta de CEPYME se realizó a mediados del mes de abril, muchos de los problemas de los pequeños negocios y las medidas que solicitan para solucionarlos siguen siendo las mismas. En este contexto de crisis que están atravesando las pymes, el 50% de los participantes solicitaron que se flexibilizaran los ERTEs de cara a la desescalada, y se modificaran ciertos aspectos en relación a la cláusula de mantenimiento del empleo o la reincorporación paulatina de los empleados. Esta medida finalmente terminó por aprobarse a través de un Real Decreto que vio la luz tras varias semanas de negociación entre el Gobierno y las diferentes asociaciones de empresarios, como CEOE y CEPYME. 

Sin embargo, muchas otras de las medidas que solicitan los pequeños negocios siguen pendientes. Por ejemplo, el 81% de los participantes piden que se suspendan las obligaciones fiscales y de cotizaciones para ganar liquidez y realizar el pago más adelante. Cuestión que llevan solicitando al Gobierno algunas organizaciones como la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) desde el inicio del Estado de Alarma. 

Además, el 75 % de los encuestados también ven necesario que el Gobierno ponga en marcha ayudas directas para hacer frente con mayores garantías a esta crisis; el 71% solicita una reducción de las cotizaciones; y el 66% pide que se reduzcan los impuestos. Asimismo, los pequeños empresarios demandan otras medidas como poner en marcha un plan de pago de proveedores (49%) o ayudas para los arrendamientos (37%). 

El 86% de los pequeños y medianos negocios dicen que quizá no puedan sobrevivir a la crisis