martes. 07.12.2021

LES COSTARÁ RECUPERARSE

El Banco de España alerta sobre la vulnerabilidad de los hosteleros y de los transportistas autónomos

deudas-autonomos-seguridad-social-invitacion-pago
El Banco de España alerta de la difícil situación de los autónomos hosteleros y transportistas
El Banco de España alertó en su último informe de que a pesar de la recuperación de la economía española hay autónomos muy vulnerables, especialmente en la hostelería y el transporte, y que siguen bajo mínimos.
El Banco de España alerta sobre la vulnerabilidad de los hosteleros y de los transportistas autónomos

Un año y ocho meses después del estallido de la pandemia, el Banco de España sigue preocupado por las dificultades que están teniendo los autónomos para recuperarse. Si bien en su último informe sobre Estabilidad Financiera constató una mejora significativa de la situación económica en nuestro país, también dejó entrever la situación de vulnerabilidad que continúan viviendo los pequeños negocios, especialmente los dedicados al sector de la hostelería y el transporte. De hecho, hizo hincapié en que estos sectores, que han sido de los más afectados por la emergencia sanitaria, "se sitúan todavía claramente por debajo del nivel de facturación que tuvieron en 2019″.

El documento que publicó el organismo el pasado jueves habla del repunte de la rentabilidad financiera durante 2021 y señala cómo los riesgos de liquidez y endeudamiento son cada vez más moderados. Sin embargo, pone sobre la mesa las amenazas que acecharán, especialmente a los trabajadores por cuenta propia, el próximo año. "La recuperación es todavía incompleta en los sectores como la hostelería, el transporte o la fabricación de automóviles, que a día de hoy son las actividades que acumulan el mayor incremento de deuda bancaria y también del crédito dudoso", apunta el informe. La entidad que dirige Pablo Hernández de Cos pidió prestar especial atención a los hogares que están vinculados a estos empleos, ya que "tienen una menor renta que el resto y están tardando mucho más tiempo en beneficiarse de la recuperación que sí están experimentando el resto de los sectores productivos".

El Banco de España señaló como "culpables" de esta lenta recuperación en los sectores mencionados la considerable subida de la electricidad y de los combustibles, que suman a una larga lista de costes que tienen que afrontar estos profesionales. Además, en el informe también hace referencia al “peligroso cuello de botella que se está produciendo en muchas fábricas y que está impidiendo la llegada de materiales". Algo sobre lo que ya se han manifestado los economistas, en particular el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas, Antonio Pedraza, quien explicó que "se ha producido un despertar demasiado rápido de la demanda cuando la oferta había bajado el nivel de producción de las fábricas, que estaban todavía trabajando en condiciones de pandemia. No ha habido una capacidad respuesta y eso ha derivado en los famosos cuellos de botellas”, sentenció Pedraza. Lo que "irremediablemente hará que suba la inflación y se incrementen los precios de los productos", advirtió por su parte el organismo en el documento.

Casi 3.500 hosteleros menos en octubre

Un claro ejemplo de esta vulnerabilidad que sufren los trabajadores por cuenta propia que se dedican a la hostelería son los datos de afiliación publicados ayer por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Octubre finalizó con un total de 3.487 autónomos menos en el sector hostelero y de la restauración, una cifra aún peor que la del pasado mes de septiembre, cuando el sector perdió 2.255 profesionales.

Y es que el incremento histórico en la factura de la luz, precisamente uno de sus gastos principales, ha hecho que muchos de estos pequeños negocios, como son los bares paguen el doble que hace un año por la electricidad. Según los autónomos con establecimientos de hostelería, esta factura se ha incrementado entorno a un 40% y un 50% respecto a 2020

La gasolina y los peajes ponen en peligro al transporte

El precio que ha alcanzado el combustible, unido al importante coste que tendrían que afrontar los autónomos del transporte si el Gobierno decide implantar peajes en las carreteras, pone a estos profesionales en un situación muy delicada. De hecho, el sector ya ha amenazado con convocar un paro nacional si el Ejecutivo no atiende su situación y mejora sus condiciones de trabajo. La posibilidad de que tengan que pagar por el uso de las autovías, junto con la subida de la gasolina, ha llevado a la actividad a una situación que catalogaron de “insostenible” y que les hace ganar apenas 3 euros a la hora.

La decisión que tome el Gobierno sobre el cobro de las autovías podría hacer que los transportistas tengan que pagar 90 euros o 15.000 euros más al año. Es decir, "dependiendo de si el Ejecutivo impone un sistema de tasas o de peajes, estaríamos hablando de una cantidad asumible para el colectivo u otra que nos haría paralizar la actividad porque no podríamos soportar ese coste", explicó José Carlos López Jato, vicepresidente de la Federación Nacional de Transportistas Autónomos (Fetransa). Lo único que parece estar claro es que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, quiere instaurar un sistema de cobro por el uso de las autovías y, aunque la ministra, Raquel Sánchez, insistió en no denominarlo como peaje sino como "sistema de tarificación", aún no se conoce cuál será el mecanismo para cobrarlo.

A este premonitorio impuesto por el uso de las autovías en nuestro país que tendrán que soportar especialmente los transportistas autónomos, se suma el incremento de los precios del combustible. "Ya no es sólo que tengamos que hacer frente al pago de tasas o peajes para usar las carreteras, sino que también tenemos otro gastos, como es el combustible, que dificulta cada día más el desarrollo de nuestra actividad", explicó el vicepresidente de Fetransa. El combustible se ha incrementado en un 30% con respecto al año pasado. "El litro de gasolina vale 20 céntimos más que en 2020, lo que supone mil euros más al mes de gasto para repostar el camión", aseguró José Carlos López. Desde Fetransa apuntaron que sus vehículos gastan al rededor de 5.000 litros al mes, eso hace en el último año hayan pasado de 4.000 euros al mes a 5.000 euros. "La única opción que tenemos para poder asumir ese incremento es aumentar los precios, pero de momento los precios no suben porque nuestros clientes no quieren acrecentar el precio del transporte. Para poder recaudar mil euros más al mes se necesitaría asumir 10 céntimos mas por kilómetro", concluyó el vicepresidente de la Federación.

La subida de la inflación encarecerá los precios

Las previsiones del Banco de España apuntan a que de cara a Navidad los precios van a sufrir un incremento. Una inflación que la que también los economistas llevan tiempo avisando, y que se producirá a su vez como consecuencia de la subida de los costes de la luz, la gasolina, las cargas salariales y de los problemas de logística que conlleva la llegada de contenedores a través del transporte marítimo. En este complejo contexto económico, los pequeños negocios intentan contener al máximo los precios, para no repercutir el incremento de sus costes a sus clientes, pero se pueden ver arrastrados.

Para el presidente de la Comisión Financiera del CGE, los autónomos y pequeños negocios “son los más vulnerables a esta subida. Son actividades que tienen un balance muy rígido y estrecho de sus gastos de personal y carburante. En el momento en el que los modificas con subidas de energía y de gastos de personal por el incremento del SMI, les causas un desajuste de caja importante”, alertó Pedraza. Los profesionales se encuentran por tanto en una situación un tanto “particular” a la hora de poder repercutir ese desajuste que sufren a sus clientes finales, ya que tienen muy poco poder en el mercado. “Las grandes empresas tienen facilidades para repercutir el precio a sus clientes. Sin embargo los autónomos apenas tienen fuerza, pero se verán arrastrados en ese incremento de precios si los grandes lo hacen” concluyó.

El Banco de España alerta sobre la vulnerabilidad de los hosteleros y de los transportistas autónomos