sábado. 26.09.2020

ENCUENTRO DE BARBADILLO Y ASOCIADOS

Claves para las mujeres que deciden emprender mediante una franquicia

Estudio de fitness.
Estudio de fitness.

La decisión de abrir un negocio franquiciado supone todo un reto, especialmente por la necesidad de información, al que cada vez se lanzan más personas. Los avatares son los mismos para hombres y para mujeres, aunque todavía persisten unas diferencias sutiles para estas últimas.

Claves para las mujeres que deciden emprender mediante una franquicia

Así se ha puesto de manifiesto en un encuentro desarrollado en la Fundación Mujeres, dedicada a gestionar programas de apoyo a mujeres emprendedoras, y en el que la consultora Barbadillo y Asociados ha ofrecido información a las interesadas en franquiciar. 

Una de las claves que las futuras franquiciadas deben tener muy en cuenta es que “la familia debe estar completamente implicada en las aspiraciones de la empresaria”, según explica a AyE Santiago Barbadillo, presidente de la consultora. Porque una de esas diferencias aludidas es que la mujer, hoy por hoy, sigue siendo en gran parte la cuidadora principal de la familia. En Barbadillo detectan que, mientras los hombres deciden montar franquicias a cualquier edad, la mayoría de las mujeres acceden a los negocios en la cuarentena, una vez que se encuentran más liberadas de las obligaciones familiares.

La segunda clave es informarse de las ayudas oficiales que existen para mujeres emprendedoras. Es evidente que ayuntamientos, comunidades autónomas y Administración central conceden ayudas y subvenciones de muy diversos tipos a las mujeres. Santiago Barbadillo añade que los emprendedores masculinos también disponen de subvenciones “pero para otras cosas, no sólo por el hecho de ser hombres”.

Actividad elegida

Una tercera clave, muy importante, es elegir bien la actividad. La consultora aconseja a las futuras empresarias estudiar aquellos nichos de negocio con posibilidades y, dentro de éstos, “aquel con el que se van a sentir cómodas”. Este consejo es el mismo que se le da a los hombres porque dedicar tanto esfuerzo, y también dinero, a una actividad que aburre o en la que el empresario no se siente cómodo le condena al fracaso en poco tiempo. Y en Barbadillo y Asociados lo tienen claro: cualquier negocio y, por supuesto, una franquicia debido a sus especiales características (dependencia de una marca, más disciplina para seguir las pautas del franquiciador, desembolso económico) requiere mucha paciencia. En un negocio franquiciado lo normal es esperar de media entre tres y cinco años para ver su consolidación.

Respecto a las actividades por las que más se decantan las mujeres franquiciadas, los datos cantan: educación, diseño, moda, complementos y belleza. En los últimos años, se ha observado una tendencia hacia la apertura de centros relacionados con las actividades físicas como gimnasios de todo tipo, espacios dedicados al fitness, el yoga…

Y la clave fundamental para todos: disponer de una capacidad económica para afrontar la inversión inicial. Barbadillo y Asociados explica que, en el caso de un negocio de venta de artículos, se puede elegir entre pagar al franquiciador unos márgenes sobre el producto suministrado por él o tener una mercancía en depósito y abonar el margen al franquiciador cuando se vende. Esto último es lo habitual en las cadenas de moda.

Claves para las mujeres que deciden emprender mediante una franquicia