domingo. 09.08.2020

UNOS POR AYUDAR A LOS AUTÓNOMOS, OTROS POR SEGURIDAD

Los españoles se están decantando por las tiendas de barrio a raíz de la crisis

Los españoles se están decantando por las tiendas de barrio a raíz de la crisis

Según un estudio de Mastercard, los comercios a pie de calle son la opción preferida por el 80% de los consumidores españoles tras el confinamiento. Algunos eligen las tiendas de su barrio por ayudar a sus vecinos autónomos y otros para evitar aglomeraciones. La mayoría dicen que seguirán con este hábito aunque pase la pandemia

Los españoles se están decantando por las tiendas de barrio a raíz de la crisis

“Quería regalar un libro y pensé que, después de todo lo que ha pasado, por qué no comprarlo en la librería que hay al lado de mi casa”, comentó Helena a la salida de un pequeño negocio en el centro de Madrid, situado a pocos metros de donde vive. Como ella, son muchos los consumidores que, tras el confinamiento y la difícil situación económica que atravesaron -y todavía atraviesan- los pequeños negocios, se han decantado por consumir en las tiendas de barrio.

Los establecimientos de toda la vida, regentados en muchos casos por autónomos y pequeños empresarios, se han convertido durante las últimas semanas en la opción predilecta de la mayoría de los consumidores. De hecho, un estudio de Mastercard revela que el 79% de los españoles está gastando su dinero en los negocios de su barrio, en parte, para ayudar así a reactivar la economía de los pequeños comercios de la zona.

Es decir, descartan comprar en grandes superficies o por Internet, y eligen cada vez más los negocios situados cerca de sus casas. El estudio también señala que el 54% de la población afirma que va a incrementar su consumo de comida y bebida en las tiendas locales para ayudarles a recuperarse económicamente.

Una forma de consumir, apostando por el comercio local que, lejos de ser un hecho aislado, parece que podría continuar más allá de la crisis sanitaria. El 73% de los encuestados reconoce que seguirá “comprando en los comercios de proximidad aún después de que se hayan levantado todas las restricciones”. Además, esto les ha permitido descubrir nuevos comercios de proximidad (el 46% ha encontrado nuevas tiendas). .

¿Apuesta por el comercio local o miedo a las aglomeraciones?

Desde la Confederación Española de Comercio (CEC) confirmaron que es cierto que, durante los últimos meses -y especialmente en el mes de junio- se ha notado en todas las comunidades autónomas un repunte del comercio de proximidad. “No sabría cuantificarlo, pero sí que hemos notado que el tráfico de clientes que han experimentado las tiendas de barrio ha sido mayor que el de los centros comerciales”, explicó Carlos Moreno, tesorero y portavoz de la CEC.

Sin embargo, Moreno no tiene nada claro si este interés por comprar en pequeños locales se va a extender en el tiempo o no. Según explicó, en este repunte de la actividad inciden varios factores. El primero, el temor que todavía hay entre la población a las aglomeraciones. “En los centros comerciales, aunque se limite el aforo, siempre va a haber más gente que en un sitio pequeño. Por eso, la gente acude más a la tienda pequeña que hay al lado de casa para comprar, porque saben que va a haber poca afluencia”, apuntó.

Otro factor que influye en esta tendencia de consumo podrían ser las campañas de apoyo al comercio de proximidad que se están haciendo por parte de muchos ayuntamientos y asociaciones, para animar a la población a comprar en los negocios de la zona. Y, por último, la solidaridad de la gente con su vecindario: “saben que comprar en la tienda de al lado va a ayudar a que su barrio tenga vida”, señaló.

Dos posibles escenarios tras el confinamiento

La situación actual tras el confinamiento ha dividido en dos al sector. Así, mientras que, por un lado, están las pequeñas tiendas -fruterías, tiendas, ferreterías y demás – que están consiguiendo salir adelante con el impulso de sus vecinos, también está, por otro, el resto de comerciantes que no pudieron aguantar tantos meses sin actividad y tuvieron que cerrar la persiana.

“Que notemos esta corriente positiva no significa que al sector le esté yendo bien. Hay zonas, como Baleares, Valencia o Andalucía que, al caminar por sus calles, la mayoría de los locales comerciales que te encuentras tienen el cartel de se traspasa o se alquila”, lamentó el portavoz.  Según él, esto afecta sobretodo a un subsector del comercio: las tiendas de ropa. “El textil lo está pasando muy mal, sus ventas han caído de forma drástica- un 70%- y la facturación de las rebajas de este verano está siendo un 20% o un 30% inferior a la del año pasado”.

Para Moreno, la crisis del sector no está siendo igual en las grandes ciudades que en los pueblos: “a los comercios rurales les afectan mucho menos los impactos cíclicos. Tienen a su cliente permanente y, en la mayoría de los casos, tienen los locales en propiedad y los costes que soportan son pequeños y están muy controlados. Mientras que los que operan en grandes ciudades se ven mucho más afectados por dichos cambios. El aumento de los costes fijos impacta en mayor medida en la viabilidad del negocio. La situación inmobiliaria, por ejemplo, en Madrid y Barcelona está afectado gravemente a los pequeños negocios”.

Bares, fruterías y panaderías son los favoritos

A pesar de que, a nivel general, el consumidor español está concienciado y quiere comprar en establecimientos locales, lo cierto es que hay actividades que han experimentado un mayor repunte. Así, y desde la finalización del estado de alarma, los negocios en los que más se incrementó la demanda  fueron las tiendas de frutas y verduras, seguidas de las panaderías y, por último, los bares.

Según la encuesta de Mastercard, el 55% de los consumidores reconoce que ha extrañado especialmente ir al bar de su barrio durante los meses de confinamiento. Hasta el punto de que un 28% afirmó que, durante la primera etapa del desconfinamiento, solía ir al bar de barrio para pedir comida y bebida para llevar.

Las peluquerías es otra de las actividades que también experimentó un gran repunte tras el confinamiento: un 46% de los encuestados asegura que prefiere ir al peluquero de su barrio en lugar de hacerse un corte casero.

Además, un dato especialmente curioso que deja el informe es que, durante los últimos meses, hubo un gran repunte en la actividad de entrega de leche a domicilio (un 28% lo ha solicitado durante el confinamiento).

Los diez negocios locales que más demanda tendrán

A raíz del estudio, Mastercard hizo también sus previsiones sobre los tipos de actividad que más demanda tendrán de ahora en adelante.. 

  1. Negocios de frutas y verduras
  2. Panaderías
  3. Bares locales
  4. Cafeterías locales
  5. Carnicerías
  6. Restaurantes locales
  7. Peluquerías / barberías
  8. Tiendas de ropa locales
  9. Ferreterías
  10. Librerías locales

Los españoles se están decantando por las tiendas de barrio a raíz de la crisis