El Banco de España advierte de los peligros de esta forma de pago

¿Están obligados los autónomos a aceptar tarjetas de crédito independientemente del importe?

Muchos negocios han aumentado sus cobros a través de la tarjeta de crédito. Se trata de uno de los efectos de la pandemia. Autónomos y Emprendedores ofrece las claves y las advertencias que la ley y el Banco de España dan al respecto.

¿Cuál es el máximo permitido para evitar el uso del datáfono?
¿Cuál es el máximo permitido para evitar el uso del datáfono?
¿Están obligados los autónomos a aceptar tarjetas de crédito independientemente del importe?

Muchos pequeños negocios siguen colgando carteles en sus comercios en los que se les pide a los clientes un importe mínimo para pagar con tarjeta de crédito. Especialmente en panaderías, peluquerías, cafeterías, quioscos y establecimientos en los que los productos o servicios tienen un valor reducido. Aunque cada vez más negocios admiten pagar con tarjeta cualquier importe por reducido que sea -más aún desde que empezó la pandemia y daba miedo el contagio a través de monedas y billetes- es necesario saber que los trabajadores por cuenta propia están amparados por la ley a la hora de establecer límites con este medio de pago. Asimismo, el Banco de España advirtió recientemente de algunos peligros que entraña el pago con tarjeta de créditos tanto para clientes como emprendedores.

Según el Real Decreto-ley 19/2018 del 23 de noviembre, los trabajadores por cuenta propia pueden solicitar el pago en efectivo hasta la cantidad de 30 euros. Si supera este límite, el negocio estaría obligado a ofrecer al cliente cualquier otro método de pago bien sea mediante tarjeta, transferencia bancaria o servicio de aplicaciones móviles.

El precio mínimo de compra, cita el Real Decreto-ley, queda a la libre decisión de cada comercio mientras no contemple o supere el límite de los 30 euros anteriormente mencionados. Asimismo, la ley especifica que el negocio debe anunciar de forma clara y visible cuál es la cantidad mínima para poder pagar con tarjeta de crédito.

El Banco de España da consejos sobre los cobros con tarjeta de crédito

Según explicó el Banco de España en un informe, muchos clientes encuentran cargos inesperados en sus cuentas bancarias. Hay que tener en cuenta que podrían señalar a los negocios como culpables de estos cobros no autorizados. Con el auge de la ciberdelincuencia, los emprendedores y clientes pueden estar expuestos a robo de información bancaria confidencial ante lo que el Banco de España señala algunos trucos para que los trabajadores por cuenta propia se blinden de males innecesarios.

La mejor forma que tienen los autónomos de protegerse ante situaciones indeseadas es cerciorarse en todo momento de que el cliente está de acuerdo con la cantidad cobrada en los terminales de pago. Una vez mostrado el total, el trabajador por cuenta propia debe asegurarse – aunque el cliente no lo desee – de emitirle una copia del ticket o de la factura que justifique la hora y el precio total cobrado. De este modo, si ocurre cualquier incidencia, el autónomo podrá demostrar que él realizó correctamente el cobro.

En el caso de que el autónomo no disponga de ese justificante de pago ante la reclamación de un cliente, añade el documento, el trabajador por cuenta propia puede ponerse en contacto con su entidad bancaria – ya sea por Internet, aplicación móvil o directamente en la sucursal – del recibo de dicho cobro. Si en cualquier caso no consigue resolverse el conflicto, el emprendedor puede solicitar al banco la devolución de dicho importe. “Es por estos motivos la importancia de comprobar el cargo que se indica en el datáfono antes de autorizar el pago o pedir el recibo”, advierte el Banco de España.

Asimismo, la entidad supervisora del sector financiero en nuestro país, señaló las dificultades que pueden acarrear algunas tarjetas con posibilidad de pago en diferido, aplazamiento o cancelación. Un ejemplo de ello, muy habitual en los negocios, es American Express. Es usual que los emprendedores rechacen este tipo de tarjetas en sus establecimientos ante la posibilidad de que el cliente cancele el pago del servicio sin ningún tipo de comprobación por parte de la compañía. Por ello, es importante que los autónomos conozcan que tipo de tarjetas pueden aplazar pagos ya que también pueden conllevar recargos tanto para el cliente como para el negocio o, en el peor de los caos, perder el dinero por el producto o servicio prestado.

De cualquier forma, compensa cobrar con tarjeta por la bajada de comisiones

Para que los autónomos puedan disponer del pago con tarjeta en su establecimiento deben disponer de un datáfono o TPV que permita la transacción. El establecimiento debe pagar una comisión a la entidad bancaria por el uso de esa TPV. Muchos negocios aún piensan que si el importe de cobro es bajo la comisión se va a comer el beneficio de la venta. Antes podía ser así. Hoy, en la mayoría de los casos, no lo es 

En este sentido, el dueño de varias tiendas de electrodomésticos en Cataluña, Joan Carles Calbet, explicó que antes no interesaba tener este tipo de terminales, dado que no compensaba el gasto que hacía el cliente en relación a lo que se debía abonar al banco. Sin embargo, aseguró que ahora sí que compensa porque las comisiones han bajado.

“Lo que tenemos que pagar por el datáfono ha bajado mucho en los últimos años. Antes las comisiones que debíamos abonar eran del 1%, 1,5% o 2%” dijo Calbet. Esto implicaba que en muchos casos, en función de qué comprase el cliente, la transacción dejaba de serles rentable y por eso se establecía un límite. “Pero ahora son del 0,3% o 0,4%. Por eso, la mayoría de los comercios no tienen un límite”, aseguró este autónomo.

Como él, miles de autónomos se han decidido por aceptar cobrar cualquier cantidad con tarjeta porque evita tener demasiado dinero en caja que hay que llevar al banco para ingresarlo y permite tener un software que hace la contabilidad del día automáticamente sin necesidad de ir contando el efectivo.  

De hecho, según los últimos datos del Banco de España, ya desde finales de 2018, la tasa media de intercambio -comisión que pagan los negocios por realizar un cobro con tarjeta- descendió al 0,41%. Es decir, que por una venta de un producto o servicio cuyo precio sea de cinco euros, la comisión que el autónomo tendría que pagar al banco sería de dos céntimos. Esto, si se lleva a la venta de una barra de pan de un euro, la comisión no llega a suponer ni siquiera medio céntimo de euro. Por este motivo, la gran mayoría de los autónomos -aunque no todos- que tienen un establecimiento de venta al público admiten el pago con tarjeta sin importar la cantidad, no sólo por que las comisiones son asumibles sino por que, además, hay clientes que demandan esta opción de pago.

¿Están obligados los autónomos a aceptar tarjetas de crédito independientemente del importe?
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad