"Están expuestos a una incertidumbre mayor que el resto"

Gestores y psicólogos alertan que más de 980.000 autónomos tienen problemas de salud mental por la crisis del COVID

Los gestores administrativos alertaron que más de 980.000 autónomos continúan con problemas de salud mental derivados de la crisis del Covid-19. El Consejo de Psicólogos aseguró que sufren una mayor incertidumbre que el resto de la sociedad y no están incluidos en el Plan de Salud Mental
psicologos-iva
Muchos autónomos sufren problemas de salud mental derivados del Covid-19
Gestores y psicólogos alertan que más de 980.000 autónomos tienen problemas de salud mental por la crisis del COVID

La salud mental se está volviendo un problema cada vez más latente en la sociedad española. Tanto es así, que el Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos ha dedicado su último barómetro del año a denunciar que más de 980.000 autónomos y administradores de pequeños negocios -el 34%- continúa sufriendo a día de hoy trastornos psicológicos derivados de la emergencia sanitaria del Covid-19. Según explicó su presidente, Fernando Santiago, durante el primer período de la pandemia, el 53% de los profesionales al frente de una actividad manifestaron tener pensamientos depresivos. “Es algo lógico. De repente y sin previo aviso, se les prohibió llevar a cabo su actividad económica, todos sus ingresos cayeron, pero debían seguir atendiendo sus pagos”, criticó Santiago.

Unas obligaciones tributarias y fiscales a las que los trabajadores por cuenta propia tenían que seguir haciendo frente, a pesar de las reiteradas peticiones al Gobierno para que las paralizase hasta que se reactivase de nuevo la economía. "Durante el confinamiento, exigimos que se detuviese el calendario fiscal y laboral en tanto no se volviera a la actividad, pero el Ejecutivo accedió tarde y de manera muy parcial a nuestra petición”, denunció el presidente. Y eso unido al descenso de la facturación, las tardanzas y denegaciones en muchos trámites administrativos a los pequeños negocios, es lo que sigue causando estragos en la salud mentar de los autónomos. Algo con lo que coincidió el Consejo General de la Psicología de España, quienes aseguraron que el colectivo "sufre mucho más estrés e incertidumbre que el resto de la población".

"Si bien una de las características de esta pandemia es que ha afectado a toda la población, lo cierto es que no a todos del mismo modo. No es lo mismo aquel asalariado que se ha visto afectado por un ERTE que el autónomo que tiene su propio negocio. A los autónomos se le junta la inseguridad económica, la preocupación por sacar adelante a su familia, la incertidumbre de si tendrá que cerrar definitivamente y cómo gestionará la situación de sus empleados conforme a lo que suceda con su actividad", explicó el vicepresidente del Consejo de Psicólogos, Fernando Chacón.

La recuperación sigue sin llegar a muchos sectores

La paulatina recuperación económica que se está experimentando no abarca a todos los sectores. De hecho los propios trabajadores por cuenta propia reflejaron en el último barómetro de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que la mitad de ellos no espera que su recuperación llegue hasta el 2023. A escasos días de finalizar 2021, los profesionales se mostraron muy preocupados por la evolución de sus actividades, y creen que recuperar los ingresos y la facturación previa a la pandemia podría llevarles casi dos años.

Por su parte, los gestores administrativos secundaron esta preocupación asegurando que, "en contra de lo que algunos nos quieren hacer creer, hay muchos negocios de diferentes sectores que no han recuperado un nivel adecuado de actividad, tienen serios problemas de solvencia y rentabilidad y no saben como van a salir de esta”, indicó Fernando Santiago. Y de ahí sus fuertes problemas de salud mental: "a la pérdida de algún ser querido o el aislamiento, estos profesionales sufren una inseguridad económica y laboral mucho mayor que la de cualquier otra persona", dijo por su parte Chacón.

“La entrada en vigor de los ERTE fue un auténtico calvario, las contestaciones se retrasaban, los ICO llegaron a partir de abril con muchas denegaciones para los más pequeños negocios...  Y mientras se iban agotando los pocos fondos que tenían los autónomos, debían consumir el patrimonio personal, tirar de la familia y amigos y sobre endeudarse para salir adelante”, denunció el presidente de los gestores administrativos. "Muchos empresarios vieron como lo perdían todo, no es de extrañar que tengan esos pensamientos depresivos”, continuó Santiago. Unos pensamientos y problemas psicológicos que según auguró hace ocho meses Fernando Chacón, "no desaparecerán incluso cuando toda la población esté vacunada. Esos efecto se prolongará mas en el tiempo para los autónomos".

Los autónomos no están incluidos en el Plan de salud mental

En abril, el Consejo General de Psicólogos de España pidió al Gobierno la puesta en marcha de un Plan de Salud Mental que incluyese a los trabajadores por cuenta propia dados los estragos que la emergencia sanitaria estaba causándoles. Sin embargo, ocho meses después no hay ni rastro de ese programa. "Lo único que se ha hecho un Plan enfocado al teléfono del suicidio, activo las 24 horas, y a la prevención de daños psicológicos en jóvenes. Es un avance, pero no es suficiente", explicó el vicepresidente de los psicólogos. Además la dotación es de 50 millones de euros para cuatro años, lo cual es, en palabras de Chacón, "una miseria".

No obstante, estos profesionales siguen insistiendo, y ven "imprescindible" la inclusión en este Plan de programas específicos para los trabajadores por cuenta propia. "Los autónomos están siendo y serán en el futuro, el colectivo más vulnerable en materia de salud mental. La movilidad y la rutina volverá tarde o temprano, pero la crisis económica es algo que perdurará algo más en el tiempo, y eso es algo que afecta directamente a aquellos que tienen su propio negocio", apuntó Chacón.

El colectivo ya venía con problemas psicológicos

Según defendió esta psicóloga y directora de la clínica Dopsi, Irene Micó, los trabajadores por cuenta propia parten, de por sí, de unos niveles de estrés y/o ansiedad superiores a los del resto de la población. “Un autónomo en una situación estándar ya lidia con este tipo de problemas. Cada día es una aventura, un riesgo y es difícil manejar esos sentimientos de incertidumbre, estrés y ansiedad constantes. Todavía más en pandemia”, detalló Micó. 

La incidencia de los problemas psicológicos en el colectivo de profesionales es una circunstancia que también constata el psicólogo especializado en psicología de la salud, Luis Fernando López: “antes de la pandemia, el autónomo ya estaba sometido a mucha presión. Normalmente son trabajadores que no desconectan, que tienen problemas de sueño y que no terminan de separar los horarios laborales, de los personales”.

Y en ese contexto de presión ha surgido una pandemia mundial que acentúa la incertidumbre que de por sí tienen sobre su negocio y futuro. “Es un factor que incide mucho en los sentimientos de la persona. No saber qué va a pasar con el mañana, si van a tener buena salud para sacar adelante a sus negocios y su familia, etc. Son pensamientos que evidentemente afectan al estado de ánimo de la persona”, concluyó López.

Gestores y psicólogos alertan que más de 980.000 autónomos tienen problemas de salud mental por la crisis del COVID