La pluriactividad no les beneficia

Los médicos abandonarían la sanidad privada si se pone en marcha el nuevo sistema de cotización por ingresos reales

Según afirman, la reforma propuesta por el Ejecutivo sobre la cotización por ingresos reales podría llevar a los médicos autónomos en pluriactividad a dejar la sanidad privada por el incremento de sus cotizaciones en un 40%.

Los médicos autónomos dejarían la pluriactividad.
Los médicos autónomos dejarían la pluriactividad.
Los médicos abandonarían la sanidad privada si se pone en marcha el nuevo sistema de cotización por ingresos reales

Con la propuesta de cotización por ingresos reales del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones surge una gran duda: ¿qué sucederá con los autónomos en pluriactividad? Según las organizaciones que representan al colectivo, la propuesta que presentó el Ejecutivo de reforma del RETA supondrá un incremento del 40% en sus cotizaciones. Los médicos autónomos perciben con temor este nuevo sistema de cotización por ingresos que conllevaría una huida masiva de facultativos de la sanidad privada.

Según las declaraciones de Manuel Carmona, vocal nacional de Médicos de la Privada por Cuenta Propia de la Organización Médica Colegial (OMC) a la publicación Redacción Médica, el futuro de los facultativos es incierto con al reforma del sistema de cotización que pretende la Seguridad Social. Aunque no sabe el número de facultativos que dejarían la actividad, muchos “pueden llegar a la conclusión de que trabajan en la privada sólo para pagar impuestos y la abandonen”.

“Es un tema que tratamos con el Ministerio en la última reunión, pero aún no existe ninguna clarificación al respecto. En el caso de los facultativos autónomos, no sabemos hasta que punto será rentable para ellos una mayor cotización desde el punto de vista de la protección y coberturas. Debería respetarse la voluntariedad cuando se tiene una segunda actividad como autónomo, máxime cuando además se pide una cotización mayor que la que tenemos con el sistema actual”, explicó Celia Ferrero, vicepresidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). “A los autónomos en pluriactividad (como es el caso de muchos médicos) se les obliga, con todos los derechos cubiertos como trabajadores por cuenta ajena, a cotizar en el régimen de autónomos de forma simultánea con una devolución en diferido de las cuotas cuando hay sobrecotización en el ejercicio fiscal siguiente”, añadió Ferrero.

“Si se obliga a los médicos autónomos a cotizar según las tablas presentadas por el Ministerio, es evidente que van a sobrepasar lo establecido como tope de cotización en ambos regímenes (el de autónomos y el de asalariados). Lo que suscitará el abandono como autónomos por no poder cubrir costes, independientemente de que luego la Seguridad Social les devuelva el 40%/50% de las cuotas pagadas de más de oficio”, valoró la vicepresidenta de ATA. “Ahora bien, ¿Quién puede permitirse pagar esas cuotas mes a mes aunque se lo devuelvan al año siguiente?¿Como van a afrontar los facultativos una subida del 40% en su cuota mensual?¿Teniendo sus derechos cubiertos como trabajadores por cuenta ajena van a pagar doblemente una cuota que no les repercute beneficios?, cuestionó Ferrero.

La cotización por ingresos reales también afectará a los médicos autónomos que no están en pluriactividad

Desde ATA señalan que, en el caso de que se ponga en marcha el sistema de cotizaciones que propone la Seguridad Social no sólo se verán afectados los autónomos en pluriactivad, sino a todo del sector. “Viendo el afán confiscatorio que tiene este sistema, los facultativos autónomos dejarán la sanidad privada, no sólo los que se encuentren en pluriactividad, sino gran parte del sector”, explicó José Luis Perea, secretario general de ATA.

“Les va a salir pagar. Los médicos autónomos dependen de las aseguradoras para ejercer su actividad. La consulta media ronda los 15 euros, incluso menos en el caso de los fisioterapeutas. Son cantidades que ya de por sí no hacen atractiva la medicina privada, deben tener muchísimos pacientes para que les salgan las cuentas. Ahora mismo se paga 30 euros por una operación de fimosis o 40 euros por un tumor de mama. Los autónomos que están exclusivamente en la medicina privada sienten incertidumbre. Asimismo, no pueden desgravarse siquiera los gastos de arrendamiento porque suelen operar en centros privados donde pasan consulta. Sin esa capacidad de deducción, sumado a las horas que deben ejercer para obtener rendimientos, muchos se irán a la sanidad pública donde no tienen que marcarse un mínimo de clientes ni pagar el 30%o el  40% extra que supone la cuota de los autónomos”, valoró Perea.

“Este sistema va a distorsionar el mercado y la competitividad. El que posee un local puede desgravarse ese gasto, sin embargo el que no lo dispone deberá repercutir la subida de la cuota en sus precios. En el caso de los médicos eso no sucede porque las aseguradoras son las que marcan el precio y llevan entre 20 y 30 años sin hacer modificación en dichas tarifas. El facultativo autónomo no sabe que cantidad de clientes tendrá en un año y su cuota será la del ejercicio anterior. El 90% trabajan para estas compañías y a las aseguradoras no les importa si sube la luz o cualquier otro tipo de coste fijo”, concluyó el secretario general de ATA.

¿Qué es la pluriactividad?

La situación de pluriactividad de un trabajador se produce cuando trabaja como asalariado y, a la vez, realiza actividades por cuenta propia. Ello supone cotizar en el Régimen General y, a la vez, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Lo que exceda en sus cotizaciones del tope establecido por la Seguridad Social le será devuelto de oficio. Y tendrá derecho cuando se jubile a dos pensiones sin superar la máxima establecida.

Sin embargo, es importante saber que la situación de pluriactividad exige la cotización en los dos regímenes. Como trabajador asalariado, deberá cotizar a la Seguridad Social en función de la nómina que perciba teniendo en cuenta que la empresa para la que trabaja ya aporta por él el 23,6% de la cuota y el trabajador sólo el 4,7% de los que le retienen cada mes. Y como trabajador autónomo abonará la cuota que decida pagar eligiendo entre la base mínima y la máxima en vigor. Si la suma de las cotizaciones como asalariado y como autónomo exceden los12.368 euros al año, la Seguridad Social devolverá el 50% de lo aportado.

En materia fiscal , el trabajador deberá realizar su declaración de IRPF como asalariado. Por el contrario, como autónomo deberá presentar las declaraciones de IVA trimestrales y aportar cada año en la a declaración de la Renta los ingresos que se han percibido por la actividad por cuenta propia. La base imponible del IRPF se calcula sumando los rendimientos de los trabajos por cuenta propia y ajena. Por su parte, el tipo de retención sobre la base imponible se calcula en función de los ingresos de ambas actividades.

Los médicos abandonarían la sanidad privada si se pone en marcha el nuevo sistema de cotización por ingresos reales