Domingo. 24.03.2019

LA META ES CONVERTIRSE EN UN LÍDER

¿Qué tipo de jefe eres?

¿Qué tipo de jefe eres?

No es fácil estar al frente de un negocio y mucho menos convertirse de la noche a la mañana en el jefe de un equipo. La empresa de consultoría internacional Great Place To Work identifica cinco tipos de líder donde cualquier emprendedor puede verse reflejado. Desde las carencias del “líder involuntario” hasta las virtudes del “lider para todos”.

¿Qué tipo de jefe eres?

Liderar a un equipo no es nada fácil. Un líder es algo más que un jefe, es alguien con un talante especial que sabe acompañar a su equipo para alcanzar los objetivos que necesita la empresa. Sin embargo, nadie nace sabiendo y no todos los que están al frente de un negocio logran las aptitudes necesarias para que sus trabajadores les sigan en el camino marcado, más allá de la obediencia debida. Así lo confirma el estudio realizado por Great Place To Work, una empresa internacional de consultoría que clasificó a cinco tipos de líderes a partir de una encuesta a 75.000 empleados y más de 10.000 emprendedores. ¿El resultado? No todos los jefes valen para soportar la responsabilidad que recae sobre ellos.

Además de identificar cinco tipos de jefes, la empresa de consultoría llegó a la conclusión de que más de la mitad de los que están al frente de un negocio nunca pensaron que un día estarían dirigiendo personas. La escucha activa, la flexibilidad, la sinceridad, o la cercanía son algunos de las muchas cualidades que marcan la diferencia. La encuesta, centrada en los sectores de hostelería, producción, finanzas y salud desvela que el perfil más completo para dirigir un negocio es el “líder para todos”.

Un líder siempre abierto, con un crecimiento personal constante y que llega al fondo de las personas que lidera. Un perfil al que muchos emprendedores aspiran pero que, sin embargo, pocos llegan a alcanzar. Lo cierto es que la gran mayoría de personas que ponen en marcha un negocio tienen carencias que les impiden llegar a dirigir su actividad de la forma más eficiente. Según sus circunstancias y aptitudes, Great Place to Work los clasifica en cinco perfiles que pueden ser de gran utilidad para quien pone en marcha un negocio, pueden permitir potenciar las habilidades y corregir los defectos con los que todo emprendedor puede verse identificado.

  • El jefe involuntario

Un jefe involuntario es aquel que nunca aspiró a dirigir un equipo. Este perfil, mayoritario en pequeños negocios, responde a un tipo de jefe al que las circunstancias le han llevado a serlo. El entorno, la necesidad o las decisiones de otros le han llevado a ser un líder involuntario. Tal y como apunta la empresa de consultoría, estos jefes, en muchos casos, son buenos trabajadores, bien capacitados para realizar el trabajo que supervisan pero con pocas habilidades de liderazgo, incapaces de motivar e inspirar a su equipo.

Great Place To Work señala algunas de las características que representan a este tipo de jefe. No aceptar críticas constructivas o no utilizarlas para mejorar, revelar las frustraciones de forma inadecuada, alzando la voz o emitiendo juicios personales o aceptar reconocimientos por un trabajo que no ha hecho, son algunas de las actitudes comunes en este perfil de liderazgo con las que muchos autónomos pueden verse identificados.

  • El jefe inestable

El jefe inestable representa a todos aquellos que parecen ausentes para sus empleados, con grandes carencias de comunicación y trato desigual hacia sus subordinados. Aunque, a diferencia del “jefe involuntario”, no pone trabas al trabajo de sus empleados, tampoco lo apoya de forma activa. Su comunicación es efectiva tan solo en un grupo reducido de empleados, es inestable con los objetivos que se propone y tiene dificultades para diferenciar su vida personal y laboral.

Este perfil de liderazgo tiene buenas posibilidades de mejora siempre y cuando sea continuo a la hora de motivar a su plantilla e involucrar a todos los miembros en los objetivos del negocio. Eliminando el favoritismo y reforzando la comunicación, el jefe inestable puede convertirse en un buen director de su negocio.

  • El jefe transaccional

Tal y como señaló el estudio de la consultoría, la actitud de este jefe puede resumirse en “sacar el trabajo adelante y ya está”.  Aunque según refleja la opinión de los empleados encuestados este tipo de jefe es bueno en lo que hace, lo malo es que se fija demasiado en los resultados y deja de lado la comunicación con la plantilla. Son buenos capataces a la hora de ejecutar, de tomar decisiones y alcanzar resultados pero se alejan demasiado del estilo de trabajo y comunicación que motiva a la plantilla de un negocio.

Sentirse como “un pequeño engranaje en una máquina burocrática” o ser “más reconocidos por su capacitación técnica que por su capacidad de gestionar personas” son algunas de las características que apuntaron los encuestados para describir este perfil. Un perfil de jefe que abunda en todo tipo de negocios pero que se aleja del líder carismático y equilibrado ideal para dirigir un equipo.

  • Un "buen" jefe

Las principales características de este perfil respecto a los anteriores son la sinceridad, la consistencia y la inclusividad. Para los empleados encuestados el “buen jefe” puede ser el principal motivo para quedarse en el negocio y, por ejemplo, no aceptar ofertas mejores. Ser accesible, comprensivo y justo le hace ser un buen líder pero no el mejor. Según la encuesta de Great Place To Work, a pesar de ser un buen mentor, inclusivo, eficiente y capaz de motivar a su plantilla el “buen jefe” no es el líder más completo.  A diferencia del “Líder para todos”, calificado por los encuestados como el perfil con el liderazgo más completo, el “buen jefe” no consigue delegar en algunas ocasiones.

Tal y como afirma el estudio, este tipo de líder no llega a todos los miembros de su negocio, “no consigue la aceptación de algunas personas para las que no parece convincente”. Con más visión a largo plazo, unión de los equipos y reducción del ego, el “buen jefe” puede pasar a ser el líder completo que todo negocio necesita, el “líder para todos”.

  • El líder para todos

Calificado en este estudio como el jefe más completo para dirigir un negocio, este perfil tiene todas las cualidades necesarias para llegar a sus empleados y cumplir cualquier objetivo que se proponga. ¿Sus mayores cualidades? Es justo, inclusivo y un excelente mentor para sus empleados. Piensa constantemente en los intereses de sus trabajadores y los del negocio, y tiene una gran facilidad para la comunicación y escucha activa. Sabe delegar, no abusa de su personalidad.

Según el estudio de Great Place To Work y la opinión de los encuestados, aquellos emprendedores que quieran ser verdaderos líderes de su negocio tienen que cuestionarse su trabajo constantemente; ser abiertos y flexibles; mantener un crecimiento personal constante y llegar al fondo de las personas que lidera. Quizás así, puedan llegar a ser más que un jefe, un líder para todos.

¿Qué tipo de jefe eres?