Lunes. 17.06.2019

HAN CRECIDO UN 2,5%

Los emprendedores mayores asumen mayores riesgos que los jóvenes

Los emprendedores mayores asumen mayores riesgos que los jóvenes

El emprendimiento entre personas mayores de 55 años sigue aumentando e España. En tan sólo seis meses, la cifra de autónomos seniors creció un 2.5% (13.096 más). A nivel global, la tendencia es similar y el informe especial sobre los emprendedores mayores elaborado por Global Entrepreneuship Monitor (GEM) revela que suelen arriesgar más que los jóvenes según un muestra obtenida después de analizar datos de 104 países.

Los emprendedores mayores asumen mayores riesgos que los jóvenes

En España hay cada vez más emprendedores seniors. Los mayores suponen un activo imprescindible para las economías de todo el mundo. En nuestro país, la cifra de personas de más de 55 años que deciden poner en marcha un negocio ha aumentado un 2,5% en tan sólo seis meses. De esta forma, a julio de 2018 había 13.096 emprendedores mayores más que en diciembre del año anterior.

Actualmente España tiene 529.343 autónomos de edad avanzada, según cifras proporcionadas por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). En la misma línea, el Informe Especial GEM (Global Entrepreneuship Monitor) de 2017, en el que analiza a los emprendedores seniors a nivel global, desterró el mito sobre el emprendimiento juvenil y puso de manifiesto que a nivel mundial hay más emprendedores de más de 50 años que jóvenes de entre 18 y 29 años.

 Este informe reveló que a pesar de que los mayores tienen menor confianza en su capacidad de emprendimiento poseen más predisposición para asumir riesgos que los jóvenes o las personas de mediana edad. Este valor, esencial en la cultura emprendedora, convierte a las personas mayores en un activo esencial para la estabilidad económica de los países. Tal y como se indica en el estudio realizado a partir de una muestra que comprende 104 países de todo el mundo y más de un millón y medio de adultos de entre 18 y 80 años, los emprendedores seniors tienen una serie de beneficios que cabe tener en cuenta.

“Todo adulto mayor que trabaja por cuenta propia evita convertirse en una carga financiera para la sociedad y, permaneciendo económicamente activo, contribuye a la economía de su país a través del pago de impuestos” explicó Thomas Schott, profesor de emprendimiento en la Universidad del Sur de Dinamarca y principal autor del informe. Asimismo, de entre todos los encuestados, los de más de 65 años son ligeramente más propensos a ser emprendedores sociales (8 %) frente a los jóvenes o los de mediana edad (7% en ambos casos).

El autor del informe comentó además que la puesta en marcha de negocios por parte de personas mayores de 50 años no solo beneficia al emprendimiento sino al conjunto de la economía de los países. “Los seniors tienen más probabilidades que los jóvenes de emplear a más de cinco personas en sus negocios, por lo que no sólo están generando autoempleo, sino que están creando nuevos puestos de trabajo”.

El estudio se muestra claro al respecto al hecho de que las personas de 50 años o más tienen un papel muy relevante en las economías de todo el mundo. El 18% de los adultos de entre 50 y 64 años y el 13% de los que tienen entre 65 y 80 años son trabajadores por cuenta propia en comparación con el 11% de los jóvenes entre 18 y 29; y el 18% de las personas de mediana edad (de 30 a 49 años). A nivel regional, el emprendimiento senior en términos de actividad emprendedora es más elevado en África (19%), o América Latina y el Caribe (14%) que en Europa (4%). En cuanto a la intención emprendedora, las cifras aumentan y las diferencias entre continentes continúan estables, siendo África la que mayor número de intención tiene con un 35% y Europa la que menos con un 6%.

Brecha de género entre los emprendedores seniors

El género influye en el comportamiento emprendedor de las personas más mayores. El estudio refleja que hay más hombres seniors (entre 50 y 64 años) emprendedores que mujeres. Por cada diez hombres de más de 50 y menos de 65 años que ponen en marcha un negocio, tan sólo hay siete mujeres.

Conforme aumenta la edad hay menos emprendimiento entre las mujeres. Europa reporta la mayor brecha de género entre adultos mayores (entre 65 y 80 años), con sólo tres mujeres expresando intenciones emprendedoras por cada diez varones. En cuanto a actividad empresarial, las cifras siguen perjudicando al emprendimiento femenino: sólo cinco mujeres de cada diez emprendedores senior están al frente de nuevos negocios.

Este dato, al igual que los anteriores, refleja la influencia de las personas mayores en la mayoría de las sociedades. Más del 30 % de los adultos de 50 años en adelante son trabajadores por cuenta propia, esto muestra la función esencial que cumplen en las economías de todo el mundo.

Los emprendedores mayores asumen mayores riesgos que los jóvenes