Se contemplan permisos para los empleados de hasta 9 días al año

Irritación entre los negocios y pymes con empleados por la inminente aprobación de la Ley de Familias

La aprobación del anteproyecto de la Ley de Familias, que contempla nuevos permisos retribuidos anuales de hasta nueve días para los trabajadores. Podría suponer graves problemas para los negocios, además de discriminar a los autónomos.
Los autónomos esperan compensaciones ante la inminente aprobación de la Ley de Familias
Los autónomos esperan compensaciones ante la inminente aprobación de la Ley de Familias
Irritación entre los negocios y pymes con empleados por la inminente aprobación de la Ley de Familias

El anteproyecto de la llamada Ley de Familias que el Ministerio de Derechos Sociales llevó al Consejo de Ministros el pasado martes no convence a los autónomos españoles. Los trabajadores por cuenta propia esperan que el Gobierno incluya compensaciones para sus negocios, ante la posibilidad de que los empleados puedan disfrutar de hasta nueve días de permiso remunerado para el cuidado de familiares.

La nueva norma, cuya aprobación en el Consejo de Ministros se pospuso tras un desacuerdo entre los socios de gobierno, busca terminar con la “fragmentación y falta de equidad del conjunto de normas”, cumpliendo así con dos directivas europeas relativas a la transparencia y previsión de las condiciones laborales y a la conciliación de la vida familiar y profesional de los progenitores y cuidadores.

Sin embargo, los autónomos con trabajadores a su cargo consideran que el anteproyecto de la Ley de Familias no les ha tenido en cuenta, y critican la falta de preocupación del Gobierno por el colectivo en este asunto. “Esperamos que haya compensación por parte del Estado. Nos hemos enterado por la prensa de esta medida del Gobierno”, expresó a este diario Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Permisos retribuidos de hasta nueve días para cuidar de un familiar

El anteproyecto de la Ley de Familias presentado por el Ministerio de Derechos Sociales incluye importantes novedades alrededor de varios permisos para cuidados a los que los trabajadores por cuenta ajena tendrían derecho tras su aprobación:

  • Un permiso retribuido de cinco días cada año para el cuidado de familiares de hasta segundo grado de consanguinidad. Esta medida incluye a los padres, hijos, abuelos, nietos y hermanos.
  • Además, el empleado por cuenta ajena tendrá derecho a ausentarse del trabajo por causa de fuerza mayor cuando sea necesario “por motivos familiares urgentes e imprevisibles que hagan indispensable su presencia inmediata”. Estas horas podrán ser retribuidas con un máximo de cuatro días anuales.
  • Un permiso parental no retribuido de ocho semanas, que los trabajadores por cuenta ajena podrán disfrutar de forma continua o discontinua hasta que su hijo haya cumplido ocho años.

Así, los trabajadores por cuenta ajena podrán disfrutar de cinco días de permiso cada año para cuidar de padres, hijos, abuelos, nietos o hermanos. A éstos se suman los cuatro días retribuidos que el anteproyecto contempla para los casos en los que el empleado se ausente del trabajo por causa de fuerza mayor, lo que amplía hasta nueve los días de permiso retribuido que podrían disfrutar los trabajadores tras la aprobación de la Ley de Familias.

En paralelo, el texto recoge otras novedades para el conjunto de la población, de las que sí podrían disfrutar los autónomos. Por ejemplo, la equiparación de los derechos de las familias monoparentales con dos hijos con los de las familias numerosas, o la ampliación de la prestación de 100 euros para madres con niños de entre cero y tres años, a la que hasta ahora sólo tienen derecho las mujeres trabajadoras.

Las medidas recogidas en el anteproyecto afectan especialmente a las mujeres, muchas de las cuales suelen llevar la carga de los cuidados familiares. En este contexto, la decisión del Ministerio de Derechos Sociales abre una vez más el debate sobre la discriminación en materia de igualdad que sufren las mujeres autónomas frente a las asalariadas, al no tener las primeras las mismas facilidades que las segundas para conciliar su vida personal y su vida profesional.

Así, este problema “sigue siendo una asignatura pendiente” en la legislación española. “Las mujeres, por una cuestión cultural, dedicamos el doble de horas que los hombres al trabajo doméstico o no remunerado. Debido a esos factores personales, dejamos de estar pendientes de nuestros negocios y entornos por sentirnos malas compañeras, madres o esposas, haciendo aún más difícil el emprendimiento y la conciliación familiar”, valoró a este medio Candelaria Carrera, coordinadora del área de mujer de ATA, cuando el Gobierno comenzó a estudiar las medidas contenidas en el anteproyecto.

Los autónomos con pocos empleados sufrirán los nuevos permisos

Los principales afectados por la Ley de Familias serán los autónomos, especialmente aquellos que cuentan con un número reducido de empleados a su cargo. En este sentido, las asociaciones que representan al colectivo se mostraron contrarias a la medida, y acusaron al Gobierno de falta de preocupación por los autónomos y las pymes en este asunto.

Así, a las declaraciones de Lorenzo Amor se sumaron otras como la de María Jesús Lorente, presidenta de Cepyme Aragón, quien pidió “que se tenga en cuenta cuál es la realidad del tejido empresarial y cuáles son las circunstancias en las que nos desenvolvemos.”

Sobre todo, en el caso de las micropymes, donde a menudo la ausencia de un trabajador afecta más que en una gran empresa ya que puede impedir el funcionamiento diario del negocio. Por ejemplo, en el caso de un comercio con dos empleados, podría incluso no poder abrir si ambos se ausentan por causa de fuerza mayor relativa al cuidado de sus familiares durante el mismo día.

En el mismo sentido, otras fuentes consultadas por este diario calificaron la medida como un “golpe en las costillas” de los autónomos y pymes españolas, que representan el 97% de los negocios del país. Además, recalcaron la necesidad de que la ley establezca las condiciones a las que se tendrán que acoger los trabajadores por cuenta propia para sustituir, en caso de que sea necesario, a los empleados de permiso por cuidado de un familiar.

“Todos estamos de acuerdo con la conciliación, pero el problema está en saber quién lo paga. Hay que bajar al terreno práctico y medir el impacto de estas medidas en los autónomos, especialmente entre aquellos que cuentan con uno o dos empleados a su cargo”, valoraron a este diario las mismas fuentes.

Irritación entre los negocios y pymes con empleados por la inminente aprobación de la Ley de Familias