Jóvenes y mayores de 45 años encabezan las conversiones de contratos temporales a indefinidos

En 2016 se convirtieron cerca de 600.000 contratos temporales, lo que representa un crecimiento de más del 21%.

Jóvenes y mayores de 45 años encabezan las conversiones de contratos temporales a indefinidos

De temporal a indefinido. Esa sería una de las conclusiones acerca de la evolución del mercado de trabajo en España durante el pasado 2016. De los casi 20 millones de contratos que se registraron en el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) 582.026 se correspondieron con conversiones -de ellos 258.099 a favor de mujeres-. Un buen dato que representa un crecimiento del 21,6% con respecto al ejercicio de 2015, el mayor desde 2007, según se extrae del informe sobre la Evolución de los contratos convertidos a indefinidos en los últimos diez años.

Entre lo positivo del informe destaca, además, que los colectivos de jóvenes menores de 25 años y el de los de mayores de 45 han sido los más beneficiados por el cambio habiendo registrado incrementos del 29% y del 27% respectivamente. En términos absolutos el pasado año se formalizaron 58.881 conversiones de juniors y 114.574 de seniors. En el medio, aunque con menor tasa de crecimiento, los trabajadores de entre 25 y 45 años, con un total de 391.593 conversiones.

Lo endémico de la temporalidad en el mercado de trabajo de España tiene una lectura positiva para Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad, “la tendencia positiva de la conversión de contratos en indefinidos muestra que la contratación temporal es, cada vez más, una opción para que los profesionales españoles accedan a un puesto de trabajo estable”.

Preferencia por los universitarios

La importancia de la formación y del talento en el empleo no es un concepto etéreo. El estudio pone de manifiesto que las empresas prefieren a trabajadores cualificados para mejorar su estatus laboral. En concreto, fueron más de 110.000 las conversiones que recayeron en empleados con formación universitaria (un 57,7% más que en 2015). A este respecto Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, explica que “la temporalidad es el bautismo de trabajo para los universitarios. Durante este periodo los jóvenes van adquiriendo experiencias que le permiten romper con la perversión del sistema que prevalecía hasta ahora, en el que se primaba la seguridad y las altas retribuciones frente a la competitividad”. Asimismo, otra de las ventajas del previo paso por la temporalidad sería la de poder explorar nuevos nichos de mercado en los que desarrollar nuevas habilidades y talentos.

Por comunidades autónomas, y según el estudio de Randstad, todas ellas registran incrementos. En términos relativos Murcia (+29%), Cantabria (+28%), Asturias y Baleares (las tres con +27%) son las que marcan la pauta. En números redondos Cataluña y Madrid se llevan la palma con más de117.700 y 95.000 conversiones respectivamente. Llaman también la atención los 73.000 de Andalucía y los casi 62.000 de la Comunidad Valenciana.

Reforzar las políticas de empleo

La tendecia de incrementos progresivos que se viene dando desde 2012 en el ámbito de las conversiones viene determinada en gran medida por la puesta en marcha de incentivos a la contratación indefinida puestos en marcha por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Desde que se aprobase en 2013 y durante sus dos años de vigencia, la tarifa plana de 100 euros para la contratación indefinida permitió que se generasen casi 342.000 nuevos puestos de trabajo. Buenos resultados que se tradujeron en la extensión parcial de la medida, reduciéndose en 500 euros la cuota de cotización para quienes incorporasen a un trabajador con contrato sin fecha de término. La decisión elevó el número de beneficiarios a más de 700.000.

A este respecto, una de las prioridades para la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez es, tal y como reconoció en una entrevista a AyE impulsar nuevas medidas que favorezcan la contratación indefinida. Algo que colgará de los Presupuestos Generales para 2017 y cuya defensa se prevé sencilla, ya que parte de la financiación estará ligada a los 900 millones de euros adicionales que la Unión Europea ha aprobado para impulsar la Garantía Juvenil en España.

Ahora bien, a pie de calle las cosas no están tan claras. La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ligada a la subida de las bases de cotización de los autónomos societarios suponen un incremento de costes laborales inasumible por muchos los titulares de pequeños negocios. “Ningún autónomo prevé un aumento de la actividad del 8% este año, pero sin embargo tendrán que asumir un incremento de costes de unos 300 euros anuales”, afirmó Lorenzo Amor en una entrevista a AyE. A este respecto las asociaciones de autónomos han solicitado a Empleo la convocatoria urgente de una Mesa de Diálogo. Asimismo, Ciudadanos anunciaba la pasada semana que presentará una enmienda para que el Gobierno dé marcha atrás y desvincule la subida de las bases de cotización de los autónomos del SMI.

Jóvenes y mayores de 45 años encabezan las conversiones de contratos temporales a indefinidos
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad