jueves. 09.07.2020

EN PROYECTOS FINANCIADOS POR LA UNIÓN EUROPEA

El Ministerio de Defensa ha decidido contratar más a pequeños negocios

Margarita Robles y João Cravinho, llegando a la reunión. | Foto: Defensa
Margarita Robles y João Cravinho, llegando a la reunión. | Foto: Defensa

El pasado lunes se reunieron los ministros de Defensa de España y Portugal,  Margarita Robles y João Cravinho. Una de los temas en los que se mostraron de acuerdo es en la necesidad de apostar y trabajar más con los pequeños negocios.

El Ministerio de Defensa ha decidido contratar más a pequeños negocios

Apostar y trabajar más con los pequeños y medianos negocios cuya actividad esté relacionada con la defensa. Ésta es la intención del Gobierno, que quiere abrir sus puertas a las pymes del sector en aquellos proyectos que estén financiados por la Unión Europea. Así lo anunció la ministra de Defensa, Margarita Robles, en una reunión que mantuvo el pasado lunes con su homólogo portugués, João Cravinho.

En la reunión, ambos titulares se comprometieron a fomentar el trabajo con los pequeños y medianos negocios en sus respectivos países, en aquellos proyectos que fuesen financiados por la Pesco (Coordinación Estructurada Permanente de Defensa, por su siglas en inglés), que no es otra cosa que el plan de la Comisión Europea para mejorar la Defensa común de la UE y que se inició el pasado mes de diciembre de 2017.

Según informaciones publicadas por la agencia EFE, en la rueda de prensa conjunta que dieron ambos ministros, Robles afirmó que era crucial que los pequeños y medianos negocios tuvieran un “papel importante” en estos nuevos proyectos. Hasta el punto de que se podría negociar la coordinación de los negocios de ambos países para llevar a cabo los proyectos: “hemos puesto sobre la mesa que pueda haber canales de cooperación”. De tal forma que los pequeños negocios portugueses y españoles se beneficiarían conjuntamente de los fondos de este plan.

Calviño también explicó que “España ha apoyado siempre la industria de defensa; lo hacemos con las empresas grandes, pero quizás haya un vacío con los pequeños y medianos negocios que hay que llenar”.

No todos son fabricantes de buques

Un vacío que las pymes y, especialmente, las startups españolas quieren ocupar. Representantes del sector y de estas actividades dedicadas a la defensa explicaron que “son muchos los pequeños negocios que quieren entrar a este tipo de proyectos y trabajar con el Ministerio”, y esperan que en esta ocasión la propuesta no se quede en un anuncio.

Según explicaron, el Ministerio de Defensa español ha intentado en otras ocasiones fomentar la innovación dentro del área, centrándose en la participación de otros actores que no sean las grandes industrias. Ejemplo de ello es el programa COINCIDENTE (Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas), que tiene el objetivo de aprovechar las tecnologías de carácter civil en el ámbito de la Defensa. Pero, según las mismas fuentes, su acceso al mismo es complicado.

También hicieron hincapié en el hecho de que las grandes empresas del sector, como Airbus, hubieran puesto en marcha sus propias lanzaderas para atraer el talento de los pequeños negocios.

El sector espera que con Pesco, las pymes, y sobre todo los nuevos proyectos tecnológicos, vayan teniendo más peso. “Sobretodo teniendo en cuenta que, en Defensa, se tiende cada vez más hacia la ciberseguridad. Un campo en que están trabajando e innovando muchas startups” 

Desde el sector quisieron dejar claro que los negocios que se dedican a lo relacionado con la defensa ya no son sólo los que fabrican buques y aviones, sino que también son emprendedores que desarrollan softwares de seguridad, vehículos o incluso carpas para el ejército. La clave para estos negocios está en apostar por la aplicación de tecnologías duales. Es decir, emplear en Defensa las innovaciones que se desarrollan para el mundo civil, y a la inversa. 

Ya hay pequeños negocios que trabajan en Defensa 

Actualmente, hay negocios de pequeño tamaño que trabajan, de una u otra forma, para Defensa. De hecho, este ministerio fue uno de los primeros clientes de la pyme aragonesa ARPA. Un negocio familiar que es especialista en la fabricación de hospitales de campaña para las fuerzas armadas y para los civiles en las misiones de paz o cooperación internacional.

De este pequeño negocio familiar de Zaragoza depende la atención médica de miles de personas en 53 países como Mali, Somalia o República Centro Africana. Ya que sus hospitales -que pueden ser transportados por aire o por mar, en función de si son de emergencias, para rescate -con 20 camas- , o Role III, un tipo de hospital que puede llevar hasta 100 camas.

Estos últimos son utilizados en casi todas las operaciones de la Unión Europea, y en muchas de las Naciones Unidas-. ARPA es el perfecto ejemplo de como un pequeño negocio puede dar asistencia ya no sólo al Ministerio de Defensa de un país, sino a la Unión Europea. 

El Ministerio de Defensa ha decidido contratar más a pequeños negocios