martes. 07.12.2021

AUNQUE VEN POCAS PROBABILIDADES DE ACUERDO

Estas son las diez medidas que los transportistas autónomos exigen al Gobierno para desconvocar el paro

transporte-camiones-autonomos-morosidad
¿Qué debe hacer el Gobierno para evitar el paro del transporte?

Los transportistas autónomos exigen al Gobierno que implemente "de manera urgente" diez medidas que mejoren su situación si quiere que se desconvoque el paro nacional previsto para el 20, 21 y 22 de diciembre. Aunque ven pocas posibilidades de acuerdo

 

 

Estas son las diez medidas que los transportistas autónomos exigen al Gobierno para desconvocar el paro

El paro nacional que anunció el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) hace apenas tres días podría desconvocarse si el Gobierno pone en marcha una serie de medidas urgentes que le han trasladado los autónomos del sector. Así, estos profesionales dejan en manos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana la posibilidad de que finalmente no se materialice la huelga anunciada para los días 20, 21 y 22 de diciembre. No obstante, y a pesar de que la secretaria general de Transportes y Movilidad, María José Rallo, aseguró tras el anuncio que  "hay margen para buscar soluciones que alivien la situación de los transportistas", el presidente de la Federación Nacional de Transportistas Autónomos (Fetransa), Víctor González, explicó que "es prácticamente imposible que se desconvoque este paro. Si en más de dos años el Gobierno no nos ha dado ninguna solución, no creemos que lo vaya a hacer ahora".

De hecho, González no sólo insistió en que la huelga "ira hacia delante", sino que auguró que, "lamentablemente, no será la única movilización que lleve a cabo el sector". Los autónomos transportistas aseguraron que lo único que evitaría su paro es que el Ejecutivo pusiera en marcha todo lo que no ha hecho en todo este tiempo: "poner encima de la mesa medias de carácter urgente que garanticen que las empresas de transporte podamos trasladar los sobre costes a nuestras facturas, y que se comprometiera de manera firme a implementar reformas de carácter estructural que modifiquen la normativa actual, que no nos da ningún tipo de viabilidad ni futuro", explicó Fetransa.

Todos los profesionales del transporte coincidieron en que la ley que regula su sector "ha permitido una posición de dominio de los cargadores sobre los autónomos, y la consecuencia de ello es que nos imponen unos precios y condiciones que, a pesar de ser inadmisibles, no podemos negociar. No tenemos la opción de equiparar nuestra situación al encarecimiento de todos nuestros gastos". Esa es una de las principales claves por las que el CNT ha convocado el paro en todo el país, "ya que parece que al Ministerio no le interesa nuestra situación, queremos llamar la atención de la sociedad y que sean los ciudadanos los que metan presión al Gobierno", explicó el presidente de la Federación. De no ser así, "en poco tiempo no vamos a tener suficiente transporte en España, lo obligara a la sociedad a cambiar por completo su modo de vida", añadió.

A continuación, el decálogo de medidas que las asociaciones de transporte del Comité Nacional del Transporte por Carretera le exigen al Gobierno para evitar la huelga:

Decálogo de medidas que le exigen al Ministerio

  1. Oposición a la tarificación de infraestructuras: presencia del Comité Nacional en cuantas mesas de debate de la cuestión se abran, y oposición al desvío obligatorio de vehículos pesados hacia vías de peaje.

  2. Modificación de la ley de contrato de transporte, derogar la posibilidad del pacto en contrario en los contratos del transporte (cambios en las condiciones del documento) que afectaría a las siguientes materias: plazos de pago, aplicación de la cláusula de revisión del precio del combustible y operaciones de carga y descarga. Incluyendo la prohibición de que, en el transporte de carga completa, la carga y la descarga la realice el conductor del vehículo. Coordinación de las actividades de transporte y, por último, reducción del tiempo previsto para la paralización, y su pago efectivo por parte de los cargadores
  3. Oposición a la modificación de la normativa de pesos y dimensiones de los vehículos de transporte de mercancías en tanto que no se alcancen condiciones de equilibrio, contractual y económico, en las relaciones mercantiles entre transportistas y sus clientes.
  4. Desarrollo de medidas eficaces en la lucha contra las empresas buzón, fraudes cometidos por medio de cooperativas de trabajo asociado y otros supuestos de competencia desleal.
  5. Coordinación de planes de movilidad, negociación y racionalización en la política de transición ecológica.
  6. Armonización fiscal en el sector del transporte: entrada en vigor de lo previsto en la Ley del IRPF a partir del 1 de enero de 2022
  7. Elaboración y desarrollo de planes de áreas de descanso en toda la red viaria, con certificación de área segura.
  8. Mantenimiento del régimen de gasóleo profesional: creación de un régimen alternativo para los vehículos dotados de autorización de transporte de menos de 3,5 toneladas de Masa Máxima Autorizada (MMA).
  9. Mantenimiento de las ayudas al abandono de actividad y a la formación.
  10. Requerimiento al Gobierno para que inste las medidas legislativas precisas para conseguir la viabilidad del sector, incorporando a nuestro ordenamiento normas ya existentes en derecho comparado.

Un paro que conciencie a la sociedad

Los autónomos transportistas insistieron en que este paro es "por responsabilidad". Fetransa explicó que "es imprescindible que la sociedad visibilice la necesidad de que el transporte se mueva y sobreviva, que podamos seguir dando ese servicio público esencial sin tener que estar trabajando casi a pérdidas y con casi todas las empresas del sector en la quiebra". González tachó de irresponsable al Gobierno por haber desoído sus reivindicaciones durante más de dos años, "y ya no nos queda más remedio que mostrarle a la ciudanía en qué condiciones estamos trabajando y el riesgo que corremos y corren, de quedarse sin transporte de aquí a poco tiempo si el Ministerio no hace nada".

"Durante los días que dure la huelga, tanto los ciudadanos como el Gobierno van a tomar conciencia de lo importante que es este sector para que puedan seguir con sus vidas como siempre", explicaron. Además, Fetransa quiso dejar claro que las fechas que ha elegido el Comité Nacional del Transporte "en ningún caso ponen en riesgo las navidades. No queremos poner de rehén esta festividad, hemos dado más de un mes de plazo desde que se anunció el paro hasta que se llevará a cabo tiempo más que suficiente para organizar las operaciones de transporte de cara a la Navidad".

Por ello, González aseguró que el desabastecimiento que "seguramente habrá a finales de año, no tendrá nada que ver con nuestra huelga", sino que se deberá a los retrasos y el colapso que está sufriendo el transporte marítimo internacional. "Con el margen que hemos dado todos los productos deberían poder estar sobradamente el día 19 de diciembre en los establecimientos".

Una subida del 43% en los costes que pone en jaque al sector

Respecto al reciente encarecimiento de los costes que soportan los transportistas, el presidente de Fetransa explicó que el Gobierno les ha asegurado que España no tiene margen de maniobra para bajarlos, por lo que "a no ser que la semana que vienen encuentren una fórmula que a día de hoy aseguran ser incapaces de encontrar, no esperamos que baje el precio de nada, a pesar de que sería una medida que ayudaría a nuestra supervivencia", señaló Víctor González. Algo que si parece que se puede hacer en nuestros países vecinos, ya que Francia está valorando la posibilidad de crear un bono social para disminuir el precio de los combustibles, y en Portugal ya se habla directamente de bajar estos impuestos.

La Federación recordó que ya se convocó un paro nacional en 2019 por los mismos motivos, que "se consiguió apaciguar porque conseguimos que el secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura, firmase una serie de compromisos para reformar la actividad en consenso con todo el sector". No obstante, como lamentó González, ya ha pasado mucho tiempo y “el Gobierno lejos de cumplir con esos diez compromisos, ha hecho todo lo contrario y ha subido nuestros costes”. Según cálculos de Fetransa, de octubre de 2020 a octubre de 2021 se ha incrementado en un 43% los gastos de los transportistas por la subida del gasoil. Esto supone que los transportistas por cuenta propia tienen que pagar unos 1.000 euros más al mes para repostar el camión. Cifra que puede ascender hasta los 1.400 o 1.500 euros si se trata de un vehículo más pesado.

"La subida del gasoil en cómputo interanual es del 42%, lo que supone por si misma una subida del 12% del total de los costes operativos (ya que el gasoil es una tercera parte de nuestros costes). También nos han subido otros costes, como las ruedas 10%, los camiones de segunda mano un 12% o el Adblue más del 200%. Obviamente esto es insostenible de mantener en el tiempo. Ninguna empresa puede aguantar en el mercado compensando el sobrecoste de 1.500 euros por camión", expresó González. Que añadió que a la subida de la gasolina se le unen otros importantes problemas que afronta el sector como, que se esté obligando a los transportistas a hacer labores de carga y descarga, que son tareas que deberían hacer los cargadores y mozos de almacén. O que el Gobierno esté planteando que paguen por el uso de las autovías.

Estas son las diez medidas que los transportistas autónomos exigen al Gobierno para desconvocar el paro