En una consulta vinculante explica sus obligaciones fiscales

La Agencia Tributaria aclara cuándo los autónomos influencers deben facturar y darse de alta en el IAE

La Dirección General de Tributos aclaró en una consulta vinculante diferentes aspectos de la fiscalidad de los influencers residentes en España. Así deberían declarar impuestos como el IVA o el IRPF.
La Direccción General de Tributos ha respondido varias preguntas sobre la fiscalidad de los influencers residentes en España
La Direccción General de Tributos resolvió varias cuestiones sobre la fiscalidad de los influencers residentes en España
La Agencia Tributaria aclara cuándo los autónomos influencers deben facturar y darse de alta en el IAE

La Dirección General de Tributos (DGT), dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública, respondió de forma vinculante a una consulta en la que deja claras varias cuestiones relativas a los influencers residentes en España. Se trata de una cuestión importante, teniendo en cuenta que el crecimiento de las redes sociales en los últimos años ha propiciado el auge de los creadores de contenido por cuenta propia en el país. 

En concreto, la DGT responde diversas cuestiones relativas al tratamiento fiscal de los influencers, como el epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) en el que deben inscribirse, el IVA o la obligación de emitir facturas sujetas a este impuesto y al IRPF. Además, el organismo público hace una mención a la tributación de los ingresos por publicidad recibidos por un creador de contenido español desde una empresa extranjera

La consulta provino de una creadora española que trabaja publicando vídeos y fotografías realizadas por ella misma de contenido diverso en una plataforma, recibiendo por ello una retribución económica de una empresa domiciliada en Reino Unido, sin percibir ingresos por publicidad. 

¿En qué epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas deben inscribirse los influencers

En su primera respuesta, la Dirección General de Tributos recordó que el mero ejercicio de cualquier actividad de índole empresarial, profesional o artística da obligación a presentar la correspondiente declaración de alta en el Impuesto de Actividades Económicas.  

“En este caso, la producción de vídeos y la prestación de servicios fotográficos están clasificadas únicamente en la sección 1ª, por lo que las actividades realizadas por la consultante, aun cuando sean realizadas por una persona física por cuenta propia y a título individual, a efectos de la clasificación en el Impuesto sobre Actividades Económicas no se consideran actividades profesionales, sino que se consideran actividades empresariales”, explicaron desde la DGT. 

Según la Dirección General de Tributos, los influencers que se dediquen a realizar fotografías y vídeos para su posterior publicación en una plataforma con la finalidad de obtener ingresos a través de suscripciones mensuales de sus espectadores o la producción de contenido personalizado para sus seguidores deberán darse de alta en los siguientes epígrafes:  

  • Epígrafe 961.1, “Producción de películas cinematográficas (incluso vídeos)”: Este epígrafe del IAE permite a los influencers la venta, reproducción y alquiler de los contenidos en vídeo, además de cualquier otra actividad relacionada con la producción. 

  • Epígrafe 973.1, “Servicios Fotográficos”: Este apartado comprende la producción de fotografías, así como los servicios combinados de vídeo y fotografía propios de las redes sociales. 

¿Deben los influencers pagar el IVA si reciben ingresos de una empresa extranjera? 

En el caso de la consulta, la creadora de contenido recibió ingresos por sus fotografías y vídeos publicados desde una empresa asentada en Reino Unido. En este sentido, la DGT consideró que las prestaciones de estos servicios se entenderán realizadas en España y, por tanto, sujetas al IVA en dos supuestos: 

  • Cuando el destinatario sea un empresario o profesional que actúe como tal y radique en el citado territorio la sede de su actividad económica o tenga en el mismo un establecimiento permanente, siempre que se trate de servicios que tengan por destinatarios a dicha sede, establecimiento permanente, domicilio o residencia habitual, con independencia de dónde se encuentre establecido el prestador de los servicios y del lugar desde el que los preste.

  • Cuando el destinatario no sea un empresario o profesional actuando como tal, siempre que los servicios se presten por un empresario o profesional y la sede de su actividad económica o establecimiento permanente desde el que los preste o, en su defecto, el lugar de su domicilio o residencia habitual, se encuentre en el territorio de aplicación del Impuesto.

Según esta interpretación, los servicios prestados por los influencers que estén establecidos en España están sujetos al Impuesto sobre el Valor Añadido siempre y cuando el destinatario –empresa o profesional- esté también basado en el país. Por tanto, la creadora de contenido protagonista de la consulta no estaría obligada a pagar el IVA a Hacienda, teniendo en cuenta que la empresa de la que recibe sus ingresos está radicada en Reino Unido. 

Sin embargo, la DGT recordó que la nueva redacción de la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido “establece un criterio de gravamen económico basado en la utilización o explotación efectiva de determinados servicios para los cuales las reglas referentes al lugar de realización de las prestaciones de servicios determinarían la no sujeción al Impuesto”.  

Así, los influencers deben considerar los servicios aplicables al territorio español, y retener el IVA correspondiente a esas operaciones. Por ejemplo, en el caso de las suscripciones a su perfil en una red social o plataforma de contenido, las que se realicen por usuarios residentes en España sí estarían sujetas al Impuesto sobre el Valor Añadido

¿Deben los influencers emitir facturas por sus servicios? 

Otra de las cuestiones más interesantes dentro de la resolución vinculante de consulta por parte de la Dirección General de Tributos es la obligatoriedad para los influencers de emitir facturas. Se trata de un aspecto importante, teniendo en cuenta el debate que han suscitado en los últimos años las obligaciones fiscales y contables de estos trabajadores por cuenta propia. En este caso, la DGT fue clara. Tanto en los casos en los que el servicio se preste fuera del país como en los que se realice fuera de España, los influencers están obligados a emitir facturas a las empresas o profesionales a los que presten servicio.  

Con respecto al IRPF, la normativa aplicada a los influencers es la misma que en el caso de cualquier otro profesional que ofrezca sus servicios fuera de España. En este sentido, la DGT estableció que, al facturar a una empresa residente en el Reino Unido que no opera en España. Ésta no se encuentra obligada a retener a cuenta del IRPF en las facturas emitidas por la creadora de contenido consultante. 

La Agencia Tributaria aclara cuándo los autónomos influencers deben facturar y darse de alta en el IAE