No aplicarlo conlleva sanciones mínimas de 20.000 euros

El 70% de los autónomos de Álava desconocen cómo implantar la factura electrónica en sus negocios

A principios de este año se implantó por primera vez el Ticket BAI en Álava. Este sistema de facturación electrónica debería servir para evitar fraudes en la facturación. Sin embargo, el 70% de los autónomos desconoce cómo y cuándo emplear esta herramienta que conlleva sanciones mínimas de 20.000 euros.

Los autónomos de Álava afirman que no están preparados.
El 70% de los autónomos de Álava no sabe qué es el Ticket BAI.
El 70% de los autónomos de Álava desconocen cómo implantar la factura electrónica en sus negocios

El pasado 1 de enero entró en vigor, por primera vez en España, la factura electrónica en la provincia de Álava. Un sistema que permite a las haciendas vascas controlar telemáticamente cualquier cambio que los autónomos o negocios pudieran hacer en sus facturas. Sin embargo, los representantes de los comercios y hosteleros del territorio advierten que un 70% de los negocios desconoce cómo y cuándo implantar esta herramienta. Que, de no aplicarse correctamente, puede conllevar sanciones de 20.000 a 40.000 euros.

Aunque la implantación del Ticket BAI o factura electrónica en Álava se hará de manera gradual y progresiva para los distintos sectores, a principios de este año comenzó el periodo voluntario de adaptación para los pequeños negocios de la provincia. Desde la Federación de Comercio, Servicios y Hostelería de Álava (Arabadendak), que representa a más de 850 establecimientos y autónomos de la provincia, afirmaron que “existe un desconocimiento preocupante por parte de todos los autónomos, comercios y establecimientos de cómo utilizar e implementar la factura electrónica”. En este sentido, Emilia Sánchez, gerente de la federación, advirtió que el gasto que supone para los negocios concurre en un tiempo donde la pandemia y las restricciones, en especial para hostelería y comercio, asfixia a los autónomos y supondría un alto coste para sus actividades. Por ello, desde la federación solicitan a la hacienda de Álava que aplace su implantación como ya han hecho Guipúzcoa o Vizcaya.

“La obligatoriedad comenzará en abril, pero los autónomos no tendrán que implantarlo hasta el próximo octubre afectando a 50.000 profesionales. El problema es que no hay espacio ni tiempo para que los emprendedores gestionen con sus proveedores e instalen estos sistemas en sus negocios. Hicimos una encuesta entre nuestros asociados y el 70% desconoce de que trata el Ticket BAI. Muchos aún tienen cajas registradoras antiguas y la implantación, a nivel de costes, la tienen que asumir ellos”, explicó Sánchez. “No saben en que consiste, especialmente cuando están preocupados por problemas de primer orden como es la supervivencia de sus actividades en esta pandemia. Hacienda les exige otro coste más. Según nuestro cálculos, la inversión mínima será de 500 euros por emprendedor y, en algunos sectores con facturaciones más complejas, como la hostelería, de hasta 1.500 euros. Es el peor momento para la implantación de su historia”, añadió Sánchez.

Los autónomos de Álava no tienen madurez digital para implantar el Ticket BAI

Otro de los problemas que está suscitando el Ticket BAI es la madurez digital de los negocios de la de Álava y empresas de la zona para instalar estos soportes en sus negocios. “A día de hoy no existe una oferta competitiva suficiente de proveedores en la provincia para la implantación, ni el servicio técnico, ni el hardware necesario para consolidar este proyecto. Por eso queremos solicitar el retraso del periodo voluntario y obligatorio marcado por la Administración”, afirmó Sánchez.

Sanciones mínimas de 20.000 euros por no implantar o manipular el Ticket BAI

El fin de esta medida es la prevención del fraude fiscal. El objetivo del Ticket BAI es implantar unas obligaciones legales y técnicas en el software de gestión y facturación de los negocios y autónomos contribuyentes que permitan llevar a cabo un control de sus actividades e ingresos económicos. En especial, las haciendas forales intensificarán el control de los ingresos de cuyos cobros se realizan mayoritariamente en efectivo. Sin embargo, esta medida será de obligado cumplimiento para todos los negocios en el futuro.

El proyecto Ticket BAI prevé elevadas sanciones para aquellos negocios que incumplan la implantación de esta herramienta. No llevar al día el Ticket BAI implicará, desde 2022, sanciones del 20% de la facturación del negocio, con un mínimo de 20.000 euros. Si el contribuyente reincidiera en la infracción, la multa ascendería hasta el 30% de sus cuentas, suponiendo, como mínimo, 40.000 euros. Se prevén sanciones incluso mayores en caso de destrucción, borrado o manipulación del software. “Si a un pequeño negocio, como puede ser una tienda de chucherías, que tiene

¿Qué ventajas, según la Administración, tiene el 'Ticket BAI'?

Según la Administración foral, este nuevo mecanismo de control fiscal traerá ventajas al colectivo de trabajadores por cuenta propia. "Con la implantación del 'Ticket BAI', la relación de los autónomos con Hacienda será mucho más sencilla", incidieron fuentes oficiales. El proyecto funcionará de modo similar al proyecto del borrador de IVA y al sistema SII. De esta forma, "los autónomos van a recibir de su Administración los borradores de las declaraciones de IVA y de IRPF o del Impuesto sobre Sociedades ya confeccionadas. Si están conformes, únicamente tendrán que aceptarlas, o rectificarlas si consideran que son incorrectas. Así, también esperan hacer más fáciles los trámites que deben realizar para liquidar sus impuestos.

De cara a ese objetivo, al Administración vasca reconoció que ya había dado algunos pasos, dirigidos principalmente a autónomos, a los que ya ofrecen borradores de las declaraciones de IVA y de Renta, "queremos ofrecer a los autónomos el mismo nivel de asistencia que se ofrece al trabajador por cuenta ajena".

De igual forma, "otra de las ventajas de este sistema es de cara a las gestiones con Hacienda. Se trata de reducir el fraude eliminando la ocultación de ventas, que es uno de los problemas más frecuentes detectados por los inspectores de Hacienda", explicaron desde la Administración. Así, el Gobierno autonómico se erigirá como pionero a nivel nacional en implementar este tipo de sistema de control digital de facturas. Con ello, se pretende también combatir la economía sumergida que tanto preocupa (alrededor del 17% del PIB autonómico) y, consecuentemente, ampliar la financiación de la Administración Pública.

Asimismo, es importante destacar que su adaptación voluntaria tendrá ventajas fiscales, en materia de IRPF, para los autónomos del País Vasco. En Álava y Vizcaya se podrá deducir hasta un 30% del IRPF o Impuesto de Sociedades sobre los gastos relacionados con la adaptación. En Guipúzcoa, será de hasta el 60%, con un límite de 5.000 euros, en materia de IRPF e Impuesto de Sociedades.

Éste es el calendario de implantación del Ticket BAI para todo los autónomos vascos

Cada territorio - Álava, Guipúzcoa y Vizcaya- tendrán distintos ritmos de implantación. No obstante, todos ellos deberán, en los próximos años, imponer este sistema de facturación. En 2016 se creó el Ticket Bai. Sin embargo, no fue hasta octubre de 2020 donde entró la adscripción voluntaria en Vizcaya a través de su modelo de Ticket BAI denominado Batuz. Sin embargo, la pandemia trastocó los planes de la administración y será el próximo 1 de enero de 2022 cuando este sistema comience a ser efectivo para los autónomos del País Vasco.

ÁLAVA

En Álava, se inició el periodo de implantación el 1 de enero de 2022. Se hará de manera gradual y por colectivos. Además, las Asesorías colaboradoras de la Diputación Foral de Álava iniciarán su periodo el 1 de abril. A partir de julio, lo harán las farmacias y los colectivos de profesionales recogidos en la segunda sección de tarifas del Impuesto de Actividades Económicas. Finalmente, a partir del 1 de octubre de 2022, será obligatorio para todos los autónomos y pequeños negocios de la provincia.

VIZCAYA

Por otra parte, en Vizcaya comenzó el periodo de implantación voluntaria en octubre de 2022. No obstante, se hará extensiva para todo el tejido productivo a partir de enero de 2024.

GUIPÚZCOA

En Guipúzcoa el periodo de adhesión voluntaria tendrá un mes antes del arranque obligatorio de cada sector. El periodo obligatorio se hará de manera progresiva y comenzará en 2022. El 1 de julio se hará efectivo para profesionales de Gestión Tributaria; el 1 de septiembre para actividades profesionales y el 1 de noviembre para comercio minorista, hostelería y hospedaje. Ya en 2023, el 1 de abril se incluirán construcción, promoción inmobiliaria, transporte y servicios recreativos, culturales y personales; y, finalmente, el 1 de junio para fabricantes, comercio al por mayor, telecomunicaciones, actividades financieras y artísticas.

El 70% de los autónomos de Álava desconocen cómo implantar la factura electrónica en sus negocios