Algunos negocios deberán mantenerlas

Así deberán actuar los autónomos ante la eliminación de las mascarillas a partir del 20 de abril

A partir del próximo 20 de abril, los negocios tendrán la potestad para decidir qué hacer con la mascarilla en sus negocios. La decisión deberá basarse en un criterio técnico de riesgos laborales aunque para algunos sectores seguirá siendo obligatoria.

mascarilla-empleada-autonomo
Así deberán actuar los autónomos ante la eliminación de las mascarillas a partir del 20 de abril

Los autónomos deberán decidir en las próximas semanas si sus empleados deberán trabajar con o sin mascarilla. El Gobierno tiene previsto el próximo 20 de abril levantar la obligación de llevarlas en interior de los locales cerrados, a excepción de centros sanitarios, sociosanitarios y medios de transporte. Dejará en manos de los departamentos de riesgos laborales de las grandes empresas su utilización por parte de los trabajadores y en el caso de los autónomos, serán ellos quienes tengan la potestad para decidir qué hacer con la mascarilla. Los expertos advirtieron que la decisión debe basarse en un criterio técnico de riesgos laborales si no quieren tener problemas con la Inspección de Trabajo.

Es previsible que en actividades como el taxi, el transporte de personas -incluido el escolar- y alguna otra ligada al sector sociosanitario, incluidas las farmacias, las mascarillas sigan siendo obligatorias para el autónomo y para sus empleados. Otros sectores como el comercio están a la espera de las recomendaciones del Gobierno.

Durante el pleno Ordinario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) de este miércoles, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunció que tiene previsto llevar al primer Consejo de Ministros que se celebre tras Semana Santa, esto es el del próximo 19 de abril, un Real Decreto para que las mascarillas dejen de ser obligatorias en interiores, salvo en ciertos espacios como el transporte público, los lugares sanitarios o sociosanitarios donde seguirá siendo obligatoria para evitar posibles contagios

La norma que vea la luz no regulará cómo afectará esta decisión al ámbito laboral, de hecho sólo se tiene previsto que se incluyan una serie de recomendaciones. Se deja, por tanto, en manos de los responsables de los pequeños negocios la decisión de decidir qué hacer con la mascarilla, si los empleados pueden dejar de llevarla o si, por el contrario, tienen que seguir trabajando con ella puesta. Salvo en los sectores en que seguirá siendo obligatoria como es el transporte o las actividades relacionadas con la salud en donde intervienen autónomos.

El criterio técnico sobre el riesgo laboral de no usar la mascarilla

La eliminación de la mascarilla en el trabajo es una decisión que no debe tomarse a la ligera, pues se corre el riesgo de cometer una infracción en materia laboral. El CEO de la empresa especializada en prevención de riesgos laborales Acció Preventiva, Xavier Pladevall, advirtió que la aplicación de la normativa en el colectivo de autónomos será más “complicado” dado que dependerá del sector, habrá actividades como las farmacias o los taxistas donde seguirá siendo obligatorio el uso de mascarillas. También influirá dónde lleven a cabo la actividad -si se va a domicilio o si se dispone de un centro de trabajo- ; o si tiene empleados a su cargo.

“La disposición normativa que publique el Gobierno dirá que el técnico de prevención de riesgos laborales será quien asuma la decisión, sobre si los empleados deberán ponerse la mascarilla o no. Y bajo qué tipo de circunstancias” dijo Pladevall. Según este experto lo primero para afrontar la toma de decisión es ver si se va a desempeñar la actividad en un centro de trabajo habitual o fuera.

“Hay muchos autónomos que operan haciendo trabajos en empresas externas, como hospitales, oficinas o domicilios particulares. Estamos hablando de electricistas, carpinteros o fontaneros, entre muchos otros. En estos casos, el profesional deberá adaptarse a las normas de riesgos laborales que se hayan impuesto en la actividad que le contrató” dijo.

Es decir, si un autónomo va a hacer una reparación a una empresa y esa compañía ha decidido que es obligatorio seguir llevando la mascarilla. El autónomo, y sus empleados deberán trabajar con el cubrebocas puesto.

Los tres criterios para quitar -o no- las mascarillas en un negocio 

En cuanto a los espacios de trabajo, el experto en prevención de riesgos laborales explicó que los técnicos se fijarán principalmente en tres criterio para tomar la decisión de quitar o no las mascarillas en los ambientes laborales. Estos serían: 

  1. La renovación del aire en el local o no. La ventilación de los espacios de trabajo fue y seguirá siendo una medida clave en la protección contra el virus. Es por ello, que aquellas oficina en las que se disponga de buena ventilación, mediante la apertura de ventanas permitiendo la circulación del aire, serán más factibles a ser espacio libres de mascarilla.
  2. La distancia de seguridad. Que se pueda mantener la distancia de seguridad entre los trabajadores de la empresa para evitar los contagios.
  3. Excepciones de trabajadores especialmente sensibles como personas embarazadas o que no tenga inmunidad vírica. “Hay personas especialmente sensibles al virus y que son necesarias seguir protegiendo. Y, por lo tanto, es recomendable que ellos sigan llevando la mascarillas ” comentó Pladevall.

El CEO de Acció Preventiva, Xavier Pladevall, también advirtió que “los negocios pueden estar muy sensibilizados con la situación y pueden intentar condicionar a los trabajadores para que se pongan las mascarillas -o para que se las quiten-, a pesar de que no sea ese el criterio emitido por el profesional de riesgos laborales. Pero es importante que tengan en cuenta que toda aquella decisión que se tome sobre este tema, que no pueda ser justificada con alguna de estas tres circunstancias tendrá que ser pactada con los trabajadores. Por lo tanto, antes de implementar cualquier cambio, primero debe gastarse saliva”.

Por último, Pladevall recomendó a los autónomos empleadores que tuviesen dudas, acudir a un experto para que emita un informe técnico. “De esta forma, si hay algún trabajador que no está de acuerdo con seguir llevando mascarilla, o por el contrario con no poder estar sin ella. El negocio contará con un informe técnico, que justifica la decisión y que podrá ser entregado a la Inspección de Trabajo. De esta forma, la responsabilidad caerá sobre un técnico de riesgos laborales y no sobre el autónomo”.

¿Cómo van a actuar los diferentes sectores: quitarán o mantendrán la mascarilla?

La futura eliminación de las mascarillas de los espacios interiores afectará de forma muy distinta a los trabajadores por cuenta propia. Así, mientras que en muchas actividades se podrá trabajar sin ellas, en otras seguirá siendo obligatorio usarlas. El aura general que transmiten los sectores de actividad consultados es de aceptar la decisión del Gobierno, aunque hay algunos profesionales que se muestran cabreados por la decisión. 

En las farmacias se seguirán llevando las mascarillas

Las farmacias como son espacios sociosanitarios seguirá siendo obligatorio el uso de mascarillas. El presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Luis de Palacio, confirmó que este tipo de actividades seguirán teniendo la obligación de hacer uso de los cubrebocas. 

De Palacio aseguró que "incluso, aunque no tuviéramos la obligación de llevarlas, estoy convencido de que muchísimas farmacias seguirían trabajando con ella puesta. Los profesionales del sector vamos a seguir con este mecanismo de protección hasta que no veamos que se relajan aún más los niveles de gripe y de contagio". 

Los taxis no quieren ser agentes de la autoridad sanitaria 

Los taxis serán, junto con las farmacias, otro de los sectores dónde será obligatorio el uso de mascarillas, ya que se trata de un método de transporte. La decisión no ha sentando muy bien a estos profesionales, en su mayoría trabajadores por cuenta propia, que les preocupa cómo afectará la decisión a su trato con los clientes. 

"Desde que la mascarilla no es obligatoria al aire libre, los usuarios se mueven con mucha tranquilidad y a algunos de ellos se les olvida ponérsela cuando suben al vehículo. Cuando ésta también deje de ser obligatoria en interiores, va a ser mucho más complicado que los pasajeros cumplan con lo exigido" explicó el presidente de la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT), Miguel Ruano. Que añadió que "los taxis no podemos ser agentes de la autoridad sanitaria y no queremos tener que discutir con los clientes". 

Por último, Ruano comparó el uso de mascarillas, con el uso del cinturón y alentó que siempre deben ser multados quien comenta la infracción. 

En la hostelería, unos sí y otros no

La hostelería era uno de los sectores más interesados en la eliminación de las mascarillas. Desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE) explicaron que cómo no hay nada fijado sobre si los camareros tienen o no que llevar mascarilla, la decisión que se siga "entra dentro de la libertad de cada empresa". Esto previsiblemente hará que veamos en muchos locales a empleados haciendo uso de la mascarilla, mientras que en otros no. 

Asimismo, señalaron que no van a hacer hacer ninguna recomendación al sector en este sentido, "pero en cualquier caso, es un paso más hacia la normalidad y en ese sentido para nosotros es una muy buena noticia" afirmaron fuentes de CEHE.

El comercio a la espera de las recomendaciones del Gobierno 

La Confederación Española de Comercio (CEC) explicó que los comerciantes se van a "limitar a cumplir las normas" sanitarias. Tal y como han venido haciendo durante toda la emergencia sanitaria. Asimismo, la patronal antes de dar una recomendación generalizada al sector quieren esperar a ver "las recomendaciones que determinan desde las autoridades sanitarias" y ver si alguna afecta particularmente a la actividad.

Así deberán actuar los autónomos ante la eliminación de las mascarillas a partir del 20 de abril
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad