El plazo de la declaración del IRPF termina el próximo 30 de junio

¿Cómo pueden los autónomos fraccionar o aplazar el impuesto de la RENTA?

Cuando la declaración de la renta sale a pagar, muchos autónomos no pueden hacer frente al importe por falta de liquidez. Estas son las dos opciones que ofrece Hacienda.

Pagar a plazos la declaración de la renta_ ¿Cómo se puede fraccionar o aplazar la deuda_
Pagar a plazos la declaración de la renta: ¿Cómo se puede fraccionar o aplazar la deuda?
¿Cómo pueden los autónomos fraccionar o aplazar el impuesto de la RENTA?

La fecha límite para presentar la declaración de la renta se acerca y muchos son los autónomos que han apurado hasta el final, principalmente aquellos a los que les ha salido un resultado positivo y, por tanto, deben pagar el impuesto a Hacienda. El último día que tienen los contribuyentes para presentar la declaración es el próximo 30 de junio. Aquellos a los que el borrador les indica que deben pagar el IRPF tienen tres opciones: abonarlo este mes de forma íntegra, fraccionarlo o solicitar un aplazamiento.

Muchos de los autónomos que se ven obligados a pagar el impuesto de la Renta en junio optan por el fraccionamiento, que permite pagarlo en dos plazos sin ningún tipo de interés. Con el primer plazo se afronta el 60% del importe, mientras que en el segundo plazo se paga el 40% restante. Lo que muchos desconocen es que existe también la posibilidad de aplazamiento de pago, con la que se puede pagar a Hacienda en más de dos plazos o pagar la totalidad de la deuda en otro momento. Esta modalidad de pago está gravada con unos intereses del 3,75%, tal y como explicó a este medio Joaquina Rueda, de la asesoría JraEconomistas.

¿Cómo se puede pagar el IRPF en dos plazos?

Aquellos contribuyentes cuyo resultado de la autoliquidación sea positivo y, por tanto, deban dinero a Hacienda, pueden afrontar el pago de forma fraccionada. En concreto, pueden dividir el pago en dos plazos sin intereses ni recargo alguno, tal y como establece el artículo 97.2 de la Ley de IRPF y el artículo 62.2 de su Reglamento.

  • Primer pago: el primer plazo corresponde al 60% del importe resultante de la declaración. Puede pagarse mediante adeudo en cuenta, tarjeta, en efectivo y a través de otras formas especiales de pago. En caso de que se domicilie, la cantidad será cargada en cuenta el último día del plazo de presentación de la declaración, el 30 de junio. Esta fecha es la misma independientemente de la fecha en la que se presente la autoliquidación.

  • Segundo pago: el segundo plazo corresponde al 40% restante y se paga cuatro meses más tarde, concretamente el 7 de noviembre de 2022. Puede pagarse mediante la domiciliación bancaria o realizando un ingreso.

Un autónomo que obtenga un resultado a pagar de 1.000 euros de impuestos en la autoliquidación de la Renta, y quiera fraccionar la deuda, puede seleccionar la domiciliación bancaria como forma de pago. En ese momento dispondrá de dos plazos para abonar el impuesto sin intereses. El 30 de junio de 2022 se cargará en su cuenta el 60% del importe, es decir, 600 euros. Pasados cuatro meses, concretamente el 7 de noviembre de 2022, se cargará el 40% restante, un total de 400 euros.

“Todo el mundo puede pagar utilizando este método, no hay ninguna condición. Se trata del único impuesto estatal que ofrece la posibilidad de fraccionar el pago sin intereses. Cuando se presenta la declaración de la renta a través de la página web y sale un importe positivo, automáticamente se selecciona la opción del pago fraccionado. El contribuyente que desee abonarlo en un solo pago, deberá cambiar la casilla, ya que el fraccionamiento se marca por defecto”, explicó Joaquina Rueda.

Una de las novedades de este año es que el pago puede realizarse a través de distintos métodos, no solo a través de domiciliación bancaria. Ahora también puede hacerse mediante transferencia bancaria o acudiendo a una entidad para abonar el importe correspondiente. “Hacienda da todo tipo de facilidades para pagar. Lo más cómodo para los autónomos es la domiciliación, ya que el autónomo puede olvidarse del asunto. Simplemente debe conocer qué día le van a cargar en cuenta la cantidad que corresponda y disponer del dinero. Las otras opciones de pago exigen al contribuyente el estar pendiente de ir al banco u ordenar las transferencias. Si domicilias te olvidas de todo”, indicó la experta.

¿Qué pasa si en el momento del cobro no se dispone del dinero en la cuenta?

En caso de domiciliación, automáticamente el dinero será cargado en la cuenta del contribuyente en las dos fechas fijadas: el 30 de junio para el primer pago y el 7 de noviembre para el segundo pago. Aunque esto supone una liberación para el autónomo, puede ocurrir que no disponga de la cantidad o que olvide la fecha y no haya transferido dinero a la cuenta correspondiente. En ese caso, deberá afrontar un recargo por no haber hecho frente al pago.

“Si el autónomo no dispone de dinero en la cuenta en la fecha señalada, la deuda entrará en apremio. Primero le llegará un requerimiento de Hacienda en el que se comunica que no se ha hecho frente al pago y se dará un periodo de tiempo para pagar. La deuda ya habrá entrado en apremio y se hará un recargo por no haber pagado en el momento que correspondía. Si no se cumple con el plazo de pago, empezará el procedimiento de apremio y podrían embargar las cuentas o el sueldo del contribuyente”, explicó Joaquina Rueda.

Para poder disfrutar de este beneficio es necesario que la declaración se presente dentro del plazo voluntario establecido, que en 2022 es del 6 de abril al 30 de junio. “No podrá fraccionarse según este procedimiento el ingreso de las autoliquidaciones complementarias”, señaló Rueda.

Pagar a plazos la declaración de la renta: ¿Cómo se puede fraccionar o aplazar la deuda?

La modalidad de aplazamiento de pago en la declaración de la Renta

Para muchos autónomos el pago fraccionado no es suficiente por falta de liquidez. La ley establece otro procedimiento posible: el aplazamiento del impuesto. Este método permite a los contribuyentes elegir el momento en que va a pagar su deuda con Hacienda. En este caso es el mismo autónomo quien propone a Hacienda cómo y cuándo va a abonar el IRPF.

“Hay muchas personas a las que les sale a pagar mucho dinero y no pueden afrontarlo ni siquiera en dos pagos. Lo que se hace en estos casos es solicitar el aplazamiento y proponer a Hacienda cómo lo van a pagar. Por ejemplo, un autónomo que deba 10.000 euros solicita empezar a pagar su deuda dos meses después del fin del periodo para hacer la autoliquidación, y propone pagarlo en un plazo de 24 meses. Hacienda recibirá la solicitud y decidirá si aprueba o no la petición. El contribuyente puede pedir lo que considere y Hacienda lo concederá o no. Quizás deniegue hacerlo en 24 meses pero concede hacerlo en 12 meses. También se puede solicitar hacer el pago de forma mensual o pagarlo todo de golpe en un solo plazo pero pasado un año”, explicó Joaquina Rueda.

Las condiciones para poder aplazar el IRPF dependerán de la cantidad debida y del perfil del solicitante

Por regla general, todo contribuyente tiene derecho a solicitar el aplazamiento del IRPF. La aprobación o no dependerá, principalmente, de si se tienen deudas anteriores o no. Si, por ejemplo, un autónomo solicita el aplazamiento y anteriormente ha requerido un plazo para abonar el IVA y no ha cumplido, Hacienda considerará que no es un buen pagador. En este caso, Hacienda podría rechazar la solicitud.

Otro factor importante es la cantidad debida. En principio, aquellos contribuyentes con una deuda inferior a los 30.000 euros pueden solicitar el aplazamiento sin tener que presentar ningún aval, aunque también depende de si tiene deudas anteriores o no. Por su parte, para los aplazamientos de más de 30.000 euros Hacienda sí exige avales y estudia un calendario de pago distinto.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de solicitar el aplazamiento del impuesto es que van emparejados unos intereses. En 2022 el porcentaje fijado es del 3,75%.

¿Qué tipos de aplazamiento del impuesto de la Renta pueden solicitarse?

El autónomo podrá optar por hacer los pagos del IRPF de forma mensual, trimestral o anual. Y podrá también proponer la fecha del primer pago y la fecha final. “Si bien es cierto que lo más común es solicitar pagos en 12 meses, también pueden solicitarse plazos más largos. Ha habido casos de clientes de la asesoría que han solicitado pagar en 36 meses y Hacienda lo ha aprobado”, explicó.

¿Cómo se solicita el aplazamiento de un impuesto?

La solicitud de aplazamiento se realiza en el momento de presentar la declaración de la renta. Para ello, será necesario marcar la casilla “No fraccionado”, luego seleccionar la opción “Otras modalidades de pago” y elegir la opción de “Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento”. Tal y como explicó la experta, “en el momento en el que seleccionas esta opción, se abre un enlace para rellenar la solicitud. Es ahí donde hay que incluir el número de cuenta bancaria y realizar la propuesta de pago".

Una vez aprobada la solicitud, que suele resolverse en horas o en pocos días para cantidades inferiores a 30.000 euros, el contribuyente deberá estar preparado para pagar mes a mes la cantidad acordada. Los días de pago son el cinco o el 20 de cada mes, aunque normalmente los cargos se realizan el día cinco.

Al menos, el 80% de mis clientes se acogen al fraccionamiento en dos plazos sin intereses. En caso de no tener liquidez suficiente para afrontar el pago, solicitar el aplazamiento es la opción más ventajosa. Es mejor que financiar el pago con entidades bancarias que cobran intereses más elevados”, explicó.

¿Cómo pueden los autónomos fraccionar o aplazar el impuesto de la RENTA?
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad