jueves. 18.07.2019

HAY QUE SUMAR OTRO 34% QUE SABE LO 'BÁSICO'

El 55% de los autónomos desconoce sus derechos por el abono de la cuota

El 55% de los autónomos desconoce sus derechos por el abono de la cuota

Más de la mitad de los trabajadores por cuenta propia no saben qué tipo de coberturas tienen derecho al pagar su cuota a la Seguridad Social, según se extrae del informe 'El trabajador autónomo ante la previsión social' elaborado por ATA y Fundación Mapfre. Otro 34% apenas si conoce lo básico. Esta falta de información es una de las causas por las que desconfían del sistema y les lleva a eligir bases mínimas de cotización.

El 55% de los autónomos desconoce sus derechos por el abono de la cuota

Los autónomos no conocen a qué prestaciones tienen derecho por cotizar a la Seguridad Social. Unas prestaciones que ya son iguales a las de un asalariado y que sitúan entre las más completa de Europa después de Luxemburo, afirmó el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Esta es la principal conclusión que se extrae del informe El trabajador autónomo ante la previsión social elaborado por ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) y Fundación Mapfre, que se presentó ayer lunes en la sede de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales). Como dijo José Luis Perea, secretario general de ATA, este desconocimiento provoca que los autónomos desconfíen del sistema, crean que apenas si están cubiertos por sus contingencias y eso, a su vez, les lleva a elegir bases mínimas de cotización.

El estudio, realizado sobre una muestra de más de 1.800 trabajadores por cuenta propia, revela que el 54,9% apenas tienen un ligero conocimiento sobre las coberturas a las que da acceso la cuota de cotización. Incluso un 14,8% de éstos reconoce no saber nada. A estos porcentajes habría que sumar otro 33,7% de los encuestados que afirma tener un conocimiento “básico” del alcance de sus coberturas públicas. En síntesis, nueve de cada diez (88,6%) apenas saben nada de que la cuota que abonan cada mes a la Seguridad Social no sólo les garantiza el acceso a una pensión en el momento de la jubilación, sino que también les cubre en caso de maternidad, paternidad, viudedad, orfandad , incapacidad temporal o permanente por enfermedad o por accidente laboral, y el cese de actividad (o paro de los autónomos).

El mismo informe revela que los autónomos que dicen tener algún conocimiento sobre las coberturas a las que tienen de derecho (las misma que un asalariado) confunden las contingencias comunes con las profesionales o no saben que tienen derecho a algunas coberturas como la maternidad o la paternidad.

Es paradójico que esta falta de información se dé en estos momentos cuando desde el 1 de enero todos los autónomos están cubiertos por todas las contingencias posibles tras el decreto ley de 28/2018 que las organizaciones de autónomos pactaron con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Es cierto que aunque los autónomos tienen derecho ya a todas las prestaciones, su cuantía es muy baja (un 40% inferior a la de los asalariados) y la razón no es otra de que el 52% de los encuestados reconoce cotizar por la base mínima lo que hace que las prestaciones sean un 40% más bajas que los trabajadores por cuenta ajena.Los ponentes del informe estaban de acuerdo en que el desconocimiento sobre las prestaciones a las que los autónomos tienen derecho sería una explicación sobre el hecho de que muchos que podrían aumentar su base de cotización no lo están haciendo.

El 38,2% de los encuestados asegura que no pueden elevar su base de cotización porque sus ingresos no se lo permiten. El 28,7% subirían su cuota si incluyesen más prestaciones, quizá fruto del desconocimiento del que habla el informe, aseguró Perea. Otro 13,2% opina que son más seguros los planes privados o lo que es lo mismo, desconfía de la Seguridad Social. Y sólo un 9,2% piensa que las mejores prestaciones son públicas. El resto no sabe o no contesta.      

Estos datos fueron puestos en valor por el presidente ATA, Lorenzo Amor, quien insistió en la necesidad de hacer “pedagogía” para que los afiliados al RETA conozcan las prestaciones a las que tienen derecho y, los que puedan, aumenten sus bases de cotización en la medida que sus ingresos se lo permitan. “Hay que hacer una campaña en la que se detalle que lo que cotizas genera una serie de prestaciones, que van más allá de la jubilación. Los autónomos se olvidan de que nadie está libre de sufrir una incapacidad temporal y muchos no saben que lo tienen cubierto. Es tarea de todos (Administración, agentes sociales y profesionales) explicarlo”.

Tesis que también compartió Julio Domingo Souto, director general de Fundación Mapfre, que concretó que “hay que trabajar para cambiar la percepción sobre el sistema de protección social y mejorar la cultura financiera y aseguradora” de los autónomos.

En cuanto a la relación entre edad y cotizaciones es reseñable que, cuanto más joven es el autónomo más baja es su base de cotización. Un 85,1% de los menores de 25 años paga la cuota mínima frente al 42,6% de los mayores de 55 años . Precisamente, un porcentaje similar (42,6%) de este colectivo más mayor está pagando cuotas por bases de cotización superiores a los 2.000 euros al mes.

Cese de actividad, la asignatura pendiente

El cese de actividad es una de las prestaciones menos conocidas por los autónomos. Sólo un 8,6% sabe que tiene derecho al conocido como “paro de los autónomos”. Ahora bien, llama aún más la atención la desconfianza que el colectivo tiene en esta cobertura. El 50,9% tiene poca o ninguna confianza en percibir esta prestación en caso de que tenga que echar el cierre de su negocio. Y a otro 22,6% le resulta indiferente.

Lorenzo Amor no le extrañó el dato. “Si no se cambia (el cese de actividad) de aquí a final de año y se flexibilizan las condiciones de acceso la prestación será un fraude. Una estafa. Todos autónomos ya están cotizando obligatoriamente por ella (antes era voluntario) y habrá muchos que, si no se flexibiliza el acceso, no van a poder cobrarla”. Y añadió, refiriéndose a algún responsable de la administración que puede tener reticencias ante está flexibilización, que “ningún autónomo es tan tonto y tan torpe para cerrar su negocio con el objetivo de cobrar 700 euros durante tres meses”.

La cotización por cese de actividad se extendió a todo el colectivo a principios de año -desde el 1 de enero los 3,2 millones de afiliados al RETA cotizan un 0,70 % que se incluye en la cuota mensual de 283,35 euros-. Con ello la Seguridad Social ingresará un montante de 322 millones de euros de los cuales 105 se destinarán a abonar tanto las prestaciones como la bonificación de las cuotas de quienes estén en situación de incapacidad temporal durante un periodo superior a 61 días.

Suspenso a la Seguridad Social

No es de extrañar que, ante esta falta de conocimiento sobre la realidad de sus prestaciones, los autónomos suspendan a la Seguridad Social. El 59,8% de ellos no le da ni siquiera un suficiente. Es más, un 16,3% considera que el sistema es muy deficiente. “La desinformación lleva a esta opinión. Sin embargo, los autónomos tenemos un sistema público de protección social de los mejores de toda la Unión Europea”, afirmó José Luis Perea quién recordó un reciente informe elaborado por el catedrático José Antonio Herce donde compara los distintos grados de protección de los autónomos en la UE desmitificando la leyenda de que España está a la cola. Precisamente Amor recalcó que, desde enero, los trabajadores por cuenta propia españoles tienen una protección sólo inferior a los de Luxemburgo.  

Mejorar la cotización si se mejoran las prestaciones

Aún y así, los resultados obtenidos en el informe sugieren una pregunta ¿qué pasaría si se diera un paso adelante, se explicaran mejor las coberturas a las que tienen derecho los autónomos y se mejoraran? La respuesta es que un tercio de los autónomos encuestados (28,7%) cotizaría por una base superior a la actual. 

A este respecto Lorenzo Amor, apuntó algunas de las mejoras que contribuirían a que los autónomos elevasen su base de cotización y que se negociarán con el futuro Gobierno. Entre otras están algunas orientadas a favorecer la conciliación de las madres y padres del colectivo, como las ayudas por cuidado de hijos mejores, la jubilación parcial o la cobertura de las lagunas de cotización.

También es curioso el hecho de que un 13,2% considere que los planes de protección privados son mejores que el sistema público. Asimismo, el 41,7% de los autónomos cuentan con alguno, porcentaje que alcanza el 43,7% y el 46% en aquellos con edades de entre 40 y 54 años y los de mayores de 55 años, siendo los planes de pensiones los productos que mayor éxito tienen. En este punto, el resumen ejecutivo del informe señala que si bien “se hace necesaria una revisión actual de las prestaciones públicas, que son un derecho para todos los ciudadanos”, este ha de tener su foco en “el sostenimiento del sistema de pensiones en una sociedad cada vez más envejecida”.

El 55% de los autónomos desconoce sus derechos por el abono de la cuota